martes, 15 junio 2021 6:41

Park & Palace: el lujo hecho vivienda

“Hay buena caída, joder”. José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, mostró su sorpresa desde la terraza del Park & Palace. Las nueve plantas del edificio muestran unas vistas que sí que son impresionantes, el Palacio Real a un lado y al otro los jardines del Templo de Debod. Entre medias, la Casa de Campo y todo el sur de Madrid.

Ubicado en el antiguo edificio de Telefónica, de corte industrial con ladrillo rojo y piedra, su caída en desuso dejó este espacio abandonado. Comenzó sus obras en 2017, pero la pandemia y Filomena pospusieron su apertura, pero en las próximas semanas comenzaran los inquilinos a hacer las mudanzas a este céntrico edificio.

La presentación en sociedad de Park & Palace contó con la presencia de directivos de los actores y fondos más representativos del sector inmobiliario. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, también ha participado junto a Alan Lee, socio fundador de Princeton Investments, Jesús Gil Marín, consejero delegado de Gilmar y Pablo Olalquiaga, de Olalquiaga Arquitectos.

Desde el principio, entre el consistorio madrileño y Princeton han colaborado mano a mano en conseguir que viera la luz esta promoción. Para Almeida, este “es un claro ejemplo de colaboración público-privada y una muestra del apoyo del ayuntamiento de Madrid al sector inmobiliario, una palanca fundamental para nuestra recuperación”.

Por su parte, Jesús Gil Marín, socio fundador de Gilmar, destacó que “es un orgullo para nosotros contar con la confianza de Princeton para la comercialización de un edificio como Park & Palace. Nuestra experiencia y trayectoria en el sector nos colocan en la mejor posición para hacerlo” y agradeció la implicación de todos los actores.  

EDIFICIO NOVEDOSO

Pablo Olalquiaga, el arquitecto que ha diseñado el edificio, apuntó que “este es un concepto novedoso en Madrid, que conjuga cuatro aspectos clave: exclusividad, comodidad, diseño y funcionalidad”. Los materiales con los que se ha fabricado son de la más alta calidad, según Olalquiaga, y “la distribución de las viviendas está cuidadosamente estudiada para ofrecer amplias estancias dedicadas a la vida en familia”.

La entrada da acceso a los dos núcleos de comunicación del edificio, y se compone de un lobby ajardinado y un estanque en medio, una zona común que se completa con el gimnasio que podrán utilizar todos los residentes.

Rodeada de zonas verdes, el edificio se compone de 118 viviendas de 1, 2 y 3 dormitorios, a la vez que tiene exclusivos áticos de 2 y 3 dormitorios, todos con terraza. De todas las viviendas, y según comenta Óscar Ochoa, director del departamento de promociones de Gilmar, “todavía están a la venta 20 viviendas de esta promoción residencial, que se presenta como el activo inmobiliario idóneo tanto para uso propio como para inversión y explotación en arrendamiento”.

El ático más exclusivo del edificio ya ha sido vendido. Cuenta con tres habitaciones, cada una con su baño individual, y una cocina con barra americana incorporada al salón, que da acceso a la terraza, con 115 m2. Las cristaleras que lo rodean permiten visión 180 grados del sur de la capital. En total, 240 m2 de superficie construida junto a la terraza.


- Publicidad -