lunes, 21 junio 2021 9:46

Criteria moviliza 140 M€ para su propio escudo antiopa en Caixa, Naturgy y Telefónica

La caída a plomo de las acciones en marzo de 2020 despertó una profunda inquietud en los grandes grupos de poder en España. Con muchas compañías a precio de saldo y con los mercados, especialmente los extranjeros, inundados de liquidez se produjeron diferentes reuniones al más alto nivel. De una de ellas salió, por ejemplo, la norma antiopas aprobada por el Gobierno. Una medida que supuso un pequeño respiro para muchas corporaciones financieras, pero que no les quitó la obligación de defenderse. De hecho, algunos como Criteria Caixa no ha tenido otra opción.

En total, el grupo financiero catalán que preside Isidre Faine ha desembolsado cerca de 140 millones desde entonces para fortalecer sus principales posiciones: Caixabank, Telefónica y Naturgy. Una inversión ‘extra’ obligada, dado que al menos dos de las tres han sufrido un enorme vuelco en su accionariado. En el caso de la entidad catalana, de la que es, además, su brazo inversor, su fusión con Bankia dejó en el aire en cierto sentido el poder absoluto que mantiene sobre ella. Principalmente, por la presencia del Estado.

Así, Faine ordenó dos compras diferenciadas en distintos trimestres para afianzar su posición de cara a la operación. En concreto, la primera gran adquisición de títulos de Caixabank por parte de Criteria se ejecutó en el tercer trimestre del 2020 con 1,26 millones, según el registro de Bloomberg. Aunque el desembolso más importante se ejecutó a lo largo del primer trimestre de este año al pagar casi 60 millones de euros en 25,29 millones de acciones. Un movimiento que la propia firma manifestó que se había realizado para que su porcentaje de participación “se mantuviese por encima del 30%”, según reza en sus cuentas anuales.

LA BATALLA POR NATURGY SE ESPERA LARGA Y COMPLEJA

El porcentaje del 30% no es casual, sino que se trata de una barrera muy importante. De hecho, es el limite que propone la actual ley del mercado para obligar o no a una compañía a lanzar una opa sobre otra. En pocas palabras, la regulación española entiende que una vez sobrepasada esa frontera un accionista tiene un poder de facto sobre la misma, por lo que obliga a que debe intentar hacerse con el resto.

Así, la cifra es realmente importante para entender otros movimientos. En el caso de Caixabank como lo tenía superior, antes de la fusión, puede alcanzarlo sin necesitar lanzar una opa y seguir controlando el banco. Pero en el caso de Naturgy la operación es reforzar su porcentaje, que ya está en el 25%, pero sin sobrepasarlo. Así, mantiene su posición dominante, sin tener que comprar la compañía entera.

Naturgy es su segundo pilar que se ha visto amenazado durante la pandemia. Hasta comienzos de este 2021, su posición era de dominio, aunque compartido con otros dos fondos: GIP y CVC (junto a la familia March). Pero el equilibrio saltó por los aires cuando el gigante australiano IFM lanzó una opa por el 22,7% de la gasística. Una operación que debe contar primero con la luz verde del Gobierno, pero para la que Criteria ya se ha blindado.

La firma financiera se ha ido reforzando en el accionariado de la energética en las últimas semanas. En concreto, Criteria ha adquirido hasta 2,6 millones de títulos por los que ha pagado cerca de 55 millones de euros. Con ello, la firma ha superado el 25% del accionariado de Naturgy y es probable que en los próximos días prosiga aumentado.

CRITERIA TIENE UN PLAN A LARGO PLAZO PARA TELEFÓNICA

El último valor en el que el brazo financiero de la élite catalana se ha reforzado para evitar sustos es en Telefónica. Aunque el hecho de que su accionariado no haya sido amenazado, la única de los tres pilares de Criteria, ha ayudado a establecer una estrategia a largo plazo para maximizar los beneficios de la posición. En total, la firma ha invertido cerca de 20 millones de euros en títulos de la operadora desde el 25 de marzo de 2020, tras cerca de 60 operaciones de compra.

La estrategia elegida ha sido la de construir su posición a través de la venta de derivados financieros llamados ‘puts’. En pocas palabras: se trata de un tipo de opciones bursátiles ligadas a las acciones de Telefónica que Criteria vende a un agente externo por un precio determinado. Más tarde, dicho actor debe decidir si obliga a la compañía a comprar esas acciones o no. La clave es que si los títulos de la operadora caen en Bolsa en un futuro el comprador gana dinero. Al final, se traduce en que el brazo financiero de Caixabank ha logrado aumentar su posición y a la vez reducir el coste medio.

Un resultado que es satisfactorio por dos razones: la primera porque reduce las pérdidas que acumula Criteria en su inversión en Telefónica. La segunda porque le permite seguir aumentándola pese a sus limitaciones financieras, dado que los dividendos que llegan desde Caixabank están limitados por el BCE. En definitiva, Criteria seguirá reforzando su posición en el accionariado de la operadora hasta controlarla vía propia y a través de casi el 5% que mantiene a su vez la entidad catalana.


- Publicidad -