lunes, 21 junio 2021 8:29

Banco Santander acelera la marcha en PagoNxt a la caza de Apple Pay

Banco Santander prepara el terreno para su gran reto en los próximos años: enfrentar a las grandes plataformas de pago a nivel mundial. Así, la entidad sigue cebando el balance de su firma propia, PagoNxt, para adquirir una mayor escala. Hasta el punto de que la entidad se ha visto obligada recientemente a incrementar casi en un 50% su capital para “adecuarlo” a la nueva estructura del grupo.

La intención del banco en relación con su negocio de pagos es más que evidente. “En cinco años habrá diez, tal vez quince plataformas de pago globales, la mitad de ellas serán bancos y la otra mitad no bancos, JP Morgan y nosotros (Santander) seremos uno de ellos”, señaló la presidenta de la entidad, Ana Botín, a Reuters en una entrevista hace unos días. Un objetivo que solo se logra de una manera: agregando activos y ganando escala.

Un trabajo en el que está inmerso la firma cántabra. Así, en los últimos meses PagoNxt ha estado aglutinando un volumen muy alto de activos, con la intención de ir ganando esa escala necesaria para convertirse en un actor relevante a nivel global. Una acumulación de activos que ha obligado a la directiva a articular una inyección de capital a finales de mayo por algo más de 11 millones de euros, lo que supuso incrementar dicha partida en un 44%.

Una práctica contable habitual que se ejecuta cuando el volumen de activos crece con fuerza. Y que, a su vez, no será la última, ya que la intención de la compañía es seguir aglutinando más negocios y expandirse más rápido en los próximos años, explican desde la compañía. Uno de los últimos fue la compra de los activos tecnológicos de la extinta Wirecard.

EL SANTANDER ESPERA FACTURAR MÁS DE 1.000 MILLONES CON PAGONEXT

Los próximos grandes movimientos que se están cocinando en las altas esferas del Santander de cara a PagoNxt tienen un primer objetivo claro: superar los 1.000 millones de facturación, según ha explicó Frank D’Souza, asesor estratégico del negocio de pagos de la entidad. Una cifra que le pondría al mismo nivel o en condiciones de competir con otros actores del sector como son Apple Pay o Stripe. Aun así, todavía queda un camino muy largo y muchos cabos sueltos que atar.

En primer lugar, la entidad debe decidir cuál es el futuro de la unidad de pagos brasileña GetNet en relación con una posible salida a Bolsa futura. Por el momento, las informaciones apuntan a que se podría colocar entre un 10 y un 49% en función de la necesidad de financiación que se necesite. La división es fundamental en los planes del Santander, dado que se quiere utilizar de base para extenderlo al resto de países en los que opera el banco.

En segundo lugar, porque se debería unificar las múltiples plataformas que se están utilizando. Así, GetNet es una parte, pero también hay otra área dedicada al comercio minorista que, a su vez, se divide en otras distintas dependiendo del país. Por ejemplo, para Europa se trabaja con Ebury, mientras que en México funciona ELA. Además, hay una tercera rama dedicada a clientes no bancarizados en zonas deprimidas de Latinoamérica.

Por si fuera poco, la entidad sigue trabajando para acumular más negocios. El último es una plataforma de dinero electrónico en España y Reino Unido que podría arrancar a finales del verano, según las estimaciones de la marca. En definitiva, Banco Santander todavía tiene mucho trabajo por delante para erigirse un gigante en los pagos globales, pero no hay duda de que está acelerando la marcha.


- Publicidad -