lunes, 18 octubre 2021 3:38

Telefónica rearma su red 5G con presiones y la irrelevancia de Huawei

Telefónica afronta con fuerza la llegada del 5G en todos los mercados donde opera. Es cierto que algunas regiones están más adelantadas. Pero la predisposición es clara y los objetivos muy concretos, puesto que se trata de algo esencial para la compañía -y el conjunto del sector-. No obstante, había otro problema con el que lidiar: la elección de fabricante para el gran desarrollo de la red. En este aspecto hay dos certezas y un damnificado.

Hace unos días trascendió de forma pública a través de la prensa que Telefónica recurrirá a Ericsson y Nokia para rearmar su futura red de 5G, situación confirmada por este medio. De esta manera, finalmente Huawei se quedará fuera -en España- de la parte de desarrollo más relevante en la compañía que dirige José María Álvarez-Pallete. No obstante, este movimiento ha sido algo convulso en su resolución.

Según ha podido conocer MERCA2 en fuentes del sector, hubo un momento en el que Huawei pudo haber accedido a este desarrollo de Telefónica como proveedor en detrimento -principalmente- de Nokia. Pero finalmente se impusieron los criterios técnicos y las aspiraciones de los asiáticos se fueron al traste y, en último momento, se dio la confianza en Nokia. De este modo, la compañía china se ve fuera de uno de los grandes operadores de Europa.

Aunque la negociación no ha sido sencilla. Pese al cambio de gobierno en Estados Unidos y la marcha de Donald Trump, las relaciones comerciales entre ambos países siguen tensas. Tanto, indican dichas fuentes, que ha habido presiones directas a Telefónica -desde el ámbito privado- para que a la hora de tomar su decisión mirara con mayor estima a los dos fabricantes de origen nórdico. No se trata de una novedad en este tipo de procesos, donde empresas y distintos grupos de interés tienen sus propias expectativas. Pese a todo, la decisión final -según ha podido conocer este medio-, se ha basado en criterios púramente técnicos y de generación de valor para la red.

Por su parte, la administración central ha jugado un papel neutro y en ningún momento ha querido inmiscuirse en la elección del proveedor de Telefónica. Al menos en suelo español. En otros países, caso del Reino Unido, la decisión ha sido más sencilla debido a su posicionamiento con respecto a Huawei desde hace meses.

ERICSSON, VICTORIOSA

En este juego de poderes, uno de los grandes beneficiados está siendo Ericsson. De hecho, hace solo unos días también se hizo oficial que MásMóvil había elegido al fabricante sueco como su principal proveedor para el fututo desarrollo del 5G.

De igual modo, Huawei ha quedado desplazada dentro de la compañía que dirige Meinrad Spenger. Eso no quiere decir que no pueda vender material y servicios a los distintos operadores. Lo que se quedan fuera es de los desarrollos en las redes principales que soportan el 5G.

Y el problema para el fabricante chino es que estos desarrollos son a largo plazo y sus cambios son muy costosos. Una vez que se ejecutan las acometidas, y sobre todo ahora que se imponen los software de gestión sobre los que se trabaja con sencillez, no hace falta hacer mayores cambios.

Pero las decisiones que están tomando los operadores, según explican fuentes del sector, se están alejando de la variable del precio. En los últimos años Huawei se había caracterizado por ser comercialmente muy agresiva, pero tras los problemas con Estados Unidos, y las presiones que se han ejercido (que algo habrán influido), se están tomando otro tipo de decisiones.


- Publicidad -