lunes, 21 junio 2021 9:15

Los analistas ponen el foco en la reducción de costes de Banco Sabadell

Tras la presentación a los analistas del plan estratétigo de Banco Sabadell, los expertos han elaborado informes sobre el mismo. Uno de los puntos en los que hacen más hincapié es el de la reducción de costes.  Esperaban que la entidad fuera más agresiva en este ámbito,  un aspecto fundamental  para tener más beneficio y mejorar la rentabilidad de Sabadell que espera que esté por encima del 6% en 2023.

En un contexto de tipos negativos que afectan mucho a los ingresos,  dejando a un lado posibles ingresos extraordinarios, las entidades financieras tienen que reducir costes. En este sentido Banco Sabadell ha presentado un plan para que cuando termine 2023 la estructura de costes del banco sea 100 millones de euros inferior a la de 2020, pasando de 3.000 millones de euros a 2.900 millones.

El banco presentó este plan de reducción de gastos a los analistas y a la luz de varios informes, los expertos consideran que el banco necesita un plan de reducción de gastos más agresivo. Así en Citigroup creen que “se necesitaba un plan de costos más agresivo, ya que ahora la mejora en la rentabilidad depende más de factores externos. No obstante apuntan que cree “muchos de los elementos del plan aún no se reflejan en las cifras, ya que los esfuerzos de transformación tendrán un impacto más allá de 2023, por lo que si el plan sale bien, existe el potencial de alcanzar un ROTE sostenible mucho más alto que el objetivo de un ROTE por encima del 6%”.

En CaixaBank apuntan que con “una ratio costes-ingresos implícita por encima de sus pares, el plan de negocio de Sabadell 2023 carecía de objetivos de eficiencia más agresivos”. Estiman que “el plan carece de agresividad en costes y en base a sus estimaciones reducen el incremento del ROTE de Sabadell. CaixaBank disminuye la mejora prevista por Banco Sabadell y sitúa el ROTE en el 5% al final del plan estratégico de la entidad que tiene como primer ejecutivo a César González-Bueno.

DEUTSCHE BANK Y OTROS

En este sentido, Deutsche Bank espera una mejora de la rentabilidad por menores costes y un coste de riesgo más normalizado. Así, prevé una rentabilidad sobre el capital tangible (ROTE) del 5% en 2023, si bien considera que es el banco más sensible a una crisis económica y por tanto estima un coste del riesgo más elevado de Sabadell  frente a los “pares” del banco. Por lo que se refiere al capital, considera que “un 12% es un nivel confortable aunque no deja mucho margen de maniobra para llevar a cabo procesos de reestructuración si bien la venta de TSB ayudaría en este sentido”. Es decir, sugiere que los ingresos procedentes de la desinversión en la filial británica de Sabadell se podrían dedicar a un plan más agresivo de reducción de gastos.

Por ahora, la entidad financiera que preside Josep Oliú no tiene intención, según dicen, de vender TSB a corto plazo y mantienen que el hecho de que hablen de corto plazo no quiere decir que luego cuando ese corto plazo,  en el entorno de año y medio, luego tengan que deshacerse de la filial británica

Por su parte, Barclays “ve difícil que se puedan cumplir los objetivos presentados en el plan, en especial el de crecimiento en margen mientras que considera que la mejora en costes es limitada”. Por otro lado, considera que la calidad de activo es todavía el gran riesgo y que Sabadell queda por debajo del nivel de rentabilidad de los pares, las entidad comparables con Sabadell en 2023, lo que abriría la puerta a una consolidación, es decir una fusión con otra entidad.

En el entorno de esta idea se mueve el HSBC, cuyo analista considera que “pese a los esfuerzos de la gerencia para mejorar ROTE, el signo de interrogación sobre la estrategia sigue siendo para un banco que apunta a un modesto 6%”, en referencia al objetivo de ROTE para 2023 y a la posibilidad de que con esa rentabilidad pueda resistir en solitario. De hecho, en su nota HSBC  hace alusión a “un potencial escenario de fusiones y adquisiciones”, en clara alusión a Banco Sabadell.

Por su parte, la analista de Norbolsa considera que la llegada del nuevo equipo directivo puede ser un buen revulsivo tras la fallida operación de M&A, en referencia a la fallida operación de fusión deSabadell con BBVA, si bien considera que la exposición a pymes hace a Sabadell ser más sensible al ciclo económico. Con respecto a TSB, la experta “espera mayor visibilidad una vez completada la reestructuración” de la filial británica de Banco Sabadell,  si bien estima que “el tamaño de la entidad es un hándicap”.

En este punto, la mejor visibilidad del banco, se puede interpretar como que tendrá una destacada mejora de los beneficios y la rentabilidad, lo cual le pondría de nuevo en el escaparate, aunque estaría por ver si alguien pagaría a Sabadell los 1.000 millones de euros que, según se publicó, el banco de origen vallesano considera que vale su filial británica.

Por su parte, en Exane consideran que  “el enfoque más centrado del nuevo plan estratégico en Reino Unido y España es positivo, y consideramos que los objetivos de costes generales son creíbles”.  Estiman que es ambicioso en materia de ingresos y conservador en cuanto a los costes. “Creemos que Sabadell podría lograr un ahorro de costes de 350 millones de euros a nivel nacional, pero solo incluimos 250 millones de euros en nuestras previsiones. Creemos que los niveles de capital actuales probablemente explican un enfoque conservador sobre la reducción de costos”.

EL RESTO DEL SECTOR EN ESPAÑA

En cuanto al sector, en Deutsche Bank tienen una visión positivo. El banco alemán espera en unos niveles de ROTE medio (excluyendo Sabadell) del 8%-10% para el 2023. Con respecto a las distintas palancas destaca que en lo referido al margen”, sigue la presión en ingresos,  pero considera que las subastas de liquidez del BCE (TLTRO III, financiación a largo plazo), “una estabilización del rendimiento del crédito y mayores volúmenes deben servir como soporte”.

Asimismo, ven “las comisiones como principal palanca de ingresos apoyado en la recuperación económica y en costes, el banco ve una “tendencia a la baja por la aceleración de la digitalización y cierres de oficinas y reducción de personal”.


- Publicidad -