jueves, 24 junio 2021 21:04

Tiempos de presión para CaixaBank y BBVA: movilizaciones por los ERE

Las mesas de negociación relativas a los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que se quieren llevar a cabo en CaixaBank y BBVA se siguen desarrollando sin un acuerdo a la vista. El entendimiento está mucho más lejano en la entidad que preside José Ignacio Goigolzarri, de la que el Estado es el segundo máximo accionista, que en la que encabeza Carlos Torres Vila. En este contexto, los empleados de CaixaBank realizan hoy un paro de media hora, mientras que los sindicatos han convocado una huelga de 24 horas en en BBVA

La huelga fue convocada por CC OO, UGT y ACB, representativos del 70% de la plantilla, y a ella se han sumado sindicatos minoritarios como CGT. El seguimiento fue del 70% de la plantilla, según las centrales

El objetivo de las centrales es rebajar mucho más el número de salidas, no imponer límites y conseguir más avances económicos en una negociación que está llegando a su final, pues este viernes, 4 de junio, termina el periodo formal de consultas durante el que el banco y los sindicatos deben cerrar un acuerdo.

Los sindicatos es probable que pidan al banco extender las negociaciones porque ven complicado llegar a un acuerdo, algo sobre lo que ya informó MERCA2 citando fuentes sindicales presentes en la negociación.

En CaixaBank tiene algo más de tiempo, hasta el 10 de junio, para llegar a un acuerdo, pero  las posturas están muy alejadas.

Los representantes de los trabajadores mantienen la convocatoria de paro parcial de 11 horas a 11.30 horas para este miércoles, 2 de junio, y han exigido a CaixaBank que desconvoque las reuniones que coinciden con el horario del paro parcial.

Las centrales presentes en el banco de la estrella azul señalan en una nota que el seguimiento fue del 84%.

Los sindicatos y la dirección de CaixaBank tienen hasta el próximo 10 de junio para cerrar un acuerdo.

En CaixaBank hay muchos puntos de discordia entre los sindicatos y el banco en esta negociación. Las centrales consideran que el banco tiene que reducir aún más el número de salidas previstas en despido colectivo, bajas que ahora el banco sitúa en 7.605 personas, tras aumentar hasta 686 el total de trabajadores que recolocará internamente la entidad.

Estas 686 recolocaciones se distribuirán entre varias filiales tecnológicas y de servicios especializados, como la tecnológica CaixaBank Tech, la inmobiliaria Building Center, la filial de medios de pago y financiación al consumo CaixaBank Payments & Consumer, la filial de servicios CaixaBank Operational Services o la filial de análisis de datos CaixaBank Business Intelligence, entre otras, según fuentes de la entidad.

En este punto,  consideran que si el banco no mejora sustancialmente la oferta económica no podrá ser un ERE que evite los despidos forzosos, ya que sin buenas condiciones estiman que no se cubrirán todas las bajas de modo voluntario.

Tampoco están de acuerdo con el cambio de condiciones laborales derivado del desarrollo del modelo de negocio, medidas previstas por el banco de cara a la viabilidad del modelo.


- Publicidad -