martes, 15 junio 2021 0:59

El nuevo recibo de la luz resucita el debate del teletrabajo

Poco ahorro y muchas subidas. En esas cinco palabras se podría resumir el impacto del nuevo recibo de la luz que se aplicará a partir de junio. Pero el alcance del nuevo sistema tarifario podría tener consecuencias inadvertidas en muchas de las actividades que desarrollamos en el marco del hogar y para las que necesitamos energía, es decir, casi todas. El coste del teletrabajo se verá incrementado en mayor o menor medida en función del horario, sobre todo en materia de calefacción y en conexión de dispositivos.

La nueva tarifa eléctrica contribuirá a que las facturas de la luz, ya de por sí complejas de interpretar, aún sean más indescifrables para el cliente medio. Además, todos los agentes independientes (como la OCU o la Fundación Renovables) indican que este nuevo sistema tendrá un impacto mínimo en la posibilidad de ahorro y que, en muchos casos, se experimentarán importantes subidas en las facturas. Para evitar subidas inesperadas la nueva factura invita a aprovechar al máximo las horas nocturnas o de fin de semana, ¿es compatible esto con el teletrabajo?

El CEO de Otovo, Iñigo Amoribieta, se muestra bastante crítico con el nuevo recibo de la luz. “Lo que ahora se nos presenta como una mayor flexibilidad no es real”, de hecho, “nos dicen: vas a poder bajar la potencia contratada por la noche, pero resulta que es la misma potencia que te aplican las 24 horas del día los fines de semana”, añade, al tiempo que pregunta, “¿qué flexibilidad es esa? Hubiera sido más sencillo aplicarla sólo las 7 noches”.

El máximo responsable del llamado ‘Rastreator’ de las instalaciones de paneles solares también se refiere al efecto que puede ocasionar el nuevo sistema de tarifas en el teletrabajo. “A partir del 1 de junio, la nueva tarifa fija las horas más caras para el consumo de 10h a 14h y de 18h a 22h entre semana, es decir, cuando realizamos una buena parte de nuestra actividad laboral”.

Esto, sumado a que además ahora el teletrabajo está muy extendido y vive el momento de mayor auge, “lo que hace es incrementar nuestro consumo eléctrico en el hogar y, por desgracia, los momentos en los que consumimos no son muy flexibles, ya que suelen coincidir con los horarios de oficina”, añade el CEO de Otovo.

No obstante, “si buscamos el lado positivo, buena parte de este trabajo se da en horas de sol, por lo que una instalación de autoconsumo evita el incrementar nuestro consumo de la red en estos horarios”, explica Amoribieta.

Además, “son precisamente estas horas, hasta última hora de la tarde, cuando producen su energía los paneles fotovoltaicos”, por eso, “si no queremos convertirnos en trabajadores noctámbulos por evitar desagradables facturas, no está de más aliarse con el sol y el autoconsumo”, concluye el dirigente de Otovo, empresa noruega experta en energía solar y autoconsumo y aterrizada en España a principios de año, en pleno despliegue de las renovables.

EL PUZLE DEL NUEVO RECIBO DE LA LUZ

Se avecinan curvas en el mercado eléctrico y no sólo para los hogares españoles, las pymes también se verán afectadas por el nuevo recibo de la luz que entrará en vigor en junio. Y es que el cambio en las tarifas eléctricas aprobado por el Gobierno se centra en potencias inferiores a 15 kW.

A partir del 1 de junio de 2021 todos los clientes domésticos con una potencia de hasta 15 kW tendrán una tarifa con discriminación horaria en tres periodos de manera obligatoria. Y el establecimiento de estas nuevas franjas horarias acarrea la desaparición de las tarifas con precio estable.

Esto supone que cada jornada se dividirá en tres franjas horarias: punta, valle y supervalle. En esta última, el precio de la energía consumida y el precio del peaje de acceso serán más económicos.

Los dos horarios diurnos con un precio más caro (horas punta) se reparten de lunes a viernes de 10h a 14h y de 18h a 22h. En las horas restantes, de 08h a 10h de la mañana, de 14h a 18h de la tarde y de 22h a 00h, la electricidad tendrá un precio intermedio.

De esta forma, la nueva tarifa trae aparejada la reducción de las horas de energía más barata, estableciendo un periodo valle de 8 horas de lunes a viernes. El nuevo recibo de la luz establece las 24 horas de los sábados, domingo y festivos nacionales y desde las 00h hasta las 08h de los laborables, como los períodos de consumo energético a menor coste, a falta de que se publiquen en el BOE las tarifas concretas.

LA ALTERNATIVA DEL AUTOCONSUMO

Para el CEO de Otovo, la razón de tanta complejidad y falta de flexibilidad está clara: “son los propios grandes agentes del sector quienes, conociendo al detalle nuestro consumo por horas y días, han diseñado este sistema”.

Según Amoribieta, “con la subida de los derechos de CO2 – y a pesar de los grandes titulares de enero – es en los próximos meses cuando vamos a sufrir importantes subidas en nuestras facturas”, es decir, “la electricidad comprada de la red, sencillamente, va a subir”.

Ante este panorama, el consumidor tiene pocas alternativas, “pero sí hay una solución muy prometedora”, indica el directivo: “el autoconsumo”. Porque, “autoconsumir implica reducir nuestra exposición al precio de mercado de la electricidad, volvernos independientes”.

“Es como si sube el precio de la gasolina y tú tienes un coche eléctrico, no te afecta”, asegura. “Cuanto más suba la luz, más rentable va a resultar instalar un sistema de autoconsumo, ya que evitas facturas crecientes y, además, contribuyes a acelerar el proceso de transición ecológica, a la vez que frenamos el cambio climático entre todos”, concluye Amoribieta que apuesta por una solución, “económica y verde”.


- Publicidad -