martes, 27 julio 2021 16:41

CaixaBank y los sindicatos siguen en las antípodas en la mesa del ERE

No hay acercamiento entre CaixaBank y las centrales sindicales en la mesa de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 7.800 empleados. Después de una nueva reunión de la mesa formal, en la que se sientan la parte empresarial y la de los representantes de los trabajadores, los sindicatos presentes en la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri recibieron el informe técnico ampliado -a partir del cual el banco sustenta la necesidad del ERE- que ya anticipó de forma parcial hace cuatro semanas y emitieron un comunicado en el que se quejaban de que la empresa había respondido a la propuesta de indemnización por despido calificándola de “disparatada e inasumible”.

Lo que, según los sindicatos, el banco considera inasumible es una propuesta por la cual el grupo “A” de trabajadores, nacidos en 1969 y anteriores (52 años o más años), debe recibir “el 70% del total salario bruto anual de los últimos 12 meses”, mientras que los trabajadores del grupo “B”, nacidos en 1970, 1971 y 1972 (51, 50 y 49 años), deberían “percibir el 65% del total salario bruto anual de los últimos 12 meses”. “Para el resto de trabajadores, las centrales solicitan que el banco pague 50 días del total salario bruto por año de trabajo, con un mínimo de 36 mensualidades”, señalan en una circular conjunta los sindicatos presentes en CaixaBank.

Asimismo, las centrales piden que el banco haga un pago -revalorizable- por el Convenio Especial de la Seguridad Social hasta la fecha de jubilación para los empleados nacidos en 1969 y años anteriores así como para los nacidos en 1970, 1971 y 1972. Además, reclaman al banco que realice “aportación al plan de pensiones de empleados y mantengan la póliza sanitaria y del resto de beneficios sociales y condiciones financieras”.

Estas peticiones chocan con la propuesta del banco. Según una circular del Sindicato de Empleados de CaixaBank, la entidad ha puesto en la mesa una propuesta para cuatro grupos de trabajadores. Para los que tengan 63 o más años, el banco tiene una oferta que consiste “en el pago de 20 días de salario por año y un tope de 12 mensualidades”, mientras que para los que tengan entre 58 años y menos de 63 y que cuenten con más de 15 años de antigüedad propone “una indemnización en pago fraccionado en importe equivalente al 50% salario regulador de la fecha extinción de contrato con pago en concepto de Convenio Especial de la Seguridad Social y descontando el importe de la prestación por desempleo o subsidio por desempleo si se llegara a percibir. El tercer grupo es del los que están entre 55 años y 58 años y que tengan una antigüedad superior a 15 años, un grupo al que CaixaBank ofrece una “indemnización equivalente a 50% del salario regulador multiplicado por cuatro y un máximo de 2 anualidades. Para el resto, la oferta es el pago de “25 días por año trabajado y un límite de 18 mensualidades”.

VENTAJA DEL BANCO

El primer problema que se presenta a los sindicatos no son las condiciones sino el número de trabajadores que el banco quiere que salga y las edades de los mismo así como si el proceso es voluntario. CaixaBank quiere que la mitad de los 7.800 empleados que la entidad plantea que salgan tengan 50 años o menos y fuentes de Comisiones Obreras presentes en la negociación considera que, a la luz del número de personas de 50 años o menos que se han ido en otros procesos, esa cifra es imposible de alcanzar. “Si extrapolamos los números de otros procesos, me salen como mucho 1.000 de 4.000. Con lo cual o hacen despidos forzosos o no salen esas cuentas”, dijeron a MERCA2 desde CC OO en CaixaBank.

El número de salidas de los empleados con 50 años o menos va a ser uno de los principales puntos de conflicto en la mesa de negociación, pero CaixaBank cuenta con la ventaja de que la ley le permite sacar adelante el ERE sin acuerdo con los sindicatos, lo que deja en una posición complicada a las centrales. “Los sindicatos vamos a las negociaciones con una mano atada desde la reforma laboral del PP”, dijeron hace años diferentes fuentes sindicales a MERCA2, una valoración en la que se reafirman.

LA VIEJA USANZA

En este contexto de distancia sideral entre las partes en cuanto a las propuestas, los representantes de los trabajadores estiman que “de vital importancia que recibamos por parte de la empresa la propuesta detallada de los términos de la homologación que ha puesto sobre la mesa, así como la información que se les solicitó en las reuniones previas”.

Y es que, tal y como avanzo MERCA2, derivado de la fusión con Bankia, además de la salida de empleados, el banco está negociando con las centrales sindicales las condiciones de los trabajadores que se queden. “Nadie va a perder retribución”, señalaron fuentes del banco que explicaron que los que ganen menos se igualarán a la retribución establecida en CaixaBank. La idea es ir hacia las condiciones existentes CaixaBank que se pacten en la mesa. Este mensaje va en línea con lo señalado por el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, en la presentación de los resultados del primer trimestre, una cita en la que señaló que no contempla otra cosa que no sea un acuerdo con los sindicatos en la mesa de negociación.

Las diferentes fuentes sindicales consultadas están seguras de que el modelo de homologación que se hará no será como los que había en la “época buena”, en la época de los 90. Entonces los que llegaban integrados, como el personal del Banco de Jerez, “adquirían las condiciones de los empleados de La Caixa y lo hacían en cuanto se producía la integración”. Sin embargo, eso queda muy lejos. Estos procesos pasaron a mejor vida y el modelo que se emplea es de la homologación por etapas: es decir, derechos que no se adquieren al 100% de una vez sino progresivamente, tal y como pasó por ejemplo con los trabajadores procedentes de Banco de Valencia que pasaron a CaixaBank.

En cuanto a la remuneración fuentes de CC OO en CaixaBank, la dirección de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri señala que los empleados de CaixaBank ganan entre un 15% y un 20% más que los de Bankia. Este porcentaje es aún mayor y llega al 27% (86.289,89 euros de salario medio en CaixaBank por 67.778,62 euros en Bankia, según los datos de la Memoria anual de CaixaBank y Bankia correspondientes a 2020 citados por el sindicato SESFI.

Según han señalado fuentes de CaixaBank a MERCA2 “nadie va a perder retribución con la homologación”.

Otros puntos que estarán en la mesa de homologación son los horarios y las aportaciones a planes de pensiones. También tendrán que tratar la retribución variable, un aspecto donde puede haber complicaciones porque Bankia tiene un sistema pactado y en CaixaBank no es así. En la mesa no está, por ahora, un aspecto habitual de discordia entre entidades y sindicatos: la movilidad geográfica, si bien “esto no quiere decir que no puede estarlo en el marco de la mesa de negociación”, avisan desde la sección sindical de CC OO en CaixaBank.


- Publicidad -