viernes, 25 junio 2021 0:15

Textil Béjar e ICW Holding apuestan por salvar a Sniace

La papelera Sniace, radicada en Torrelavega (Cantabria), lleva varios años en un arduo y tortuoso concurso de acreedores. De ahí que siga inmersa en la búsqueda de un inversor que puje por todos los activos del grupo. Una situación que, desde 2017, está perjudicando tanto a los 300 acreedores como a los más de 400 trabajadores que forman parte de su plantilla.

Quienes han mostrado interés por Sniace han sido Textil Bejar e ICW Holding. Su clara intención es la de reabrir sus puertas en un plazo muy corto de tiempo. De esta manera, sería un segundo paso importante por parte de la empresa salmantina. Porque el primero ocurrió durante el pasado mes de abril cuando Textil Béjar, matriz de Mascarillas Béjar y del grupo ICW Holding, invirtió 25 millones de euros para la compra de la única fábrica de guantes de nitrilo sanitarios de Europa. Lo hizo a la firma RCRE, radicada en Lisboa (Portugal).

Con la compra de la fábrica de guantes, y de llegar a buen puerto la adquisición de Sniace, Textil Bejar e ICW Holding buscarían dejar de depender por completo del mercado asiático para el aprovisionamiento de material para la construcción de mascarillas.

OBJETIVO DE TEXTIL BÉJAR

Textil Béjar fabrica desde la ciudad salmantina de Béjar mascarillas quirúrgicas IIR, mascarillas ffp2, y las innovadoras y premiadas mascarillas NAN300. Además, su oferta se complementa con batas, patucos, gorros y otro material sanitario. Con la compra de la fábrica de Lisboa, amplía su catálogo con la fabricación 100% de guantes de nitrilo.

El objetivo que persigue Textil Béjar con esta posible adquisición de Sniace es que Europa deje de depender del gran fabricante chino de estos productos. De esta manera, tanto instituciones, hospitales como los ciudadanos de a pie no se verían abocados a la escasez de estos productos. Se trata de algo que pasó durante la pandemia.

IWC Holding retomaría la actividad de Sniace con el mantenimiento de toda la unidad productiva, a la par que contaría con la plantilla de más de 400 trabajadores. Para permitir el total relanzamiento de su actividad y producción, se produciría una renovación, ya que aportaría su propia impronta. Además, la compra reactivaría la zona al dar continuidad al proyecto industrial de la compañía centenara.

Textil Béjar exporta a cuatro países europeos, Estados Unidos, y varios países de Latinoamérica. Entre sus clientes, además del ciudadano de a pie, están hospitales europeos y españoles, clínicas, y empresas enclavadas en lo que ha venido a llamarse profesiones esenciales.


- Publicidad -