Unicaja acelera el ritmo de las prejubilaciones a las puertas de su fusión con Liberbank

Unicaja sigue reduciendo plantilla a marchas forzadas, en especial, en forma de prejubilaciones. Así, la entidad malagueña mermó su plantilla en 204 empleados durante el primer trimestre de 2021, lo que supone un 3,3% menos. Las salidas estuvieron propiciadas por el plan de bajas incentivadas que acometió la firma a finales del año pasado. Una hoja de ruta cuya aceptación, además, se ha acelerado ante la inminente fusión con Liberbank y la incertidumbre acerca del futuro recorte que conllevará dicha unión.

Así, por el momento las condiciones a las que pueden adherirse los trabajadores de Unicaja son conocidas y, a su vez, similares a las que se han puesto sobre la mesa en otras ocasiones. En concreto, la firma ofertó a sus trabajadores la opción de prejubilarse desde un mínimo de 58 años con un 73% del salario y un máximo para aquellos que han cumplido los 63 años con un 78% de su sueldo, según señalaron en su día los sindicatos.

Además, el banco propuso para aquellos trabajadores que quieran abandonar la firma, y no cumplan los requisitos, acogerse al plan de Prejubilaciones. Para ello, «podrán solicitar de manera voluntaria una baja indemnizada de mutuo acuerdo y, en caso de ser aceptada, recibirán 30 días de salario bruto con un máximo de 24 anualidades y una prima adicional de 20.000 euros sobre la que se practicarán las retenciones fiscales que correspondan» explicó el banco a su plantilla.

Con ello, el banco logra limitar al máximo el conflicto laboral y, a su vez, las cifras del próximo gran ajuste que deberá ejecutar una vez reciba todas las autorizaciones necesarias para llevar a cabo la fusión con Liberbank. De hecho, el plan que se ha ido renovando durante los últimos años ha sido un éxito en la reducción del número de empleados.

UNICAJA HA REDUCIDO SU PLANTILLA UN 22% DESDE 2016

En concreto, Unicaja ha firmado algo más de 1.700 salidas en el periodo que comprende entre junio de 2016 y los primeros meses de 2021. La cifra supone hasta un 22% del total que mantenía hace años. La gran mayoría de dichas salidas se ha centrado en los mayores de 50 con el objetivo de rejuvenecer la plantilla. Un objetivo buscado por dos razones: la primera, es que los más jóvenes que llegan están más orientados hacía las nuevas tecnologías. De hecho, se ha ido intercambiando a mucho trabajador típico de oficina por otro ligado al desarrollo de software.

Bajo está concepción se entiende la salida de un grueso importante de trabajadores, dado que el grupo también ha ido recortando todavía con más fuerza el número de oficinas bancarias. Así, mientras que la reducción de plantilla desde mediados de 2016 ha sido del 22% el porcentaje de cierres de sucursales alcanza el 34,1%. En concreto, Unicaja ha pasado de tener más de 1.350 locales a 889 con los que acabó el primer trimestre de 2021.

En segundo lugar, la apuesta por perfiles más junior en lugar de otros senior ayuda a reducir todavía más el gasto en personal. En el caso de Unicaja este aspecto no es tan marcado como en otras firmas como Ibercaja, donde el número de empleados es igual pese a ejecutar distintos ERE, pero también es importante para entender la cifra de salidas que se han ido produciendo en la caja andaluza.

UNICAJA MANTIENE UN NÚMERO TODAVÍA ALTO DE MAYORES DE 50 AÑOS

Con todo, Unicaja ha logrado encarar el proceso de fusión con una estructura más saneada en costes, pero no tanto en edad. De hecho, las últimas cifras aportadas señalan que los mayores de 50 años representaban el 36% de la plantilla. Una cifra que se sitúa ligeramente por encima de la media del sector, donde se mueve entre el 30 y el 33%, y de su nuevo compañero de baile, Liberbank, que la mantiene en el 29%, según sus últimas cuentas anuales.

Una diferencia que inevitablemente deberá limarse como parte del acuerdo de fusión. Así, Unicaja y Liberbank afrontarán unos ajustes globales de 1.200 millones para ejecutar la fusión con el objetivo de ahorrar 192 millones de cara a tres años, el 20% de los costes de la entidad combinada. De forma segregada, los bancos destinarán 540 millones a integrar la red y eliminar duplicidades, compuesta por 1.600 oficinas y más de 9.800 empleados. Dentro de esta partida, ya se contempla los planes de salida de la entidad andaluza.