martes, 22 junio 2021 20:06

El PP gana: los madrileños respaldan las políticas económicas de Díaz Ayuso

Las elecciones de la Comunidad de Madrid han sido vistas en clave nacional, pero también como un plebiscito sobre la gestión de Isabel Díaz Ayuso más allá de la pandemia. Finalmente las urnas han avalado su forma de hacer política, basada en generar marcos de libertad -sobre todo en la hostelería-, algo que no ha pasado desapercibido.

El resultado ha sido muy rotundo: al PP le vale con la abstención de Vox, que con 13 diputados, uno más, aguanta bien el vendaval. La suma de ambos los sitúa en los 78 asientos, muy por encima de los 69 que delinean la mayoría absoluta en la Cámara madrileña. Aunque Ayuso mandará en solitario.

Uno de los debates a nivel económico que ha centrado la campaña ha tenido que ver con los impuestos. Como sucede en los demás aspectos políticos, ha existido una polarización sobre la carga impositiva hacia los madrileños. Esto también se ha trasladado al ámbito empresarial, donde ha habido un debate relativamente artificial sobre si Madrid puede ser considerado un “paraíso fiscal” o no.

Ahora el debate se centrará en algunos tipos de gravámenes como el Impuesto de Sucesiones. Habrá que estar atento a la hoja de ruta de Isabel Díaz Ayuso, sobre todo porque tendrá una reválida electoral en dos años, y porque sus movimientos serán vistos como la antesala de lo que puede hacer Pablo Casado a nivel nacional.

PRESIÓN PARA EL GOBIERNO CENTRAL

La victoria de Isabel Díaz Ayuso en Madrid mete mayor presión al Gobierno de Pedro Sánchez. Mientras que desde el Gobierno central han alentado una posible subida de impuestos para la capital durante toda la campaña.

La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata del PP a la reelección ha celebrado que “la libertad ha triunfado nuevamente en Madrid”, al recibir este martes el apoyo mayoritario de las urnas en los comicios autonómicos.

“España es otra cosa, señor Sánchez. España empieza en Madrid. Cuando decimos que Madrid es España es porque aquí viene lo mejor de cada rincón a vivir en paz y en libertad”, ha lanzado, visiblemente emocionada, desde el balcón instalado en la sede del PP, en la calle Génova, acompañada del presidente del partido, Pablo Casado, y ante centenares de personas.

Ayuso ha reivindicado que “el sanchismo” no ha entendido la “libertad” que hay en la Comunidad ni la forma de vida “a la madrileña”. “Han sido los dos años más difíciles que habíamos siquiera imaginado y, sin embargo, jamás la sociedad madrileña y la sociedad española habíamos estado tan unidos. Y vamos a seguir así hacia adelante, con libertad, con concordia y gobernando para todo el mundo y demostrando que las instituciones están para eso”, ha recalcado.

LA FIGURA DE AYUSO

La dirigente madrileña ha conseguido duplicar sus escaños, quedarse con el voto de Ciudadanos, que no ha conseguido alcanzar el porcentaje de voto mínimo para entrar en la Asamblea de Madrid, y alcanzar una mayoría suficiente para gobernar, con el apoyo de Vox.

Chamberilera del 78 y periodista de formación, se especializó en Comunicación Política, área en la que despuntó nada más llegar al PP, donde coincidió con Pablo Casado, de quien es amiga íntima desde hace muchos años.

Empezó en la formación bajo el paraguas de la expresidenta Esperanza Aguirre y se sumó posteriormente al equipo de la exdirigente Cristina Cifuentes. De mano de Cifuentes alcanzó el primer cargo público. Tras desempeñar las funciones de portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea, fue nombrada viceconsejera de Presidencia y Justicia. Pero llegó la dimisión de Cifuentes y Ayuso dejó su cargo en la Administración para ser portavoz del partido al que siempre ha considerado su “casa”.

Poco después, Ayuso sería una de las primeras en apoyar sin fisuras la candidatura de Casado para liderar el partido. Era, como defendía en aquel entonces, el momento de una generación de políticos jóvenes “sin miedo” a defender sus ideas.


- Publicidad -