domingo, 1 agosto 2021 5:25

Banco Santander refuerza su negocio en Miami como cuartel general para ‘ultraricos’

Miami se está convirtiendo en uno de los grandes cuarteles generales para Banco Santander. Hasta hace poco, la ciudad estadounidense era el centro que canalizaba la mayor parte del dinero latinoamericano que llegaba hasta los Estados Unidos. Un lugar ideal en el que tener oficinas bancarias si se tiene una fuerte presencia en la región sur del continente, como ocurre con la entidad cántabra. Pero el temor cada vez más real a una cruzada tributaria contra las grandes fortunas ha dado una vuelta de tuerca más al sector de banca privada y los beneficios que se pueden obtener de su explotación.

Cuando Thomas Piketty propuso un impuesto a la riqueza a nivel global en su obra El Capital en el siglo XXI, publicada en 2013, se consideró una idea, como poco, extravagante. Evidentemente, no se llevo a cabo, pero puso a muchos ‘ultraricos’ en aviso. Y, a su vez, a los grandes bancos a los que acudían éstos mismos clientes preocupados. Más tarde, la polémica acerca de los ‘Papeles de Panamá’ acrecentó el debate y, con ello, aceleró todavía más ese miedo. La respuesta de las entidades fue la de crear estructuras globales para hacer fluir ese ingente volumen de dinero a cambio de unas jugosas comisiones.     

Ahora, la situación ha vuelto a dar un nuevo giro a favor de la tesis de Piketty. De hecho, el Fondo Monetario Internacional (FMI) reconocía recientemente implantar la idea del economista galo “temporalmente” podría ser buena idea. De nuevo, a nivel global es una quimera, pero en clave nacional parece que pueda hacerse realidad más pronto que tarde. Ese temor supone más beneficios para los bancos, gracias a las comisiones por gestionar el dinero que les llega, pero también más competencia.

MIAMI SE CONSOLIDA COMO CENTRO NEURÁLGICO EN BANCA PRIVADA

De hecho, Santander ha buscado dar ese paso adelante en la búsqueda de clientes de alto poder adquisitivo en este tipo de regiones. Para ello, el grupo creó hace un par de años la división de Wealth Management and Insurance para potenciar el área de banca personal y privada. Una filial que tiene en Miami uno de sus centros neurálgicos. Así, la entidad abrió a finales del 2020 una nueva sucursal ubicada en el mismo centro de la ciudad estadounidense, Brickell, que, a su vez, es el principal distrito financiero del sur de Florida.

“La apertura de nuestra oficina representa un hito importante y emocionante en la estrategia global de transformación y crecimiento (…) es un paso importante en el que colaboramos con Banco Santander y la división corporativa de Wealth Management and Insurance”, señaló Pierre Habis, responsable de Banca Comercial del banco en Estados Unidos. Además, Habis hizo hincapié en que “la sucursal de Miami refuerza la presencia de Santander Bank en el importante mercado de Florida del Sur”.

Pero la captación de estos clientes ha sido más difícil de lo esperado. Hasta el punto, de que a mediados de marzo el grupo decidió adquirir una cartera de banca privada centrada en clientes en la propia Miami valorada en 3.600 millones de euros a Indosuez Wealth Management, propiedad de Crédit Agricole. “Esta operación (…) supone un paso más para convertirnos en la mejor plataforma global de banca privada. Queremos seguir creciendo, especialmente en mercados donde vemos mayor potencial, como Estados Unidos, y reforzar nuestra posición como motor de crecimiento para Grupo Santander”, explicó el responsable global de la división de Wealth Management del Santander, Víctor Matarranz.

BANCO SANTANDER REGISTRA UN FUERTE CRECIMIENTO EN VOLUMENES GESTIONADO

Los movimientos de la entidad para potenciar su banca privada junto al temor a la llegada de esos impuestos en muchas regiones ha llevado a que la entidad firmase “unos buenos resultados” en el área, explicó el consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, ante los periodistas este pasado miércoles. Entre ellos, destacó en los primeros meses del 2021 la captación de volumen, precisamente, en la propia Miami.

Así, la entidad expone en su informe financiero que “el volumen de negocio compartido entre geografías asciende a 7.400 millones de euros, un 35% más que en el mismo periodo de 2020, sobre todo por las operaciones de México, Chile y Miami”. Las tres regiones, precisamente, que están bajo gobiernos de izquierdas en la región latinoamericana. Además, los datos presumiblemente serán todavía mejores en los próximos trimestres gracias a la incorporación de Uruguay.

En definitiva, Banco Santander sigue en plena expansión de su negocio de banca personal y privada. Un sector en el que el propio Álvarez ha reconocido que están “interesados”, pero que está adolecido de “una competencia alta”. La entidad es líder en España, pero todavía está rezagada en otras regiones clave para su negocio como en el continente americano. Una posición que se está intentado revertir desde el punto neurálgico de Miami.


- Publicidad -