lunes, 27 septiembre 2021 15:45

Línea Directa saldrá a Bolsa con potencial para consolidarse en el Ibex

Línea Directa debutará en Bolsa este próximo jueves 29 de abril. Además, lo hará dentro del Ibex 35. Una aparición que será efímera, dado que al día siguiente volverá a salir del mismo. La razón es que se da una jornada a los fondos indexados y ETF que replican el índice para poder deshacerse de sus acciones, puesto que las habrán recibido por parte de Bankinter y no las pueden vender hasta que la firma no cotice. Pero podría ser un hasta luego más bien que un adiós o así lo ven los analistas que resaltan «el potencial» de la aseguradora.

La salida a Bolsa de la firma cuenta con muchas bondades para el inversor minorista coinciden los analistas consultados por MERCA2. Entre ellos, destacan algunos como un valor razonable al estrenarse en 1,32 euros y una capitalización de unos 1.400 millones. La cifra con la que arrancará su aventura en solitario implica que su PER, la ratio de precio sobre beneficio o las veces que están contenidas las ganancias en su valoración, un 35% menor que la media del sector asegurador. Una característica que «la transfiere un potencial de revalorización alto», señala Dario García de XTB.

Además, la rentabilidad que le puede ofrecer al accionista no solo se mide en esa posible revalorización al alza en el precio de sus títulos. También se sustenta sobre una política de reparto de dividendos que asegura ser predecible, en torno al 70% de las ganancias, y con la única salvedad de que haya sorpresas positivas, esto es que se pueda repartir más dinero del previsto. De hecho, la propia Línea Directa señaló en su folleto de salida a Bolsa aprobado por la CNMV el pasado 15 de abril que contemplaba la posibilidad de repartir hasta un 100% de sus beneficios.

EL SECTOR SEGUROS ESTÁ EN PLENA EBULLICIÓN

Así, la aseguradora podría llegar a retribuir a sus accionistas con cerca de 500 millones en los próximos cinco años en forma de dividendos. Una cifra que, de hecho, prácticamente ha obtenido Bankinter en el último lustro como propietario de la firma. Aunque desde Línea Directa se señala que para llegar a ese agresivo reparto el grupo debe mantener un volumen de solvencia «alto». Por suerte, la compañía ya lo tiene en la actualidad, hasta el punto, de que sus niveles capital están muy por encima del resto del sector.

Asimismo, los analistas apuntan a que su posicionamiento en el sector seguros le ofrece una buena posición para beneficiarse del ciclo económico. Así, la recuperación, y el especial énfasis sobre una economía más sostenible y verde, traerá un importante crecimiento de la compra de vehículos, lo que redundará en mayores ventas y primas. Aunque en este punto el grupo tiene un riesgo evidente, dado que los nuevos coches, especialmente los eléctricos, sufren menos averías y sus primas pueden ser menores. Aun así, la exposición por ahora a las nuevas tecnologías son positivas.

Pero hay más. Los analistas también coinciden en otras dos líneas de negocio en pleno crecimiento que, además, deberían potenciarse una vez la pandemia no sea más que un doloroso recuerdo. Primero el de los seguros del hogar, en un contexto de una demanda cada vez mayor de compra de viviendas. En segundo lugar, los seguros de salud. Línea Directa cuenta con Vivaz para ello, una filial 100% online y que está creciendo y posicionándose con cierta notoriedad en dicho sector.

LÍNEA DIRECTA Y BANKINTER, TRANSPARENCIA EN EL PROCESO DE SALIDA A BOLSA

Por último, García da especial importancia al elemento de la transparencia. Tanto en los motivos de la salida a Bolsa como por las cifras aportadas, ahora y antes. Así, el analista de XTB resalta el buen trabajo de Bankinter, y también de Línea Directa, para aclarar los detalles de su desvinculación de tal manera que queda reflejado que es lo mejor para ambas. Para el banco se traduce en un incremento de la solvencia en un momento complicado para el sector a medida que la pandemia hace mella sobre la capacidad de pago de empresas y particulares. Por su parte, la aseguradora se beneficia de no estar ligada al balance del banco para mejorar también sus cifras de solvencia.

En definitiva, Línea Directa recoge muchas características que busca todo minorista a la hora de invertir como son: potencial de revalorización gracias a un precio atractivo; una política de dividendos ambiciosa y predecible; un sector en crecimiento y, por último, que aporta confianza en la información que transmite tanto en su salida a Bolsa como en las cuentas que ha presentado. Por ello, parece que hay cierta unanimidad en que más pronto que tarde podría volver al selectivo español. «Aunque eso dependerá del volumen de negociación y la aceptación de los inversores», concluye García. El próximo día 29 saldremos de dudas.


- Publicidad -