miércoles, 19 mayo 2021 1:32

Línea Directa se propone devolver hasta 500 M€ a sus accionistas en cinco años

Línea Directa ha mostrado las líneas maestras de su nuevo proyecto en solitario. La aseguradora reorganizó su consejo de administración y, más tarde, se comprometió con los analistas (y posibles inversores) a mantener una senda estable y ambiciosa de retribución al accionista. La estrategia de la compañía es repartir al menos un 70% de los beneficios obtenidos cada año en forma de dividendos, el llamado pay-out, aunque la cifra podría ser más alta y acercarse al 100%, lo que supondría ponerse como reto pagar hasta 500 millones de euros en los próximos años.

De hecho, la firma así lo indicó en su folleto aprobado por la CNMV hace unos días. “La Sociedad prevé actualmente poder repartir la totalidad de sus beneficios ordinarios netos siempre y cuando su ratio de Solvencia II supere el 180% [213% a 31 de diciembre de 2021]”, recoge el documento. Aunque también explica que deberá seguir para ello los cauces legales: será el consejo de administración de la sociedad quien proponga a la junta general de accionistas el importe final de reparto en función de la situación de solvencia de la Sociedad y cumpliendo con su política de dividendos.

Así, el reto de los 500 millones en cinco años ya no parece tan lejano. Es más, si se pone el contador en los últimos cinco años el reparto de dividendos a favor de Bankinter, su propietaria, se a acercado a esa cifra. En concreto, entre 2016 y 2020, ambos inclusive, la entidad naranja ha percibido algo más de 490 millones de euros en concepto de cobros por los beneficios obtenidos por Línea Directa. En el caso de que no se cuente el dividendo extraordinario de 120 millones, de un año atípico, la cifra ronda los 470 millones de los 540 millones de beneficios obtenidos. Una cantidad que implica un pay-out efectivo del 86,5%.

LÍNEA DIRECTA BUSCA AFIANZARSE EN EL SECTOR ASEGURADOR

La firmeza y solidez del negocio asegurador junto con unas necesidades de capital e inversiones menor que, por ejemplo, otros como el bancario ha convertido al sector en una apuesta segura para el pago de dividendos. De hecho, las grandes aseguradoras europeas han sido las que más rentabilidad en forma de retribución a sus accionistas atesoraron a lo largo del 2020. Una característica que Línea Directa no ha querido dejar atrás.

Los máximos dirigentes de la firma se comprometieron, durante la celebración de su ‘Capital Market Day’, a establecer una política de dividendos con un ‘pay-out’ del 70% de los beneficios. Una escala que supondría repartir entre sus accionistas hasta 94 millones de euros en 2021, respecto de los 134 millones de beneficios obtenidos el año pasado. Aunque la cifra podría alcanzar los 116 millones si se tomase la distribución media que se ha ejecutado en los últimos cinco años.

Aunque también hay argumentos que apoyan un mayor reparto de dividendos en los próximos años. En primer lugar, que las aseguradoras han ido aumentando el ‘pay-out’ que ofrecen a sus accionistas para mitigar las caídas bursátiles sufridas. Mapfre, por ejemplo, elevó la retribución a los accionistas en 2021 hasta casi el 74%, después de que destinase 132 millones al saneamiento íntegro de los fondos de comercio de las operaciones en Italia, Turquía e Indonesia que redujo el beneficio del año en un 13,6%.

Por otro lado, porque ya hay una ‘pequeña guerra’ entre las aseguradoras por atraer a los inversores gracias a la una elevada rentabilidad por dividendo. De hecho, esa categoría la lidera la propia Mapfre con un rendimiento de hasta el 7%, un porcentaje prácticamente idéntico al que espera cosechar Línea Directa con su nueva política de retribución al accionista. Por último, la aseguradora que debutará en Bolsa próximamente explicó ante los analistas la intención de poner en marcha un plan de negocio que permita un incremento estable de sus beneficios en los próximos años.


- Publicidad -