miércoles, 19 mayo 2021 2:02

Endesa acelera el cierre de As Pontes con una Xunta de Galicia ‘missing’

Endesa sigue su hoja de ruta. La compañía dirigida por José Bogas prepara el desmantelamiento de la central térmica de carbón, para la que ha pedido el cierre el próximo 30 de junio. La última oportunidad para la continuidad de la actividad de la planta con biocombustibles tendrá lugar este jueves, 15 de abril, cuando se celebre la reunión definitiva del comité de seguimiento del comité técnico.

Tras meses de negociación los trabajadores y el Ayuntamiento de As Pontes siguen defendiendo la continuidad de la planta con biocombustibles, aunque parece que cada vez están más solos. El Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) deja el balón en el tejado de la Xunta de Galicia, al tener el Gobierno regional transferidas las competencias en materia de Industria. Y la Xunta, hasta hace un mes, férrea defensora de la planta de biocombustibles, lleva cuatro semanas sin dar señales de vida. “No hay feedback” del Ejecutivo gallego, ratifican desde UGT.

La Xunta debía valorar el informe económico de Endesa, en el que opta por el cierre de la planta, en una semana o diez días pero, un mes después, nada se sabe de los interlocutores del Ejecutivo de Feijóo. “La posición de la Xunta es ahora una incógnita” explica a MERCA2, el secretario de organización de UGT FICA Endesa Galicia, Marcos Prieto.

Entratanto, Endesa “avanza a paso firme hacia el achatarramiento de la central”, comenta Prieto. De hecho, la energética ha anunciado que formará en Galicia a 400 personas para trabajar en sus futuros proyectos de energías renovables y también en el desmantelamiento de la central térmica de As Pontes, una vez conseguida la autorización del Ministerio de Transición Ecológica para su clausura.

La sustitución del carbón por biocombustibles se presenta como una medida de transición, puesto que para las alternativas definitivas al combustible fósil se barajan proyectos de hidrógeno verde, 600MW en aerogeneración en la zona o 50 MW en biocombustibles. Proyectos que están encima de la mesa a los que hay que dar concreción, “un momento crítico en el que las administraciones tienen que actuar, aunque no lo están haciendo”.

Este miércoles, 14 de abril, se despejarán las dudas en la reunión previa preparatoria sobre un posible cambio de posición de la Xunta. Por parte los trabajadores y el Concello (Ayuntamiento) de As Pontes la idea es “mantener lo que tenemos, es decir, la prolongación de la vida de la central empleando biocombustibles en lugar de carbón, hasta que seamos capaces de poner industria alternativa”, comenta Prieto.

Por su parte, la compañía se comprometió a asumir el proyecto si era viable desde un punto de vista técnico y ambiental, pero alega falta de viabilidad económica para propiciar la clausura de la planta, coincidiendo con el cierre del carbón.

“Endesa no acepta la viabilidad económica, no entra dentro de sus planes una transición energética con biocombustibles, si no que apuesta por el achatarramiento”, explica el representante sindical. “Endesa se ha enrocado en el no, el MITECO no tiene competencias en industria y la Xunta, hasta ahora a favor de la solución transitoria de los biocombustibles, se pronunciará en la reunión del jueves”, concluye.

No sólo en la comarca de As Pontes, en Galicia, “la situación es cada vez más dramática”, en este sentido, “no puede permitir que se caigan más empresas”, reprocha Prieto.

TRANSPORTISTAS DEL CARBÓN

El conflicto con los transportistas del carbón se ha resuelto con el compromiso de Endesa de “priorizar a estos transportistas cuando haya necesidad de carga”, un servicio que, sin carbón, ni biocombustibles a la vista, no parece que se vaya a demandar.

El colectivo del transporte de la zona bloqueó durante semanas los accesos a la central térmica con sus camiones impidiendo además la entrada y salida de los trabajadores de Endesa a la central de ciclo combinado

Los representantes de los trabajadores confían en que a partir del jueves, con la reunión previa, al encuentro del comité de seguimiento “se empiecen a aclarar las cosas”. Por lo pronto, lo que cada vez se vislumbra con mayor precisión es el final de la central de As Pontes, que dejaba al consistorio un 30% de sus ingresos vía impuestos, si contar los indirectos derivados de la actividad comercial de la zona sostenida por la planta.

La incertidumbre y la desolación se abren paso de nuevo en la España vaciada.


- Publicidad -