jueves, 13 mayo 2021 19:34

Las tres líneas rojas de Caixabank en la negociación del ERE con los sindicatos

Caixabank ha cerrado el borrador para iniciar las negociaciones con los sindicatos acerca de su futura restructuración de plantilla, tras la fusión con Bankia. Un primer boceto del que pocas cosas se cambiarán próximamente y que se articula en torno a tres ejes primordiales: el tamaño, dado que se convertirá en el mayor ajuste de empleo de la historia del sector bancario español. La alta velocidad de ejecución, puesto que podría estar resuelto antes de verano. Y, por último, una circunscripción muy centrada en la red (y las nóminas) de la antigua entidad pública.

La entidad catalana y los sindicatos deberán cerrar en las próximas semanas el mayor acuerdo, en número de salidas y cierre de oficinas, en la historia del sector bancario español. En un primer momento, se ha hablado de que el ERE en la nueva Caixabank incluirá entre 7.000 y 8.000 salidas. Aunque el primer esquema de la directiva del banco podría ser más ambicioso. Así, los analistas de Bloomberg apuntan a que “la posición de capital de la entidad combinada podría permitir una reestructuración provisiones más agresivas de lo planeado inicialmente”. Así, la cifra final podría superar las 10.000 salidas

Aunque todavía no hay una cantidad oficial para la negociación, de lo que no hay duda es que será el mayor ejecutado nunca. De hecho, incluso con las cifras menos ambiciosas se supera el número de despidos que ya se hicieron en el banco nacionalizado años atrás. Así, la creación de Bankia supuso la salida récord de 4.800 trabajadores. Más tarde se superaría esa cifra. En concreto, en 2013, cuando el Estado intervino la entidad inyectó más de 22.000 millones de euros para su saneamiento que, a su vez, incluía la salida de hasta 7.000 empleados.

BANKIA SUMA LOS TRES MAYORES ERES DE LA HISTORIA DE LA BANCA ESPAÑOLA

Las negociaciones finalmente incluyeron otros factores como las recolocaciones o la venta de algunas de las filiales, como la que mantenía la entidad en Miami, lo que terminó por reducir el número hasta los 5.000 trabajadores. Los dos ajustes marcaron el récord en el sector español. Pero, como dice el refrán, no hay dos sin tres. Así, la futura cifra que ejecute Caixabank supondrá un nuevo récord que, de nuevo, recaerá principalmente sobre Bankia.

De hecho, la posibilidad de que la mayor parte del ajuste recaiga sobre la red y la plantilla del banco nacionalizado es otro de los ejes del borrador que tiene la directiva de la firma catalana. Una de las razones principales es que la plantilla del banco catalán está más ajustada que el de Bankia, dado que en 2019 ya ejecutó otro ERE para ello. En concreto, la firma ofreció más de 2.000 salidas pactadas que redujo considerablemente el número de trabajadores mayores de 59, mientras que en el banco nacionalizado esa cifra es mucho más grande. En cálculos de los sindicatos la diferencia es de pocos más de 200, en Caixabank, frente a los casi 1.000 de la antigua caja madrileña.

Otra de las razones principales es que muchas de las sucursales de Bankia no tienen algunos de los servicios que ofrece Caixabank y viceversa. De hecho, la propia entidad explicó a sus nuevos clientes a través de una carta reciente que “durante un tiempo tendremos que adaptar las operativas de las dos entidades y podría suceder que determinada operativa no estuviera habilitada en otra oficina”. Asimismo, también en el apartado tanto de la rotulación es más fácil cerrar una sucursal de la antigua caja madrileña que de la catalana.

MADRID, CATALUÑA Y VALENCIA SERÁN LOS EPICENTROS DE LOS RECORTES

Lo anterior, a su vez, explica la intención de la entidad de hacer desaparecer la marca Bankia de todas las oficinas en un tiempo récord. De hecho, apenas se ha dado un plazo de nueve semanas para ejecutar los cambios de rotulación interior y exterior de toda la red de oficinas de la antigua Caja Madrid, entre otras muchas cajas, así como la personalización de la imagen de los cajeros.

La idea de centrar el recorte básicamente en la red y la plantilla de Bankia señala que el epicentro del mazazo podría darse en Madrid, Cataluña, Valencia y Baleares, dado que son las regiones en las que más yuxtapuestas mantienen ambas firmas sus sucursales. Así, en el caso de la capital del país la presencia de ambas marcas es muy abundante, de tal manera, que entre ambas suman más de 1.000 oficinas. Una cifra enorme que obligará a una reducción drástica y donde Bankia supera las 600 sucursales.

Barcelona es otra región con una gran duplicidad territorial, dado que Bankia mantiene abiertas unas 113 sucursales que directamente chocan con las más de 680 de Caixabank. En Valencia y Alicante ocurre algo similar, ya que la primera suma en ambas regiones 340 frente a las 304 de la segunda. Por último, en Baleares las dos entidades conservan 145 y 156 establecimientos, respectivamente.


- Publicidad -