martes, 18 mayo 2021 23:17

Los Amodio emulan a Carlos Slim: al rescate de miles de puestos de trabajo

La plantilla de FCC, a cierre de 2020, estaba compuesta por cerca de 60.000 personas. OHL, por su parte, se acerca a los 26.000 puestos de trabajo. Al frente de ambas compañías, como máximos accionistas, están Carlos Slim y los hermanos Luis y Mauricio Amodio, respectivamente. El aterrizaje de esta particular armada mexicana se produjo en momentos en los que se puede decir aquello de que ambas firmas no pasaban por su mejor momento.

Fue en diciembre de 2014 cuando el mexicano Carlos Slim puso el pie en FCC para salvarla de la quiebra. La deuda financiera se había desorbitado: casi 5.000 millones de euros. Y la plantilla estaba compuesta por unos 55.000 empleados. Por tanto, y desde entonces, la plantilla ha aumentado en unos 5.000 puestos de trabajo.

Los hermanos Luis y Mauricio Amodio entraron en el capital de OHL en el pasado mes de mayo. En 2019, la plantilla estaba compuesta por 18.882 personas. Un año después, ese número se ha incrementado hasta 19.902 personas. Ahora, su siguiente paso es el de intentar mantener los puestos de trabajo en otra empresa española que está en la cuerda floja.

Los Amodio se han asociado con los accionistas minoritarios y la hongkonesa EPI para tratar de salvar a Abengoa. Juntos han creado la plataforma AbengoaShares para presentar una oferta por Abenewco1, la filial que tiene la mayor parte de los activos. Su propuesta, en euros, son 200 millones en financiación, y otros 50 millones en avales. De salir adelante, para lo que han solicitado el apoyo de la SEPI, se salvarían los más de 10.000 puestos de trabajo de la compañía. Porque su compromiso pasa por mantener todas las unidades de la compañía, la sede en Sevilla, y todos los empleos.

SLIM, LOS AMODIO Y MÁS MEXICANOS

Carlos Slim y los hermanos Amodio no son los únicos mexicanos que han invertido en España. Hay que tener en cuenta que, según los datos de inversión extranjera publicados por la Secretaría de Estado de Comercio, México es el cuarto país del mundo que más dinero pone en España. Hablamos de más de un centenar de empresas que han generado 30.000 puestos de trabajo.

En concreto, y en 2019 (últimos datos disponibles), dicha inversión mexicana fue de 789 millones de euros. Es decir, que se trata del primer inversor latinoamericano. Sólo por delante de México se situaron Reino Unido (3.125 millones), Estados Unidos (2.029 millones) y Francia (859 millones).

Aunque Carlos Slim ha puesto sus picas principalmente en el sector inmobiliario, no es su única apuesta. El magnate mexicano controla el 76,6% de FCC y el 73,3% de Realia. Con el 64%, es el máximo accionista del equipo de fútbol de segunda división Real Oviedo. Y cuenta con participaciones en Prisa (4,3%), Metrovacesa (más del 5%) y Quabit (3%). En total, un conglomerado valorado en unos 4.000 millones de euros.

Si Carlos Slim aterrizó en FCC cuando la deuda rondaba los 5.000 millones de euros, el intento de asalto de los Amodio a Abengoa, que está en concurso de acreedores, tiene ciertos paralelismos. La deuda, en su caso, es de 6.000 millones de euros. El interés de los hermanos mexicanos se centra, sobre todo, en las concesiones en el sector del agua, en general, y en la construcción de desaladoras, en particular.

Cuando Carlos Slim llegó a FCC, pagó por la acción 9,75 euros. Fueron 650 millones de euros por el 25,6% del total de los títulos. En enero de 2016, pagó un precio de 6,6 a 6,9 euros por un paquete de acciones del 1,1%. Siguieron otros movimientos, el último de los cuales fue la cancelación de la deuda que Esther Koplowitz, por 834,4 millones de euros.


- Publicidad -