domingo, 9 mayo 2021 19:31

Bodegas Emilio Moro analiza al consumidor para incrementar las ventas

Antes de la llegada de la pandemia, las estimaciones en Bodegas Emilio Moro hablaban de un crecimiento a finales de 2020 de entre el 15% y el 20%. Muchas empresas relacionadas, sobre todo, con el canal horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías), han acabado el año en números rojos. Sin embargo, esta bodega ha logrado salvarlo. José Moro, su presidente, pone cifras: “Hemos crecido un 3% en Emilio Moro, y un 2% en Cepa 21”.

Que finalmente las cifras hayan sido positivas, pese al escenario adverso, se ha basado en diferentes circunstancias. “El consumidor ha tenido más tiempo, y más dinero, al no poder salir. Tener accesibilidad al producto ha sido clave”, resalta José Moro. Su política se ha basado en escuchar al consumidor, analizar sus hábitos de consumo, y apostar por nuevas políticas como el canal digital, que ha crecido por encima del 150%.

“Apostamos por dar mejor servicio al cliente. Hemos tratado de fortalecer todas nuestras áreas desde el punto de vista la digitalización, con procesos más ágiles, y hemos incorporado personas con un bagaje profesional más profundo”, índice el presidente de Bodegas Emilio Moro. Así, cuentan con dos nuevos directores de desarrollo de negocio “para conseguir que 2021 sea un gran año desde el punto de vista económico”.

En su apuesta digital, destaca la incorporación de la tecnología CRM para controlar la gestión de la distribución, por ejemplo. También se han desarrollado proyectos digitales relacionados con la altitud, con las condiciones climatológicas, con el agua… “Quien tiene la información tiene el poder”, remarca José Moro.

Respecto a 2020, considera que “ha sido un año para no olvidar. Hay que tomar las cosas con valentía para salir adelante”. Y añade: “En términos de negocio, el balance es sumamente positivo, a pesar de la situación y de todas las restricciones. El cierre y los horarios del canal horeca nos afectó mucho”. Las ventas en las grandes y en las pequeñas superficies han sido clave para recuperar ese otro terreno perdido.

CRECIMIENTO EN BODEGAS EMILIO MORO

La clave de este balance positivo ha estado, para el presidente de Bodegas Emilio Moro, en llevar el vino al consumidor allí donde quería que se lo llevasen: bien, a casa; bien, al supermercado más cercano.

“En 2020 fuimos valientes y decidimos estar con nuestra gente, por lo que descartamos aplicar un ERTE”, afirma José Moro. Respecto a 2021, “hemos empezado con fuerza”, aunque reconoce que los meses de enero y febrero fueron “algo flojos”, aunque marzo ha mantenido una buena línea de actuación “y ha regularizado nuestros números”. En general, “somos más optimistas que el año pasado”.

El año de la pandemia lo califica José Moro como “de un profundo aprendizaje”. Así, por ejemplo, considera que “el producto, cuanto más atomizado, mejor. No sólo desde el punto de vista de territorio, sino de la forma de venta”.

Las exportaciones de vino, a nivel general, han tenido una bajada del 20%. Bodegas Emilio Moro no ha sido ajena a esta tendencia. “Incrementar la venta online en otros países es nuestro objetivo”, indica José Moro. Y no sólo a través de su propia tienda, también en market places, por ejemplo. Hay que tener en cuenta que, en mercados como el asiático, la venta de vino online representa el 16% del total. Y, en Estados Unidos, es del 5%. Mercados en expansión en los que Bodegas Emilio Moro quiere tener mayor presencia.

“Hay gente que quiere una botella en casa en media hora. Otros, que proceda de la propia bodega. Y quien utiliza a Glovo. Hay muchas clases de consumidores por lo que tenemos que estar presentes en esas formas de venta”, anticipa José Moro. Y concluye: “Cuantas más dificultades, más ganas de luchar”.


- Publicidad -