domingo, 11 abril 2021 0:33

FCC y OHL superan los plazos previstos de pago a proveedores

FCC acabó el año 2020 con un periodo medio de pago a proveedores de 104 días. OHL, por su parte, situó dicho periodo en 80 días. Según la ley, los plazos de pago abarcan desde los 60 días, en el ámbito privado, hasta los 30 días, para las empresas públicas. Ambas compañías han ampliado dicho periodo durante el año de la pandemia, ya que en 2019 era de 101 días en FCC, y 78 días, en OHL.

Este último hecho, el que se haya ampliado ligeramente el periodo medio de pago a los proveedores, también ha sucedido en Ferrovial (de 39 a 41 días), Sacyr (de 26 a 32 días) y Acciona (de 43 a 45 días). Estas tres si han logrado situarse por debajo de los 60 días que marca la ley en el ámbito privado. ACS se sitúa justo en ese límite de los 60 días. Además, es la única entre las seis grandes constructoras que ha logrado bajar, de 62 días en 2019, a los ya citados 60 días. Si se hace la media de estas seis compañías, el periodo medio de pago a proveedores se situaría en 60,3 días.

Si se echa la vista atrás, las grandes constructoras han ido rebajando el periodo medio de pago a sus proveedores. La ‘tijera’ ha sido relevante. Por ejemplo, en el año 2014, el plazo medio de pago era de 536 días en Ferrovial, 425 días en Acciona, 337 días en Sacyr, 195 en FCC, 188 en ACS y 184 en OHL.

PAGOS PENDIENTES EN FCC Y OHL

El sector de la Construcción e Inmobiliario es el que presenta una mayor demora en la liquidación de sus facturas. Según la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, sus plazos medios de pago se situaron en 270 días en el primer semestre de 2020. Por lo que respecta a las seis grandes constructoras (ACS, Acciona, FCC, Ferrovial, Sacyr y OHL) la cantidad de pago pendiente a sus proveedores fue de 1.550 millones a finales de 2020. Un año antes, esa cifra fue superior: 1.665,5 millones.

Es ACS, entre otras razones por su tamaño, la que encabeza el ranking de pagos pendientes a los proveedores. En concreto, y a finales de 2020, 1.372,5 millones de euros. Un año antes, esa cifra era de 1.555,5 millones de euros.

Tras ACS, es OHL la que tiene una mayor cantidad pendiente de pago. En su caso, es de 81,3 millones de euros. Se trata de unos números muy similares a los de un año antes: 80,3 millones. A continuación, Sacyr, con 66 millones de euros (8,2 millones en 2019); Ferrovial, con 21,5 millones (19,3 millones un año antes); Acciona, con 8 millones (1,6 millones en 2019); y, por último, FCC, con 445.895 euros (446.476 euros un año antes).

Si exceptuamos a ACS, la cantidad pendiente de pago del resto de constructoras es de 177,5 millones de euros. Habría que multiplicar por más de ocho esta cantidad para llegar a las cifras adeudadas por ACS.

CANTIDADES PAGADAS

Durante 2020, las cantidades que pagaron las grandes constructoras a sus proveedores fueron las siguientes: ACS, 2.836,3 millones de euros; Sacyr, 879 millones; Ferrovial, 685,4 millones; OHL, 417,4 millones; Acciona, 87,2 millones; y FCC, 1,4 millones. En total, 4.906,7 millones. Un año antes, esas cifras alcanzaron los 5.329,2 millones.

Conviene recordar que, en 2020, la justicia condenó por morosidad a Cobra, la filial que ACS acaba de vender. En concreto, lo hizo por aplicar una serie de cláusulas que consideraba abusivas. Por ejemplo, el juez consideró ilegales los términos aplicados sobre los plazos de pago, que iba desde 90 a 180 días. Por encima de los plazos que indica la ley, como ya ha quedado reseñado.

También consideró ilegales que el plazo de pago empezara a correr desde la fecha la factura, que los plazos de pago y vencimiento se limitaran a los días 10 y 15 de cada mes, y que los vencimientos de agosto pasaran de manera automática a septiembre. La sentencia decía que no debería volver a utilizar estas cláusulas en los contratos. De hacerlo, podrían considerarse nulos.


- Publicidad -