viernes, 17 septiembre 2021 9:13

La promotora catalana del Santander carga contra la limitación de precios del alquiler

La Compañía Española de Viviendas en Alquiler (CEVASA) ha cargado duramente contra la Ley catalana que busca limitar el precio de los arrendamientos en la región. Así, la firma especializada tanto en dicho sector como en la promoción de viviendas, que controla el Banco Santander con casi un 25% de su capital, que realiza su mayor actividad en Cataluña considera que la normativa es «de dudosa constitucionalidad» y la augura un «corto» recorrido, tras el recurso presentado en su contra.

El ataque frontal del gobierno catalán al mercado del alquiler se ejecutó en dos fases. La primera se efectuó en 2019, tras la promulgación del Decreto Ley 17/2019, de 23 de diciembre, de medidas urgentes apuntaba a la publicación de índices de referencia de los precios de alquiler en los anuncios de alquiler de viviendas. Un primer paso que para CEVASA ya suponía «una contención en los precios». La segunda se concluyó en el mes de septiembre del año pasado cuando el Parlament aprobó la Ley 11/2020 que hacía efectiva la limitación del precio de los alquileres en Cataluña.

Una medida que, si bien desde CEVASA se explica que la repercusión sobre su negocio ha sido «escasa en términos cuantitativos», dado que está más centrada en las viviendas de protección oficial, no ha ahorrado esfuerzos en atacar a la misma. Así, la firma la califica en sus cuentas anuales como una norma de «dudosa constitucionalidad» y vaticina que «el recorrido de esta Ley que probablemente será corto». Un pronóstico que se basa en la sentencia del Tribunal Constitucional del 28 de enero de 2021 que tumbó el primer decreto aprobado en 2019.

CEVASA CULPA A LOS POLÍTICOS Y ADVIERTE DE UNA CAÍDA DE LA OFERTA

Pero las críticas van más allá. Así, la compañía recalca con mucha dureza que la decisión adoptada dista mucho de ser la mejor solución para el problema. De hecho, CEVASA advierte de que «intervenir de forma tan drástica en el mercado» lo único que provoca «es inseguridad, falta de confianza y reducción de la actividad y la oferta». Un mal, la de la caída en el stock de pisos para el arrendamiento, que está detrás (para la compañía y raíz de los estudios presentados por distintos académicos) del fracaso de los intentos continuados en Europa acerca de la limitación de precios.

Además, la promotora controlada por el Banco Santander pone en el foco directamente a los propios políticos de izquierdas. En concreto, CEVASA señala que la aparición de tales decretos y otros cambios importantes legislativos son «en gran parte consecuencia de la presión de algunos partidos políticos». De hecho, la principal impulsora de la medida fue la consellera de Justicia de ERC, Ester Capella, y salió adelante gracias a los votos principalmente de los diputados de los comunes y la CUP junto a ERC, principalmente.

Por último, la firma inmobiliaria explica otras fallas de la Ley. En concreto, considera que «prima los pisos de poca superficie y castiga a los de mayor superficie». Además, cree que los criterios «no son claros» y que en algunos casos los pisos periféricos «valen lo mismo» que pisos más cotizados». Y, a su vez, advierte de nuevo sobre una caída de la oferta (incrementado los problemas de acceso), dado que: «La posibilidad de aumentar un 5% el precio de referencia por metro cuadrado de superficie útil y que se puedan sumar los gastos generales del inmueble y los tributos sitúa el precio final en algunos casos por encima del precio de tarifa«.

BANCO SANTANDER TUVO QUE AVALAR A LA COMPAÑÍA

La relación de Banco Santander con la promotora va más allá de su alta representación en el capital social de la misma. De hecho, la firma cántabra es su principal prestamista y avalista, un papel que en el difícil contexto que supuso el 2020 para el sector fue vital para CEVASA. Así, la firma mantiene un préstamo corporativo con la entidad cántabra por más de 2,8 millones de euros cuyo vencimiento es en diciembre de 2022. Además, el banco prestó dos avales urbanísticos a la Sociedad por un conjunto de 517.000 euros a cierre del ejercicio 2020, que le han supuesto unos gastos por comisiones de 6.000 euros.

Por otro lado, la filial del grupo dedicada al alquiler mantenía contratado con el Santander un instrumento de cobertura de tipo de interés, con fecha de vencimiento de junio de 2026, para uno de los préstamos con los que mantiene con otras entidades. El importe cubierto a 31 de diciembre de 2020 es de 6,42 millones de euros y su valoración supone la pérdida de algo menos de 500.000 euros.

Pese a la importancia creciente de la entidad cántabra, los propietarios de CEVASA sigue siendo la familia Vaqué Boix, que es una de las más acaudalas tanto de España como de Cataluña, su lugar de origen. De hecho, el linaje aparece en el puesto 342 de las mayores fortunas del país. Así, las hermanas, Eulalia y Maria, son la segunda y cuarta máxima accionistas de esta, respectivamente. Por detrás aparecen otros nombres como los de Bernat, Gemma, Albert y Alexandre.


- Publicidad -