miércoles, 17 agosto 2022 13:34

Los viajes del Imserso enfrentan a empresas y Gobierno: ¿qué se oculta?

La pelota está en el tejado del Gobierno. La previsible vuelta del Imserso a partir de septiembre ya no depende solo, ni de la importancia que otorgue el Ministerio de Industria y Turismo al impacto de este programa de viajes en la continuidad del sector turístico tras el verano, ni de la agilidad que implemente en los trámites que requiere su puesta en marcha.

Sólo quedan cinco meses por delante en los que se resolverá a favor o en contra de las UTEs aspirantes a su adjudicación -Turismo Social, Mundiplan y Logitravel (Traveltino Senior)- el pulso que mantienen con el Ejecutivo. Las empresas turísticas aguardan preparadas: “por parte del sector hotelero no hay problemas”, explican fuentes conocedoras de la situación a MERCA2. El regreso de los viajes de mayores y su tabla de salvación para la industria turística, está ya sólo en manos del Gobierno.

El Imserso siempre se ha utilizado en los meses valle, con la ocupación hotelera reducida, que los mayores cubrían permitiendo mantener la actividad tanto en empresas de transporte, como de alojamiento y restauración, y permitiendo además reducir el cierre de establecimientos en la llamada temporada baja.

La ministra de Turismo, Reyes Maroto, afirmaba hace tan sólo unos días que su departamento ya trabaja para acelerar la reactivación de la movilidad de los más mayores y confía en que en octubre se pueda reanudar el programa de viajes del Imserso.

“Aunque nunca es tarde, porque el sector está preparado, si la idea es comercializar estos viajes en septiembre, el Gobierno debería darse prisa” ya que en los próximos cinco meses habría que aprobar los nuevos pliegos, celebrar el concurso y dar tiempo a los adjudicatarios para organizar la temporada, explican expertos del sector.

Todo ello sin garantizar el 100% de las vacunas realizadas y, por lo tanto, contando con el miedo a viajar de las personas mayores”, aseguran las mismas fuentes. 

El Ministerio de Turismo ya debería estar trabajando en el plan, hacerlo con garantías de seguridad y firmar acuerdos con las empresas aspirantes: Turismo Social, Mundiplan y Logitravel, sin confirmar un plazo, que surgirá en cuanto esté aprobado. 

“La población mayor no solo ha sido la población de más riesgo sino que en estos momentos es la que necesita quizá más cariño y más estímulo a la hora de poder viajar. Son los primeros que se están vacunando y por lo tanto se dan las condiciones de seguridad para que nuestros mayores empiecen a viajar”, explicó la ministra.

Desde el Gobierno se trabaja con ese calendario de fechas aunque se tiene que volver a convocar el contrato puesto que tuvo que ser rescindido como consecuencia de la pandemia. “Estamos trabajando ya en los pliegos incorporando algunas de las reclamaciones que el sector turístico ha hecho llegar durante estos meses de trabajo y esperamos llegar a tiempo”, indicó.

Pero las aspiraciones de llegar a tiempo no son suficientes. Las empresas del sector representadas en las UTEs que gestionan los viajes, Avoris y Viajes Halcón (Turismo Social); Iberia, Alsa y IAG7 Viajes (Mundiplan) y Traveltino Senior (antes Logitravel), demandan soluciones que hagan efectiva la reanudación del Imserso el próximo otoño.

FACTOR TIEMPO EN CONTRA

Tras más de un año desde que se suspendiese el programa anterior a causa de la pandemia, aún se sigue trabajando en el replanteamiento de los pliegos. A falta de concretar y saldar todavía las cuentas pendientes de las indemnizaciones por parte del Ministerio de Turismo a las empresas adjudicatarias tras la anulación del programa el 11 de marzo de 2020, el concurso para 2021 no ha pasado todavía del plano de las buenas intenciones.

Si a un proceso de convocatoria de concurso en el que sólo el tiempo de tramitación generalmente supera los cinco meses, le sumamos la también previsible presentación de impugnaciones propia de la negociación, como en años anteriores, la cuestión de los plazos adquiere una nueva dimensión.

El tiempo juega también un papel determinante en lo relativo al ritmo de vacunación que cerraba el mes de marzo sin completar el proceso en la población mayor de 80 años. En abril ha comenzado la inmunización de la franja de edad, con representación mayoritaria en el Imserso entre 65 y 75 años, pero de forma desigual según la Comunidad Autónoma.

De forma que, a la falta de celeridad por parte de la Administración pública encargada reactivar el programa de viajes, habría que sumar la lenta evolución de la vacunación en España, como los dos factores en los que, por el contrario, se debería estar trabajando a contrarreloj.

Pero, todavía “estamos a tiempo” de avanzar en ambos sentidos, según los expertos. Eso sí, siempre y cuando se reaccione de forma inmediata.


- Publicidad -