martes, 13 abril 2021 4:39

Abanca redobla su asalto a las pymes madrileñas tras años de fuerte crecimiento

Abanca ha dado un paso más en su apuesta por la economía de la capital de España. Así, la entidad que preside Juan Carlos Escotet confirmó este pasado lunes, en un comunicado remitido a la CNMV, que ha llegado a un acuerdo para adquirir la red española del grupo Novo Banco. Una operación que reforzará, según explica la propia firma gallega, dos frentes estratégicos estrechamente vinculados. En primer lugar, su presencia geográfica en Madrid. En segundo lugar, su negocio tanto en el ámbito de banca personal como de crédito a empresas.

Madrid se ha consolidado como el centro financiero de referencia en España. La atracción de empresas, y su capacidad para promover la creación de otras tantas, ha convertido a la región en un valor seguro para que las entidades bancarias batallen duramente por la cuota de mercado, especialmente, en el segmento pymes. En este contexto se explica una de las grandes claves en la adquisición de Novo Banco por parte de Abanca, ya que le ofrece más munición a la firma gallega para incrementar en los próximos años su ya notable crecimiento en dicha área.

Así, la entidad gallega ha incrementado los créditos concedidos a pymes en un 32,6% desde el 2018 al pasar de 5.200 a 6.900 millones de euros, según los datos aportados en sus cuentas consolidadas. De hecho, Abanca señala que la financiación a pymes y autónomos “es el pilar del crecimiento del crédito” y que su crecimiento a lo largo del 2020 le permitió crecer hasta en 30 puntos básicos en cuota de mercado con empresas. Aunque la firma quiere todavía consolidarse más en el sector ‘micro’, gracias a la firma con Novo Banco, para “convertirse” en el banco de referencia de dicho segmento.

ABANCA REFUERZA SU ESTRATEGIA POR LAS PYMES MADRILEÑAS

Pero la apuesta va todavía más lejos. Así, la mejoría en las cifras logradas en el segmento pyme por Escotet y su equipo ha tenido como baluarte principal a Madrid. En concreto, Abanca ha logrado duplicar su cartera de créditos para las pequeñas y medianas empresas en la capital del país. Así, las cuentas ofrecidas por la firma señalan que ha pasado de un saldo de préstamos de unos 870 millones a finales, con los que arrancó en 2018, a cerrar el año pasado con una cifra de 1.600 millones de euros.

Un crecimiento que se sitúa muy por encima al registrado en otras zonas incluida Galicia, su región de referencia. Además, el incremento en Madrid ha sido más grande tanto en porcentaje como en volumen. De hecho, en la comarca gallega Abanca pasó de unos 3.000 millones a superar ligeramente los 3.500 millones, lo que representa un aumento del 16,5%. Con ello, el peso de las pymes madrileñas en el balance de la entidad siguen recortando la distancia frente a las gallegas.

Y, se espera, que pueda recortarse aun más en el futuro. Así, la entidad explicaba en su comunicado a la CNMV que “la operación [de adquisición de Novo Banco] robustece el posicionamiento de Abanca en España, muy especialmente en Madrid; y en segmentos de negocio que son estratégicos para la entidad”. Aunque tendrá efectos notablemente visibles, a su vez, en otros puntos críticos donde el banco no ha tenido un crecimiento tan fulgurante pese a los intentos como en banca privada y en el crédito a grandes empresas.

LA BANCA PARA PARTICULARES, EL OTRO GRAN PILAR FUTURO PARA ESCOTET

Aunque para ello, deberá redoblar esfuerzos en los dos frentes que tiene más abiertos. En primer lugar, en el área del crédito a grandes empresas ha ido perdiendo mucha cuota de mercado en España. De hecho, el volumen total con el que cerró 2020 es prácticamente el mismo al que mantenía a 31 de diciembre de 2017. Y, paradójicamente, donde peor la ha ido ha sido en Madrid al reducir su saldo con fuerza. En concreto, cerró el 2020 con cerca de 1.800 millones bajo este concepto pese a que años antes había llegado a superar los 2.300 millones.

En el caso del segmento de banca personal y privada el añadido que le aportará la adquisición de Novo Banco tiene un debe importante: reestructurar el equipo de trabajo. Así, la firma contaba con una cartera bastante atractiva de patrimonio bajo gestión, con un volumen cercano a los 2.200 millones, según los datos publicados a cierre de 2019, pero la salida continuada de muchos banqueros importantes en la estructura de la unidad le ha causado la pérdida de algunos clientes claves.

La capacidad para rearmar el equipo será clave para sacar partido a una de las carteras más atractivas en este segmento que había en el mercado. Pero será sin duda su apuesta por el negocio en empresas el que pueda hacer más que rentable la apuesta de Novo Banco. No solo por su posición en Madrid, sino porque la entidad adquirida contaba con un modelo de negocio para pymes y grandes empresas muy especializado en los negocios transfronterizos ibéricos. Un nicho en el que Abanca es una referencia en España.   


- Publicidad -