domingo, 18 abril 2021 2:33

Mi Cartera Santander alcanza los 2.200 millones en patrimonio

Santander Asset Management creó, a finales de 2019, Mi Cartera Santander, un nuevo servicio de gestión discrecional de carteras que permitía acceder a una gestión activa y a gran diversidad de activos financieros, además de beneficiarse de las ventajas fiscales que ofrecen los fondos de inversión. Este tipo de producto de inversión, en el que los clientes delegan la gestión de su patrimonio en manos de un equipo de profesionales expertos, ha cobrado auge, sobre todo con la reciente volatilidad sufrida por los mercados por la pandemia.

En estos momentos, año y medio más tarde, ha disparado su patrimonio en tiempo récord hasta alcanzar los 2.200 millones de euros gestionados y 61.000 carteras de inversión comercializadas. Esta gama invierte exclusivamente en fondos del banco, va dirigida a minoristas y clientes de banca privada de Banco Santander y está disponible a partir de una aportación inicial de 5.000 euros.

Estas carteras están gestionadas por Santander Asset Management, gestora de fondos del banco integrada en la división de Wealth Management & Insurance que dirige Víctor Matarranz. Mi Cartera Santander nació con cinco perfiles para invertir en los mejores fondos Santander, con diferentes pesos y niveles de riesgo que determinan el nivel de exposición máxima a renta variable, high yield y divisa.

La más conservadora es Mi Cartera Santander Conservadora, que ofrece una cartera defensiva, con un tope del 20% en renta variable, que busca una gestión eficiente con la optimización de la rentabilidad-riesgo.

El siguiente escalón en nivel de riesgo, también para inversores prudentes, es Mi Cartera Santander Moderada, cuyo objetivo es obtener la composición adecuada en cada momento del ciclo económico para una cartera de perfil moderado (se mueve en una horquilla de entre el 10% y el 40% en renta variable y el resto en renta fija), con sesgo hacia el crecimiento de capital.

Mi Cartera Santander Equilibrada es una cartera de perfil de inversión equilibrado con mayor flexibilidad y amplitud de banda en los diferentes activos (entre un 20% y un 60% de renta variable y resto en deuda).

Por su parte, Santander Dinámica persigue obtener la composición óptima para un perfil dinámico con tolerancia a asumir riesgo (del 30% al 80% en renta variable). Y, por último, Mi Cartera Santander Agresiva está dirigida a inversores con más tolerancia al riesgo y sesgo a la construcción de capital en el largo plazo con mayor flexibilidad y amplitud de la horquilla en los diferentes activos (del 40% al 100% en renta variable).

Esta gama de fondos está gestionada por el equipo de Global Multi Asset Solutions (GMAS) de Santander AM España, formado por 13 profesionales altamente cualificados y con amplia experiencia. El equipo, liderado por Cristina Rodríguez Iza, se creó hace un año con el propósito de definir un único proceso de asignación de activos para la gestora. Además, se encarga de la selección tanto de la inversión directa de Renta Fija y Renta Variable como de Fondos de Terceros y de la construcción de carteras de todos los fondos y planes de pensiones individuales mixtos en España.

Víctor Matarranz, responsable de Wealth Management & Insurance de Banco Santander.

Las ventajas de la gestión de carteras son varias. Entre ellas que las inversiones son gestionadas por profesionales con amplios conocimientos de los mercados, así como que hay una optimización de la rentabilidad-riesgo en función del perfil inversor. Además, permite tener acceso a un amplio universo de activos de inversión y doble diversificación, tanto por la inversión en fondos como por la composición de la cartera gestionada, lo que supone control y gestión del riesgo. Otro valor añadido de este servicio es que los clientes reciben información integrada y detallada de la cartera con carácter mensual y también la pueden consultar en cualquier momento a través de la banca electrónica. A ello hay que añadir que este producto tiene una fiscalidad favorable para personas físicas residentes en España, ya que toda la operativa se hace vía traspaso.

Según los últimos datos facilitados por Inverco, la gestión discrecional de carteras elevó su patrimonio un 7,5% durante el año 2020, hasta alcanzar los 86.000 millones de euros. Esto supone que la gestión discrecional creció solo en el último trimestre del año un 6%. De este porcentaje el 95% correspondería a minoristas (unos 82.000 millones).


- Publicidad -