lunes, 5 diciembre 2022 12:53

Los fondos europeos: cubrir la transformación pero no la necesidad

Los fondos europeos Next Generation cuentan con un montante total de 750.000 millones de euros, de los que 140.000 millones se destinarán a España mediante proyectos para la modernización del país. Su finalidad es únicamente para la transformación, a través de energías limpias, el medioambiente y la digitalización. Sin embargo, España «va tarde» en este aspecto.

El montante es muy bien recibido por casi todos los actores, como patronales y políticos. Las empresas, por su parte, están esperando aún al Gobierno para presentar sus proyectos. La automoción, uno de los principales impulsores de la industria española y tan golpeada por la deslocalización, será uno de los principales sectores beneficiados.

Francisco Riberas, presidente ejecutivo de Gestamp, ha asegurado que estos fondos «son una oportunidad de acelerar la transformación». «La innovación es necesaria para que la industria en general y la de la automoción en particular, por su capacidad transformadora y tractora,
proporcione un ecosistema económico de calidad y generador de empleo», ha afirmado en el reciente foro de Anfac, la patronal del sector. Seat, con su nuevo modelo de electrificación, espera aún la adjudicación de estos fondos europeos para poner en marcha sus nuevos planes, consistentes en la movilidad eléctrica.

Sin embargo, las necesidades a corto plazo son otras y necesitan medidas urgentes para paliar la grave situación del tejido productivo español. Así lo ha destacado Antonio Pedraza, presidente de la comisión financiera del Consejo General de Economistas, a preguntas de MERCA2.

LOS FONDOS NO DINAMIZARÁN LA ECONOMÍA A CORTO PLAZO

«No se nos tiene que escapar que las necesidades agónicas son otras, como la recapitalización de empresas, que ya no es que les falte liquidez -suplida por los ICOS-, sino que les falta capital», ha destacado Pedraza. El economista recuerda que el 97% de las empresas son pequeñas y tanto ellas como los autónomos están «en riesgo de desaparecer«.

Por otro lado, ha destacado que los fondos europeos servirán para la «modernización del país«, pero no se puede ocultar la falta de solvencia del tejido empresarial, derivado principalmente por la preocupante cifra de paro real en España, unos seis millones de desempleados. Al respecto, ha sumado a los autónomos en cese de actividad -la mitad de los 3,2 millones-, junto a los empleados inmersos en ERTEs y el 16% del paro registrado. De hecho, espera que los ERTE se prorrogarán al menos tres meses más en España; mientras que en Alemania esta misma media ya está programada hasta el próximo 31 de diciembre.

Las necesidades del país son «otras a corto plazo«, ha insistido el directivo del CGE. Para paliar la situación, se están estudiando distintas fórmulas para la recapitalización empresarial, como la quita de deuda, a la que define como «una solución compleja», ya que resta competitividad a la banca española frente al resto y conlleva un incremento del déficit al Gobierno. Para el economista, la solución debe ser con «crédito participativo y participación en el capital de las compañías«, como están haciendo Alemania y Francia.

El economista considera que España «va tarde» en estos proyectos, mientras que puntualiza que los fondos no suplen las necesidades cortoplacistas, sino que «van muy bien» para la modernización. Además de la mitad de los autónomos, 2,2 millones de empresas están riesgo de cese. La primera y segunda olas de la pandemia se hicieron frente mediante el Instituto de Crédito Oficial, para calmar la falta de liquidez, pero ahora «necesitan capital». Además, ha recordado que los concursos de acreedores se disparan, mientras que los ERTE obligarán al Estado a registrar un mayor déficit y deuda.

A LA ESPERA DE LA APROBACIÓN DEFINITIVA

A su juicio, los fondos europeos eran parte de los análisis del Banco de España, que llegó a calcular su impacto en la economía española. Sin embargo, se están descartando en estudios más recientes debido a la incertidumbre. En este sentido, no se contemplan los fondos hasta que no sean ratificados por todos los países miembros, tampoco se evalúa el impacto dada la experiencia de España en no cubrir todos los fondos europeos en años anteriores, como ocurrió en 2014-2020, en los que sólo se accedió al 30% del total.

De hecho, «el efecto de los fondos europeos en los análisis apenas aparece en estos momentos debido a la incertidumbre generada por la aprobación de los proyectos presentados», ha destacado. «Ya no se está teniendo en cuenta por los analistas de cara al ‘plus’ que va a tener en el crecimiento del PIB», ha indicado. «El aprovechamiento de estos nuevos fondos depende en gran medida de si los proyectos encajan con las condiciones de Bruselas», ha recordado. De esta forma, habrá que esperar «qué proyectos se van a plantear y cuáles tienen visos de aprobarse en Europa».

En este sentido, ha recordado que el Banco de España ha reducido previsiones al 6% en el 2021, cuando los Presupuestos Generales del Estado (PGE) presentan una fuerte desviación al estar basados en un crecimiento del 9,8%. De hecho, las previsiones que maneja el Colegio General de Economistas son inferiores a las del Banco de España, ya que estiman un aumento del PIB del 5,7%, con un primer trimestre negativo y el segundo a expensas de la reactivación del turismo. La subida del tercer trimestre «dependerá de una recuperación de este sector», ha considerado Pedraza. «Lo deseable -añade- es recuperar al menos el 30% del turismo respecto a las cifras de 2019», cuando se registraban récords históricos.

La banca tiene mucho que decir en estos fondos europeos. Las mayores entidades financieras negocian las comisiones para canalizar estas ingentes cantidades. Las negociaciones apuntan a una comisión del 2%, en un escenario de tipos de interés en mínimos históricos.

LA BANCA NEGOCIA LA CANALIZACIÓN

«Los bancos pueden contribuir con su capilaridad y cercanía al cliente, anticipando fondos y cofinanciando e impulsando proyectos en ámbitos en los que tienen conocimiento y experiencia», ha explicado el portavoz de la Asociación Española de la Banca, José Luis Martínez Campuzano, a MERCA2. A su juicio, estos fondos europeos «son un paso significativo en la construcción» del Viejo Continente y «un mecanismo de estabilización y desarrollo económico».

Campuzano, al contrario que Pedraza, los «fondos ofrecen margen a España para responder a la crisis y modernizar el tejido productivo».

PARA LA PATRONAL, «NO SE VA A DEJAR A NADIE ATRÁS»

Estos fondos son «muy positivos«, según ha asegurado la principal patronal catalana, Foment del Treball. «Es la primera vez que Europa muestra una solidaridad de esta magnitud», han destacado. Además, es la primera vez que la Unión Europea se va a endeudar por una cantidad de 750.000 millones. «No se va a dejar a nadie atrás», han señalado. De esta forma, la transformación liderará la economía española para aumentar la competitividad.

Los fondos «no son para la supervivencia» de la economía, como sí sería la ayuda de los 11.000 millones de euros del Gobierno de Pedro Sánchez. «Necesitamos digitalizar y tener una nueva economía», ha considerado. La patronal conoce numerosos proyectos que se presentarán como posibles candidatos a estos fondos, pero no ha desvelado ningún detalle al respecto.

Para la patronal, ha destacado que habrá planes específicos para las pymes. De hecho, un 40% de la participación será de este tipo de empresas, según la declaración del Ministerio de Industria.


- Publicidad -