jueves, 5 agosto 2021 0:24

Entrevista de trabajo: las preguntas que no tienes por qué responder

Una entrevista de trabajo podría ser un momento de nerviosismo, incertidumbre, y todo un sin fin de sentimientos por parte del entrevistado. Pero en tiempos de crisis, todo eso parece haber pasado a un segundo plano dada la necesidad de empleo que tienen algunas personas afectadas por la pandemia. Además, ha propiciado que ahora la modalidad habitual sea telemática, lo que puede tener sus ventajas y desventajas frente a la presencial.

En estas entrevistas laborales, el personal de recursos humanos encargado de realizar la entrevista suele preguntar sobre todo tipo de temas. Desde algunas para tratar de evaluar tus conocimientos en la materia, otras muy extrañas, hasta otras sobre tu personalidad, e incluso algunos pueden ir algo más allá y preguntar datos íntimos…

Todo lo que debes saber sobre las preguntas de tu entrevista de trabajo

Preguntas de la entrevista de trabajo que no tienes que contestar si no quieres

En una entrevista de trabajo se pueden preguntar todo tipo de cosas, algunas de ellas no tienes obligación de responder. Evidentemente, no todas las entrevistas son tan invasivas, pero puede que a lo largo de tu vida te puedas topar con algunas en las que te hagan cuestiones muy cuestionables, valga la redundancia.

Responder o no a este tipo de preguntas es elección personal y no debería excluirte del puesto, aunque todo dependerá de la actitud del entrevistador. De hecho, la entrevista de trabajo no debería de introducirse en el ámbito personal o íntimo, tan solo en lo profesional, formación, experiencia o habilidades del entrevistado.

Sin embargo, en ocasiones, se podrían introducir preguntas comprometidas que van más allá de la curiosidad profesional, haciendo que algunos las contesten y toleren. Pero deberías saber que algunas de ellas pueden considerarse incluso ilegales.

Las cuestiones críticas

Algunas de las preguntas que no tienes por qué contestar son:

  • ¿Qué edad tienes? Podría decantar la balanza a tu favor o en contra, ya sea por criterios de experiencia, cargas familiares, o salud.
  • Sobre cuestiones personales o sentimental: ¿Tienes pareja? ¿Sales? ¿Bebes? ¿Fumas? ¿Tienes hijos? ¿Piensas tenerlos? ¿Tienes amigos?… e incluso de índole sexual. Todo eso es tu vida privada, tu intimidad, y aunque algunas puedan ser prácticas para cuestiones laborales (como las relacionadas con los vicios), no tienes obligación de responderlas.
  • Fe, etnia o género: es totalmente ilegal preguntar sobre la religión, tu raza o género. Si eres un profesional cualificado, nada de eso interferirá.
  • Situación financiera: tampoco debes contestar preguntas sobre tu economía en una entrevista de trabajo.
  • Problemas legales: puede que también te pregunten sobre problemas con la justicia, algo que puede afectar a la confianza del reclutador sobre ti.
  • Salud: otros también pueden preguntar sobre tu salud, si has sufrido operaciones, tienes algún tipo de enfermedad, antecedentes familiares, etc. Esto se debe a la obsesión de algunos por evitar supuestas bajas, y es un tema muy controvertido.
  • Política: otro tema que se debe evitar por todos los medios en una entrevista de trabajo.


- Publicidad -