jueves, 21 octubre 2021 14:47

La sierra madrileña seduce a los urbanitas con casas más grandes y asequibles

La serranía del norte de Madrid se sitúa como la zona por excelencia de segundas residencias, con unos precios de compra-venta que continúan subiendo cerca del 20%, mientras que la oferta en el arrendamiento es muy escasa, pero asequible.

Pese a los continuos cierres perimetrales, y el recién anunciado cierre de pistas de esquí en Navacerrada, la sierra madrileña goza de un gran atractivo por sus espectaculares vistas que la salvan del olvido, a diferencia de lo que ocurre con muchos pueblos de la conocida como España vacía. También la nieve y las diferentes rutas entre montañas se sitúan como motores económicos en esta zona.  

Por otro lado, la pandemia del covid-19 ha modificado las necesidades de muchas familias, y cada vez son más los que se interesan por la vida en la naturaleza, lejos del ruido mundano y los atascos. El teletrabajo y la necesidad de contar con casas más amplias y espacios exteriores, hacen del norte de Madrid un enclave perfecto.

En la mayoría de estos pueblos se puede oír el mugir de las vacas y los perros del pastor ladrando, y este encanto es el que está permitiendo que algunos de estos municipios sean escogidos por familias y jóvenes expulsados de Madrid capital.

MUNICIPIOS DE LA SERRANÍA AL ALZA

Aunque cada pueblo tiene su encanto, los madrileños se siguen decantando por los municipios que, o bien son populares porque se pueden practicar deportes de invierno o senderismo, o bien por aquellas localidades que tengan una mejor comunicación con la capital. Aunque también existen algunas excepciones.  

Entre los incrementos de precios de compraventa más acentuados, destaca el registrado en Guadalix de la Sierra, que en términos interanuales ha repuntado un 18,1% hasta los 1.516 euros/m2. Durante el pasado año su precio creció mes a mes, salvo en los meses de marzo y abril.

En Guadalix se está produciendo un boom inmobiliario, y atrae a muchos turistas los fines de semana, cuenta con una amplia variedad de restaurantes y es el punto de encuentro de senderistas y gente joven. Lo mismo ocurre en San Agustín de Guadalix, cuyo precio medio alcanza los 1.969 euros/m2, y acumula una variación interanual del 3,5%.

De hecho, los alcaldes de varias localidades de la zona han remitido al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, una carta pidiendo refuerzos de la Guardia Civil y del Seprona para controlar la afluencia masiva de visitantes a estos municipios durante el Puente de San José y la Semana Santa.  

Son muchas las poblaciones de la sierra norte que sufren colapsos los fines de semana y festivos, tanto en los núcleos urbanos, en zonas de aparcamiento, vías pecuarias y caminos. Una situación que puede agravar la delicada situación sanitaria actual.

Otro de los pueblos que sigue aumentando su precio de venta en viviendas es Becerril de la Sierra. Continúa en su senda alcista de precios, que se sitúa en los 1.687 euros/m2, tras un incremento interanual del 16,2%.

Junto a Becerril, Navacerrada es otro de los destinos elegidos por quienes quieren disfrutar de la nieve y senderos. De hecho, su precio se encuentra en la misma franja: 1.681 euros/m2, lo que se traduce en un alza del 3,9% frente a un año antes.

Por otro lado, cabe destacar a Miraflores de la Sierra, que atrae a decenas de turistas los fines de semana, y también a aquellos urbanitas que quieren vivir en plena naturaleza. Su precio se encuentra en los 1.455 euros/m2, con un crecimiento interanual del 4,3%. En cuanto a la pequeña localidad de El Molar, se sitúa también en este nivel de precios, 1.474 euros/m2, tras un incremento interanual del 3%.

Por último, la estación de cercanías sitúa a Cercedilla como una de las poblaciones más accesibles para aquellos que no quieren coger el coche y buscan acceso directo a la capital Así, ha registrado una variación interanual del 6,8% y su precio se alcanza los 1.463 euros/m2.

MASIFICACIÓN DE TURISTAS

En la serranía madrileña ha sentado como un jarro de agua fría la decisión de cerrar la estación de esquí de Navacerrada, y temen que esta zona pueda perder fuerza como destino de turismo de invierno, una de sus principales fuentes de ingresos.

El Gobierno decidió no renovar la concesión ante la masificación de gente en la zona, y todos estaban expectantes ante la maniobra por parte de Puerto de Navacerrada, la concesionaria que gestiona las instalaciones. Finalmente, ha confirmado el cierre definitivo y la “pérdida de cientos de puestos de trabajo”.

La concesionaria explica que se verá obligada a desaparecer por una decisión “política” y “arbitraria”, y considera que carece de fundamentos ambientales y sociales. Además, insiste en que el cierre no solucionará los problemas del puerto ni de su entorno.

Puerto de Navacerrada recuerda al Ministerio de Transición Ecológica, que es quien ha rechazado continuar con la actividad como gestor del Parque Nacional de Guadarrama, que el puerto “sigue vivo gracias a su estación, que constituye un centro de actividad económica, deportiva y de turismo sostenible tanto para Navacerrada como para el resto de municipios de la Sierra Norte y de Segovia”.

Según los gestores de las pistas, los problemas de tráfico no se deben a la estación, sino al elevado tráfico en la carretera que une Madrid con Segovia y a la existencia de un paso de peatones muy frecuentado. E insiste en que el esquí no genera la masificación de visitantes, ya que solo abren entre 70 y 90 días al año, y su aforo medio es de 500 esquiadores que no salen de las pistas.


- Publicidad -