martes, 13 abril 2021 8:39

La promotora inmobiliaria Premier elevó sus ingresos un 13,3% en 2020, hasta 128 millones

La promotora de vivienda residencial participada al 100% por el grupo Bassac (Les Noveaux Constructeurs) –compañía cotizada francesa con una amplia presencia en Europa–, obtuvo unos ingresos de 128 millones de euros en 2020, un 13,3% más que un año antes.

La firma inmobiliaria ha explicado que la innovación y la tecnología le permitieron dar un fuerte impulso a su estrategia de venta online, con el cierre de 500 viviendas entregadas en 2020, un 4% más que en el ejercicio precedente.

El Ebitda de Premier España se situó en 19 millones de euros, un 21% menos en comparación con el año anterior, debido a la entrega masiva de vivienda protegida en 2020, que genera menos rentabilidad porque el precio está limitado.

Dentro de la estrategia de consolidación y posicionamiento de la promotora en España, la compañía cerró 2020 realizando su primera inscripción en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) a través de un programa de pagarés, con un saldo vivo máximo de 50 millones de euros.

La compañía ha asegurado que esta operación le permitirá diversificar las fuentes de financiación y le abrirá nuevas oportunidades de negocio en el mercado residencial de Madrid y Barcelona, provincias en las que opera.

Para 2021, la promotora ha incrementado sus objetivos de entrega de viviendas en España, hasta 760 activos, lo que espera que derive en un volumen de negocio de 203 millones de euros, un 58% más en comparación con 2020.

El 94% de estas viviendas residenciales ya están vendidas, por lo que la promotora ha confirmado que se encuentra ante un buen escenario para garantizar un cierre positivo de ejercicio.

Por su parte, el beneficio neto del Grupo Bassac fue de 100 millones de euros, un 14% más con respecto al ejercicio anterior. Además, la compañía francesa cerró el ejercicio 2020 con unos ingresos de 986 millones euros, lo que supone un incremento del 4% en comparación con el año 2019.

A 31 de diciembre de 2019, la firma tenía una deuda neta de 89 millones de euros y al cierre del ejercicio 2020 se había reducido casi en un 100%, hasta colocarse en un importe de 2 millones de euros.

Los fondos propios de la compañía crecieron hasta los 573 millones de euros y la cartera de suelo se elevó un 3%, lo que le proporciona “tranquilidad y confianza” para los próximos años.


- Publicidad -