martes, 7 febrero 2023 0:25

McDonald’s: recuerdos privados de una de sus primeras empleadas

Habían pasado pocos días desde el intento fallido del golpe de Estado del 23-F de 1981 cuando McDonald’s abría su primer establecimiento en España. Un espacio de 620 metros cuadrados distribuidos en dos plantas. Fue en Madrid, un 9 de marzo de 1981, en la Gran Vía madrileña. Por aquel entonces, y tras el susto golpista, Leopoldo Calvo-Sotelo ya había sido investido presidente del Gobierno.

La inestabilidad política fue santo y seña de esa época. Felipe González ganó las elecciones de 1982. Y, económicamente, la situación era bastante compleja. De hecho, el salario mínimo se situaba ligeramente por encima de las 25.000 pesetas, y había casi dos millones de parados.

Una barra de pan costaba 12 pesetas; un kilo de garbanzos, 65 pesetas; una lata de foie-gras, 28 pesetas; una lata de sardinas de 330 gramos, 42 pesetas; dos litros de zumo, 125 pesetas; Y un vino Rioja, 61 pesetas. ¿Y qué precios puso McDonald’s?

La hamburguesa normal costaba 75 pesetas; la Cheeseburguer (es decir, si se le añadía queso), 80 pesetas; el Big Mac, 140 pesetas; las patatas fritas tamaño normal, 50 pesetas, y las grandes, 65; los batidos, 80 pesetas; el filete de pescado, 125 pesetas; y, el pastel de manzana, 55 pesetas. Un café, té o chocolate, 40 pesetas; una cerveza, 45 pesetas; un vaso de leche, 30 pesetas; y un jugo de naranja (así llamaban al zumo), 55 pesetas.

“Recuerdo que un día un señor se acercó al mostrador de pedidos y me pidió un helado de soda. Después de dar varias vueltas, entendí lo que quería: ¡un Sundae! Pero claro, la gente no conocía nuestros productos y era normal que se equivocasen”, recuerda Epifanía Muñoz, que entró como personal de equipo en 1981, el mismo día de la inauguración. Esa crema de helado, como se rotulaba en el mostrador, con chocolate caliente, caramelo caliente, o fresa, costaba 70 pesetas.

FORMACIÓN EN MCDONALD’S

Ese primer restaurante de McDonald’s se ha transformado en más de 535 restaurantes cuarenta años después. Y la plantilla inicial, integrada por poco más de 20 personas, se ha multiplicado hasta superar las 21.000 personas.

Una de las señas de identidad desde sus orígenes de McDonald’s fue la apuesta por la flexibilidad horaria. Sin olvidar las posibilidades de crecimiento y el desarrollo profesional en la compañía. Claro ejemplo de esto es que tres de los empleados que, en 1981, trabajaban en ese primer restaurante todavía hoy siguen formando parte de la compañía. Otro pilar importante fue la formación continua. No sólo en España, también allende los mares.

McDonaldss Epifania Munoz Merca2.es
Epifanía Muñoz en su época de trabajadora de McDonald’s

“De aquella época recuerdo sobre todo lo bien que nos trataba la compañía. Nos daba muchísima formación, no sólo en Madrid, sino por todo el mundo”, recuerda Epifanía Muñoz que hoy es gerente del restaurante El Juncal, en Alcobendas. Y añade: “Para mí, una chica que acababa prácticamente de llegar a Madrid desde Córdoba, y que no había salido nunca de España, aquello era impresionante. Recuerdo la primera vez que salí de España. Fue gracias a McDonald’s, y fue para asistir a un curso de formación en Chicago”.

Esa plantilla del primer restaurante de McDonald’s en España tenía una media de edad muy joven. La horquilla estaba entre los 22 y los 25 años. ¿Y cuál fue la caja que se hizo en ese primer día? El dato, como se suele decir, haberlo, haylo. Pero encontrarlo llevaría tiempo. Sería como encontrar una aguja en un pajar. Entre otras razones, porque por aquel entonces, la contabilidad no se registraba en ordenadores. Dicho de otra manera, se hacía a mano.

EL PRODUCTO MÁS VENDIDO

El primer eslogan con el que se publicitó la multinacional estadounidense fue “Nos vemos en McDonald’s”. En ese primer día en España, el producto más vendido fue el Big Mac. Como ya se ha dicho, costaba 140 pesetas. Hoy, la oferta de producto se ha ampliado y diversificado, así como los servicios que presta.

Ese fue el motivo para que, ese primer local, de la calle Gran Vía 52, cerrara sus puertas y se trasladase al número 55 de la misma calle. En concreto, se pasaba de 620 metros cuadrados a 774 metros cuadrados distribuidos en tres plantas. Y ofrece quioscos de pedido, McCafé, McDelivery y wifi gratuito. Eso sí, sigue siendo gestionado por la propia compañía. Hay que tener en cuenta que el 90% de los restaurantes de McDonald’s en España son franquicias.

Desde sus orígenes, la apuesta por los ingredientes locales ha estado presente en la enseña.  En la actualidad, más del 70% de los ingredientes que McDonald’s España utiliza en sus cocinas procede de proveedores locales o con sede en nuestro país.

“Estas cuatro décadas de historia se caracterizan por la colaboración, confianza mutua y trabajo en equipo de los tres pilares sobre los que se asienta el sistema: empleados, proveedores, y nuestros socios, los franquiciados”, afirma Luis Quintiliano, director general de McDonald’s España. Y concluye: “Nuestro compromiso ha sido, es y seguirá siendo, ofrecerles esos buenos momentos que caracterizan a la marca, con la calidad, la seguridad y la asequibilidad de siempre”.


- Publicidad -