martes, 25 junio 2024

Henkel reducirá a la mitad los plásticos vírgenes en Wipp Express y Tenn

Henkel vende detergentes para unos 25.000 millones de lavados anuales. Marcas como Dixan, o Wipp Express forman parte de su cartera de productos. Pero también están Licor del Polo, Tenn, La Toja, Somat, Magno o Loctite. En resumen, productos presentados en envases de plástico. “Queremos reducir en un 50% la cantidad de plásticos vírgenes de origen fósil en los productos de consumo”, afirma Elisenda Ballester, directora de Comunicación Corporativa de Henkel Ibérica.

No es el único aspecto que Henkel tiene previsto desarrollar de cara al 2025. Así, todo el packaging será reciclable o reutilizable en un 100% para dicha fecha. También pretende evitar que los residuos terminen en el medio ambiente dando soporte a las iniciativas de recolección y reciclaje de residuos. “E invirtiendo en soluciones y tecnologías innovadoras para promover el reciclaje en circuito cerrado”, añade Elisenda Ballester.

Otro de los objetivos de Henkel es promocionar información específica sobre el reciclaje a más de 2.000 millones de consumidores al año. “Al hacer que el packaging existente sea más fácil de reciclar, y que contenga más y más material reciclado, ayudaremos a mantener los materiales en la cadena de valor durante más tiempo”, indica su directora de Comunicación Corporativa.

HENKEL Y EL CALENTAMIENTO DEL PLANETA

Contribuir activamente a la protección del clima, progresar hacia una economía circular y apostar por el progreso social son los tres pilares sobre los que Henkel basa su estrategia de sostenibilidad integral. La meta no es otra que ser tres veces más eficiente en todas las actividades del negocio (adhesive technologies, beauty care y laundry & home care) en 2030.

“Entre estas medidas se encuentran también acciones y objetivos concretos para proteger el clima y el calentamiento global, apostando por las energías renovables y reduciendo nuestro consumo energético y nuestras emisiones”, indica Elisenda Ballester. La meta es ser una empresa 100% positiva para el clima en 2040. Dicho de otra manera, una década antes de lo establecido por el Acuerdo de París.

Para lograrlo, Henkel se ha puesto manos a la obra en sus centros de producción. “Reduciremos nuestra huella de carbono un 65% para 2025”, concreta la directiva. Otro punto a desarrollar será cubrir el 100% de su demanda de electricidad con energía renovable. O sustituir los combustibles fósiles restantes con alternativas neutras para el clima, como el biogás o el gas generado por conversión.

“Cuando logremos cubrir ese 100%, también suministraremos a terceros cualquier energía excedente neutra en carbono que no utilicemos en nuestra producción”, matiza Elisenda Ballester.

MILLONES DE HOGARES

Los productos de Henkel como Dixan o Licor del Polo se utilizan cada día en millones de hogares e industrias. La mayor parte de la huella de carbono de los productos se genera durante su uso. “Tras haber ayudado a nuestros clientes y consumidores a ahorrar más de 55 millones de toneladas entre 2016 y 2020, queremos alcanzar el objetivo de 100 millones de toneladas para 2025”, pronostica Elisenda Ballester.

Por lo que respecta a otras materias, Henkel utilizaba un 28% menos de agua por tonelada de producto en comparación con 2010. Su deseo es que ese porcentaje llegue al 35% en 2025. Asimismo, y para 2020, el objetivo era reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 30%: ha reducido dichas emisiones en un 44%.


- Publicidad -