viernes, 27 mayo 2022 21:29

Ayuso abandera la lucha económica: socialismo, libertad y ‘free covid’

Socialismo o libertad”. La líder del Partido Popular en la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha dejado claro cuál será su mantra para la próxima campaña electoral: la economía y las medias aplicadas en la hostelería. Una bandera llamativa, efectista y que le puede dar grandes resultados.

Tras el tsumani político de este 10 de marzo, primero con la moción de censura en la Región de Murcia; y después con la convocatoria de elecciones en la Comunidad de Madrid, llega el momento de Ayuso. La presidenta de los madrileños ha abonado el terreno durante la pandemia. Su posición a favor de mayores libertades, sobre todo para la hostelería, ha sido un debate nacional. Una estrategia que los populares madrileños pensaban agitar en las próximas elecciones. Y éstas han llegado.

A principios de mayo los madrileños están llamados a las urnas. Eso, siempre que no haya problemas legales con respecto a las mociones de censura presentadas este miércoles en la Asamblea de Madrid. Si todo sigue su curso, el debate se centrará en la economía. “Socialismo o libertad”. Ayuso ha dejado claro que quieren usurpar su puesto y, una vez en manos de los socialistas, llegarán las medidas restrictivas que hundirán la economía madrileña.

Los populares madrileños no quieren nada fuera de ese debate. No les interesa. Gambetearán los asuntos sanitarios; incluso, no entrarán en polémicas ideológicas sobre educación o materia social. Ayuso expondrá que la Comunidad de Madrid, con los datos en la mano, ha llevado a cabo una estrategia acertada en materia de restricción de la movilidad.

Esgrimirá que en otras comunidades donde han sido más restrictivos no hay mucha diferencia a nivel de contagios. Sobre todo en relación al volumen de población que supone Madrid, las conexiones aéreas, su punto como intercambiador económico y de negocios… una batería de argumentos amparada en números -algunos serán más válidos que otros- que Ayuso tiene en mente desde hace meses.

¿Y TANTO AFECTA LA ECONOMÍA?

El peso de la hostelería en la economía madrileña es importante, igual que en el conjunto de la contabilidad nacional. Pero sobre todo tiene la capacidad de visibilizar problemas. Tanto en las carnes de los propios empresarios del sector, como de los clientes y usuarios de estos servicios. Un bar cerrado es sufrimiento para ambas partes, y eso no pasa con otras patas del tejido industrial.

En la estrategia política muchos predicen los movimientos. Los rumores que sitúan a la ministra de Defensa Margarita Robles como candidata a la Comunidad de Madrid por parte del PSOE aseguran que evitará la escorrentía de votantes hacia otras alternativas por su perfil más centrado. Pero estas elecciones no parecen ir de eso.

Serán las primeras elecciones, al margen de Cataluña donde corren otros aires y motivos, donde se vote con el estómago revuelto por el covid. Serán las elecciones del estómago. De los bares cerrados, de la lucha contra quienes querían restringir la movilidad. Del «salvemos la Navidad»… «Socialismo o libertad».

¿Y LA VERDAD?

Tras estas batallas dialécticas y tácticas políticas queda el Madrid de Fitur, ese que quiere enfrentarse al reto de organizar la mayor feria del turismo en España. Queda el Madrid con miles de negocios cerrados. Un Madrid que se había alzado como locomotora de la economía española, pero que el covid había frenado.

Nunca los bares habían atraído tanto la atención. Y sin embargo, en las próximas elecciones a la Comunidad de Madrid serán piezas fundamentales del discurso político. Haber evitado su cierre será el arma de unos en materia sanitaria, y la excusa de otros para haber ejecutado ciertas acciones.


- Publicidad -