lunes, 12 abril 2021 9:35

La galería Marlborough lleva a Barcelona a Bacon y el psiconálisis con su última exposición

El célebre espacio artístico madrileño lleva su última exposición a Barcelona este viernes 12 de marzo, en la que une al consagrado pintor irlandés con el también artista Lucian Freud, nieto de Sigmund Freud, considerado el padre del psicoanálisis. Con el apropiado título ‘La condición humana’, la directora de la galería Marlborough en Madrid Belén Herrera Otino comisaría esta exposición que une las obras de dos artistas relacionados por las subversivas temáticas que trataron además de por su amistad, tras conocerse en París. Tras haberse expuesto en la capital en enero y febrero, la colección estará disponible en el Carrer d’Enric Granados del 12 de marzo al 24 de abril.

La exposición contará con la obra más exclusiva y valorada de Bacon, la “2nd version of Triptych 1944 (large version)” de cuatro metros de longitud (imagen de portada de este artículo), en la que Bacon expulsa todo el horror interno de su psique con tonalidades sangrientas y figuras monstruosas.

Pero no es solo la expresividad lo que sirve de nexo entre los dos artistas, sino el hecho de que ambos siguieron un camino paralelo al dominante en su época: decidieron explorar la figuración mientras el resto de artistas se sumergía en la abstracción de mediados de siglo XX capitaneada por Estados Unidos.

Especial relación tiene además esta empresa de arte con Bacon, dado que la galería inauguró su sede en Madrid en 1992 con una exposición del irlandés. Precisamente, el pintor falleció en España durante su preparación días antes.

Artistas unidos por “la ausencia de humor y su exploración e introspección en la soledad del ser humano”

“Los cuerpos de Bacon tienen esa animalidad que trasciende de las formas, esa evocación a lo orgánico sobre lo que se ceba desde las necesidades más primarias hasta las pasiones más excelsas”, escribe la directora de la galería en Madrid Herrera Ottino para el catálogo de la exposición. De necesidades primarias entiende la familia Freud, un subconsciente que exploró Sigmund en la ciencia, y más tarde Lucian en el arte.

Triptych August 1972, 1979, Francis Bacon.

Así, junto a las conocidas obras de Bacon se expondrán algunos de los grabados de Lucian Freud, dibujos de rostros que “denotan una fuerte expresividad también influenciado por su contacto con Bacon”, explica la galería en nota de prensa. A diferencia de sus pinturas, los grabados de Freud que se agencia Marlborough no utilizan colores, cosa que no les impide “transmitir el propio malestar que padecen”.

En total, se desplazarán de Madrid al local barcelonés fundado en 2006 diez obras de Bacon, siete de ellas trípticos, y seis retratos de Lucian Freud, obras realizadas entre 2004 y 2007. “¿Qué une a los dos artistas aparte de su amistad y admiración en vida? Me atrevo a decir la ausencia de humor y su exploración e introspección en la soledad del ser humano, su aislamiento”, escribe Herrera Ottino.

“Las obras seleccionadas para esta exposición proporcionan una visión general de la producción gráfica de estos dos artistas y nos muestran los diferentes enfoques que cada uno adoptó frente al grabado”, indican desde la galería.

The New Yorker, 2006, Lucian Freud.

Con esta exposición, Marlborough recuerda sus comienzos en España tras una difíciles meses de pandemia durante los que se anunció el cierre de su icónico local en Nueva York para después recular, producto de una serie de desencuentros entre su consejo de administración y la familia que solía regirla. Toda una telenovela en la que los líderes empresariales trataron de seguir su propio plan mientras Pierre Levai, presidente de la galería neoyorquina desde los 70s, se encontraba incapacitado por coronavirus.


- Publicidad -