domingo, 1 agosto 2021 5:16

La minera Tolsa incrementa el pulso con Madrid por una excavación en El Cañaveral

La compañía especializada en la extracción de minerales como la sepiolita, un material secante que se utiliza para crear mortero para la construcción, se encuentra en plena negociación con el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid por el supuesto cierre de la excavación de Tolsa ubicada en el desarrollo urbanístico conocido como la Nueva Centralidad del Este. Una gran bolsa de suelo sin sectorizar en el límite entre el distrito de San Blas-Canillejas y Coslada.

En un principio, este suelo se reservó para la Villa Olímpica de Madrid y ha experimentado avances a lo largo de los años, pero sin llegar a sectorizarse. Sin embargo, en declaraciones a MERCA2, el delegado del área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, Mariano Fuentes, explica que “durante el año 2020 hemos mantenido varias reuniones con la Comisión Gestora de la nueva Centralidad del Este con objeto de avanzar en la futura sectorización del ámbito, estando actualmente la Comisión trabajando en distintas propuestas que serán valoradas por la Dirección General de Planeamiento Urbanístico”.

Esta sectorización “supondría la transformación de la mina en un gran espacio verde que formará parte del proyecto Bosque Metropolitano “, apunta Fuentes, lo que se traduce en el cierre de la excavación de Tolsa en esta zona, ya que “nuestro objetivo es integrar las Lagunas de Ambroz en el proyecto Bosque Metropolitano”.

Estas lagunas no son más que la filtración de agua que se ha producido en los últimos años en la fosa realizada por Tolsa para extraer la sepiolita. Se trata de una lámina de agua que ha rellenado la fosa desde 2007, cuando la minera decidió paralizar su actividad.

Esta enorme balsa se ha convertido en el hábitat de numerosas especies tras una renaturalización de este humedal, con la llegada de aves y también mamíferos y reptiles que se han adaptado al entorno. Ya en 2018 el Pleno de la Junta de San Blas aprobó por unanimidad el Plan de Protección de las Lagunas de Ambroz.

TOLSA RETOMA SU ACTIVIDAD EN EL CAÑAVERAL

La compañía minera goza de unas cuentas saneadas, con unos beneficios de 5,41 millones de euros en 2019, si bien es cierto que supone un descenso del 55% con respecto a un año antes.

Sus ventas alcanzaron los 87,18 millones de euros, y se posiciona como el mayor fabricante europeo de productos de higiene para mascotas, comercializa una gama de alimentación saludable, una línea de toallitas higiénicas y detergentes especializados para hogares con mascotas. En el ámbito de la jardinería, elabora sustrato universal de turba parda de alta calidad para todo tipo de cultivos.

Tolsa cuenta con 32 minas y 14 fábricas repartidos en 95 países. Y el epicentro de la polémica en la excavación de El Cañaveral es si la compañía cederá ante el Ayuntamiento y cerrará para siempre este yacimiento.

Por otro lado, no hay que olvidar que el retraso en la sectorización de la Nueva Centralidad del Este y el consiguiente cierre de la actividad de Tolsa está afectando a los dueños de las parcelas de esta zona. Se trata de un gran número de pequeños propietarios que han heredado terrenos en este enclave, pero que no cuentan ni con un 5% del total de los más de 5 millones de metros cuadrados que abarcan este desarrollo.

Se sienten desprotegidos ante Tolsa, y critican que la compañía haya vuelto hace apenas dos meses a estas instalaciones para reanudar su actividad. La Junta de Propietarios ha denunciado a la minera en varias ocasiones por los residuos y escombros que han abandonado en la zona, así como por los agujeros que han dejado sin tapar y que han generado las lagunas.

Uno de los propietarios de estas tierras ya ha puesto a la venta su parcela con la esperanza de que se sectorice cuanto antes esta zona. “Sabemos que se acabará sectorizando y se cerrará la excavación de Tolsa. La Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento se están esforzando y las conversaciones van por buen camino”.

En este sentido, los propietarios de estos terrenos creen que se logrará la ‘luz verde’ para esta sectorización, ya que tanto la Comunidad como el Ayuntamiento de Madrid cuentan con una amplia superficie en esta zona, y son parte interesada en que se ejecute este plan para llevar a cabo promociones de vivienda protegida y social.  

Por otro lado, fuentes cercanas a este asunto aseguran que Tolsa está dispuesto a cerrar su excavación si se sectoriza en el corto plazo este desarrollo, que contaría con dos nuevas paradas de metro en la zona y esto perjudica a la actividad de la compañía. Sin embargo, la minera mantiene el pulso ya que, si esta decisión no se toma en pocos meses, la compañía podría ampliar su área de ejecución.  

En este sentido, otra fuente insiste en que, legalmente Tolsa no tendría que cerrar ya que cuenta con toda la documentación y permisos pertinentes. Pero la edificación en la zona afectaría a su actividad.

RESUCITAR LA NUEVA CENTRALIDAD DEL ESTE

Un informe técnico-urbanístico elaborado por la consultora PwC desvela que, después del desarrollo de la mayoría de los ámbitos de la Corona Norte, como Sanchinarro, Las Tablas o Montecarmelo, la mayoría de suelo disponible se localiza en los distritos del Sur y en los Desarrollos del Sureste, donde se agrupará una oferta de más de 100.000 viviendas en los próximos años, siendo más de 47.000 en Valdecarros.

Sin embargo, aunque la Nueva Centralidad del Este no va a competir en extensión ni oferta con el resto de desarrollos, se sitúa como el primer distrito fuera de la M-30 con mayor actividad económica que residencial San Blas – Canillejas.

Además, la sectorización de esta zona y la ampliación del Bosque Metropolitano daría un fuerte empujón a otros desarrollos de la zona, como El Cañaveral, Los Ahijones o Los Berrocales.


- Publicidad -