martes, 13 abril 2021 10:04

El Gobierno sangra a Endesa con un 30% más de impuestos nucleares

En las primeras semanas del año la energía nuclear ha sido la protagonista tapada del sistema energético español. Por un lado, en cuanto a su capacidad de generación, que le ha convertido en una tecnología fundamental para el mix eléctrico, tal y como se pudo comprobar durante el temporal ‘Filomena’. Pero también ha servido como excusa para avivar la guerra entre Endesa y el Gobierno a cuento de los impuestos y tasas que recibe la nuclear, y que la eléctrica sufre como uno de los principales actores del sector.

Y en este último apartado, la compañía dirigida por José Bogas se ha cargado de razones una vez conocidos los resultados anuales de la energética azul correspondientes de 2020. En concreto, Endesa pagó en el concepto de “tasas e impuestos nucleares” un total de 125 millones de euros, un 29% más que el ejercicio anterior, que se situó en 97 M€. A esta cifra se suman las cargas que recibe de generación nuclear que ahora ejecuta el Gobierno catalán.

Lo curioso en esta situación es que la energía nuclear se mantiene como un elemento esencial dentro del mix eléctrico, y así se refleja en las cifras que ofrece Endesa sobre generación. Bien es cierto que las renovables han empezado a tomar un peso mayor dentro de la compañía, pero la energía nuclear sigue mandando.

En 2020 Endesa generó 56.200 GWh, de los que 13.400 GWh pertenecen a la generación renovable en el ámbito peninsular. Por su parte, la nuclear aportó 25.800 GWh, un retroceso de apenas el 1% con respecto al ejercicio anterior. Es decir, se mantiene como la principal tecnología dentro de la generación eléctrica de la empresa. Algo que, lógicamente, preocupa a Endesa y sus máximos responsables.

ENDESA MANTIENE SU COMPROMISO

Bajo este escenario, y realmente obligado por las circunstancias, el CEO de Endesa ha explicado tras la presentación de resultados que su compromiso con la energía nuclear se mantiene, pese a todo. No obstante, las vías de escape son casi nulas, debido a los compromisos que se tienen con la administración pública.

José Bogas ha asegurado que las nucleares deben “moverse” en unos precios de entre 45 y 55 euros por megavatio hora (MWh) para que sean rentables, aunque ha subrayado que el grupo no prevé el cierre de estas centrales y que cumplirá “todo aquello a lo que se comprometió” en el protocolo nuclear pactado entre los propietarios en 2019.

En una rueda de prensa con motivo de la presentación de los resultados de 2020 del grupo, Bogas consideró que esa horquilla de precio entre los 45 y 55 euros sería lo “razonable” para que las nucleares pudieran cubrir costes y tener una rentabilidad. “Más aceptables 55 euros y menos 45 euros”, dijo.

No obstante, subrayó que Endesa cumplirá el protocolo para el cierre de las nucleares, que prevé un calendario para la clausura escalonada de las centrales entre 2027 y 2035. Dentro de esos costes, criticó y mostró su preocupación por los excesivos impuestos que gravan estas centrales, que representan unos costes de 13-14 euros por MWh, y que tienen “un componente que podría hacerlas alegales”.

Bogas subrayó que el compromiso de Endesa con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), la ‘hoja de ruta’ del Gobierno a 2030, “es absoluto al 100%”, por lo que si se dan las circunstancias, se “cumplirá el compromiso de mantener las nucleares hasta el momento que se tengan que cerrar”.


- Publicidad -