La promotora Metrovacesa ha arrancado la temporada de presentación de cuentas anuales del sector del ladrillo correspondientes a 2020, un año marcado por el estallido del coronavirus a nivel mundial. En concreto, le ha supuesto unas pérdidas de 163,5 millones de euros.

Los números rojos se han instalado en los ‘señores del ladrillo’, un hecho que no han podido evitar pese a tomar ciertas decisiones. La inmobiliaria participada mayoritariamente por BBVA y Banco Santander cerró el año con unas pérdidas que multiplican por 36 veces, hasta los 163,5 millones de euros, frente al retroceso de 4,5 millones del año anterior, según los resultados que la compañía ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (Cnmv).

En concreto, la compañía registró durante 2020 unos ingresos de 146,1 millones de euros. De esta cifra, 130,3 millones de euros corresponden a las entregas de viviendas, lo que supone un margen bruto para la compañía del 18% en el desarrollo residencial.

Por su parte, el EBITDA fue de -9 millones de euros, aunque la promotora insiste en que se debe tener en cuenta el impacto del covid-19 en la valoración de la cartera de suelo en el actual contexto de incertidumbre. En este sentido, el deterioro de la última valoración llevada a cabo ha impactado negativamente por importe de 137 millones de euros.

A pesar de estas cifras, la generación de flujo de caja ha sido positiva en el ejercicio
2020 por importe de 27,8 millones de euros, impulsada por la monetización del suelo derivada de las entregas de viviendas y las ventas de suelos.

Por otro lado, el GAV de la compañía alcanza los 2.679 millones de euros, y el NAV por acción se sitúa en 16,48€, con un potencial de revaloración de los títulos de Metrovacesa.

En cuanto a la posición de caja a cierre de año, alcanzó los 334 millones de euros, pero la deuda neta se situó en los 228 millones de euros, con un ratio de apalancamiento del 8,5%.

RETOMA LOS DIVIDENDOS

La promotora insiste en que cuenta con un buen acceso a la financiación y no tiene previstos repagos de deuda significativos para el corto plazo. Todo ello, unido al programa de emisión de pagarés por valor de hasta 100 millones de euros que registró
durante el cuarto trimestre de 2020.

En cuanto al dividendo, tras retirarlo puntualmente por los efectos del covid-19, Metrovacesa anuncia que retomará el dividendo en el segundo trimestre de 2021, contando con el cash flow generado en la suma de los ejercicios 2019 y 2020.

A finales de marzo el Consejo decidirá la cifra definitiva que se propondrá a la Junta
General de Accionistas que, será superior a los 0,26€ por acción que se anunció el pasado mes de octubre. De esta manera, la compañía mantiene su política de distribuir al menos el 80% de la generación de flujos de caja entre sus accionistas.

Por otro lado, la promotora ha continuado avanzando en el programa de recompra de acciones propias. Actualmente lleva invertidos 15,4 millones de euros con la
compra
del 1,67% del capital social de la compañía.

INTERÉS POR EL ‘BUILD TO RENT’

Metrovacesa ha identificado un mayor interés en España de los inversores institucionales por los proyectos ‘Build to Rent‘, lo que le ha hecho mantener su estrategia para este segmento de mercado.

La promotora cuenta actualmente con cinco proyectos en desarrollo ubicados en Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca, que suman un total de 486 unidades. También cuenta con más de 550 unidades adicionales seleccionadas para futuros proyectos de ‘Build to Rent’, cuyas obras de construcción iniciará en 2021, en nuevas ubicaciones como Valencia, Alicante o Sevilla.

“La promotora corrobora el creciente interés de los inversores institucionales por los proyectos de ‘Build to Rent’, más abiertos en los últimos meses a ubicaciones alternativas a Madrid y Barcelona. Metrovacesa mantiene su estrategia para este segmento de mercado con el desarrollo de proyectos llave en mano para inversores especializados en la gestión del alquiler”, asegura la compañía.

AÑO “PROMETEDOR”

Pese a que la firma alcanzó una cifra neta de preventas de 1.037 viviendas, constatando así la recuperación de la demanda y la recuperación de niveles pre-covid, en sus previsiones está que 2021 todavía estará por debajo de las cifras de un año regular, aunque el consejero delegado, José Pérez de Leza, se mostró optimista.

“En la segunda parte del año pasado observamos una recuperación gradual y en enero y febrero de este año hemos registrado unos datos por encima de lo esperado. Hay nubes en el horizonte, tenemos que ver cómo se estabiliza la situación económica, pero los dos primeros meses del año son prometedores”, ha asegurado frente a los analistas Pérez de Leza.