Queda poco para que comience el plazo de presentación de declaración de la Renta, que se extenderá desde el 7 de abril hasta el 30 de junio. Ya poco podemos hacer para ahorrarnos algo, puesto que el ejercicio fiscal por el que vamos a tributar se cerró el pasado 31 de diciembre, pero lo que sí podemos hacer es empezar a tomar decisiones sobre lo que nos conviene más. ¿Tributar en pareja o de forma individual?

Lo primero que tenemos que hacer es asegurarnos de si podemos hacer la declaración de la Renta conjunta. Si resulta que es así, entonces tenemos que analizar en detalle la situación de cada miembro de la pareja para decidir si es mejor una opción u otra, porque no hay una respuesta única válida para todos.

¿Cuándo hacer la declaración individual?

hacer la renta

Que cada miembro del matrimonio tribute por separado implica perder la reducción de 3.400 euros. Sin embargo, se puede conseguir un resultado mejor si cada uno hace la declaración por su cuenta y se da cualquiera de las dos circunstancias que vamos a ver a continuación, o incluso las dos juntas.

Si ambos miembros de la pareja trabajan y sus ingresos por separado superan el mínimo de 5.500 euros, suele ser mucho más rentable tributar por separado. Y lo mismo ocurre cuando se tiene derecho a aplicar deducciones por compra o alquiler de vivienda, algo que es posible si se adquirió la vivienda antes de 2013. Porque en este caso se puede desgravar hasta un 15% de la hipoteca y de los seguros que estén ligados al préstamo. 

Si se hace la Renta en pareja, solo es posible desgravar hasta 1.356 de alquiler e hipoteca, pero si se tributa por separado cada cónyuge puede desgravarse hasta 1.356 euros al año. 

En cuanto a los hijos, si se tienen menores o mayores de edad incapacitados a cargo, es indiferente que la tributación de la pareja sea conjunta o separada, ya que la reducción es la misma. Si se opta por la versión individual, cada uno puede aplicar el 50% de la deducción.