Mercamadrid aumentó su comercialización un 3,6% el pasado ejercicio en comparación con 2019, en gran parte por el confinamiento y los cambios en el consumo que produjo, con la vuelta a las comidas en los hogares, explicó en la última comisión municipal de Hacienda el director general de la empresa mixta, David Chica.

En cuanto al sector de frutas y hortalizas, Chica indicaba que su volumen de comercialización alcanzó los 2,2 millones de toneladas, lo que supone un incremento del 7,4% respecto al ejercicio anterior.

El director general encuadraba estos datos por el peso que ha tenido en ellos el periodo de confinamiento al desplazar el consumo extradoméstico a los hogares, algo que en buena medida sigue produciéndose. “La pandemia ha beneficiado al sector de las frutas y verduras”, resumía Chica, después de subrayar que la actividad de Mercamadrid “no se ha visto afectada”.

En la comisión de Economía y Hacienda, el director general de la empresa mixta también detallaba que en la actualidad la ocupación de las seis naves de frutas es de un cien por cien de operadores.

El volumen de comercialización de Mercamadrid llegó a la comisión de la mano de la concejala de Vox Aránzazu Cabello, que lamentaba que en el Pleno de Cibeles de enero se tumbara la proposición que presentó para acogerse a la disposición de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que habilitaba a Mercasa, como socio del Ayuntamiento en Mercamadrid, a reducir el canon al 50 por ciento entre los operadores de los mercados municipales que registraran una disminución de ingresos.

Los votos de Cs, PP, Más Madrid y PSOE en el Pleno de Cibeles descartaron la proposición de Vox para reducir a la mitad el canon a los operadores de Mercamadrid que hayan sufrido una minoración de sus ingresos por facturación en 2020 porque podría “poner en riesgo” a Mercamadrid.

El concejal delegado de Innovación y Empleo, Ángel Niño (Cs), justificaba que no podían aceptar la moción de Vox porque, de hacerlo, “supondría que Mercamadrid podría entrar en pérdidas en 2021 poniendo en riesgo su viabilidad y funcionamiento”.

Cabello dejó constancia en la comisión de su incredulidad por el rechazo de esta proposición hasta por el PSOE, promotores de esa disposición adicional, y lamentaba de los datos facilitados por Chica que no los desglosara para dar a conocer los de los “operadores pequeñitos”, que son los que están sufriendo pérdidas, como le han trasladado.

“A LOS GRANDES YA LES DEFIENDE USTED”

De los 2,3 millones de toneladas comercializadas en 2020, sólo 300.000 corresponden a Frutas Sánchez. No da datos de operadores pequeñitos porque a los grandes ya los defiende usted muy bien, se ve cuáles son sus preferencias”, acusaba al director general de Mercamadrid.

Aránzazu Cabello cifraba en un 16 por ciento el porcentaje de kilos menos comercializados entre los operadores pequeños, quienes le facilitaron el dato.

David Chica contestó que no podía ofrecer detalles de ventas pormenorizadas porque las empresas no tienen obligación de dárselos a Mercamadrid, que mide su actividad con la declaración de acceso de la mercancía que entrega cada transportista, que puede tener como destino una o varias empresas o que pueden acogerse a venta presencial, en pasillo, a largo plazo, digital… etc.