edp-24-000-me-transicion-energetica

El Grupo EDP ha lanzado dos unidades de negocio para estudiar el potencial y desarrollo de proyectos del hidrógeno verde y los sistemas de almacenamiento de energía, impulsando así su crecimiento en estas tecnologías, informó la compañía.

En concreto, la ‘H2 Business Unit’ (H2BU) será la nueva rama de la energética lusa para el desarrollo de proyectos de hidrógeno verde, mientras que la unidad dedicada al almacenamiento, creada en EDPR NA, tendrá como objetivo alcanzar una capacidad de almacenamiento de 1 gigavatio (GW) en cinco años.

El presidente ejecutivo de EDP, Miguel Stilwell de Andrade, consideró que la creación de estas unidades de negocio “refuerza el liderazgo” del grupo en la transición energética.

EDP señaló que el mercado del hidrógeno verde representa uno de los ejes de crecimiento para el grupo, fruto no solo de los objetivos de descarbonización, sino también de la reducción de costes que se ha producido, y se espera que alcance la competitividad a lo largo de esta década.

De esta manera, con la creación de la nueva unidad de negocio, la energética pretende reforzar la integración del hidrógeno verde en su cartera de forma estratégica y transversal y promover la inversión en energías renovables.

La unidad de negocio estará dirigida por Ana Quelhas, hasta ahora directora de Planificación Energética del Grupo EDP, y centrará sus esfuerzos en desarrollar oportunidades de hidrógeno verde en sectores prometedores como la industria del acero, la química, las refinerías y las cementeras, así como los transportes pesados de larga distancia.

Los mercados prioritarios serán Estados Unidos y Europa. Se aprovecharán la red de energías renovables y los activos existentes, y se complementarán las soluciones de descarbonización que el grupo ofrece a sus clientes.

Por su parte, la unidad de negocio para el desarrollo de tecnologías de almacenamiento de energía, estará asociada a la actividad de EDP Renováveis (EDPR) en Estados Unidos.

La creación de esta unidad materializa el plan que EDP tiene en marcha en Estados Unidos, el cual se denomina ‘Re-charge’ y tiene como objetivo conseguir 1 GW en proyectos de almacenamiento de energía de aquí a 2026.

“La creciente penetración de las energías renovables requiere cada vez más la integración con sistemas de almacenamiento, como las baterías, para proporcionar la flexibilidad necesaria al sistema eléctrico y potenciar así el crecimiento de las energías renovables. Además, la combinación de energías renovables en la generación de electricidad con la electrificación del consumo será la vía más rentable para la descarbonización de la mayor parte de los usos de energía final”, dijo Stilwell.

Igualmente, subrayó que si quiere cumplir con los objetivos de neutralidad de carbono, será necesario utilizar otros vectores energéticos, como el hidrógeno verde, “para dar respuesta a sectores donde la electricidad no es una opción técnicamente viable o económicamente atractiva”.

Tanto en el caso del hidrógeno verde como en el del almacenamiento de energía, el Grupo EDP tiene en marcha varias iniciativas que han servido para adquirir conocimientos y probar el potencial de estas soluciones de energía limpia.

PROYECTOS YA EN MARCHA

En el caso del hidrógeno, cuenta con un proyecto piloto en la central de Ribatejo, una alianza con ‘H2Sines’ y una colaboración con el Ayuntamiento de Alenquer, entre otras entidades.

A nivel internacional, EDP está desarrollando el proyecto Behyond, una colaboración entre Portugal y Noruega para estudiar la viabilidad de la producción de hidrógeno en alta mar, y también participa en la creación de un mercado europeo de hidrógeno con la Alianza Europea de Hidrógeno Limpio.

En el caso del almacenamiento de energía, EDPR inauguró en 2018 una instalación pionera de almacenamiento de energía eólica en baterías en el parque eólico de Cobadin (Rumanía).

Asimismo, en 2019, lanzó un sistema de baterías asociado a un parque solar, también en Rumanía, y anunció además el desarrollo del proyecto solar Sonrisa en el estado de California, correspondiente a un ‘PPA’ de 200 MW y un almacenamiento de energía de 40 megavatios (MW).