El consejo de administración de Banco de Sabadell ha convocado a sus accionistas en junta general ordinaria a las 12.00 horas del próximo viernes 26 de marzo, en Alicante, para someter a votación la ratifificación y nombramiento de César González-Bueno como consejero delegado de la entidad.

Según ha informado Banco Sabadell a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), también llevará al escrutinio de los accionistas el nombramiento de Alicia Reyes Revuelta como consejera independiente, y las reelecciones de Anthony Frank Elliott Ball y de Manuel Valls Morató, ambos también con carácter de independiente.

Asimismo, el orden del día recoge la aprobación de la modificación de los estatutos sociales de Banco de Sabadell con la intención de reflejar un nuevo esquema de gobierno corporativo y la adaptación a la revisión del Código de Buen Gobierno de las sociedades cotizadas de junio de 2020.

Uno de los cambios más relevantes será la modificación de las funciones del presidente, Josep Oliu, y del consejero delegado, que a partir de ese día será González-Bueno en sustitución de Jaime Guardiola.

Oliu dejará de contar con funciones ejecutivas una vez finalice este primer trimestre del año. Según indicó en la rueda de prensa correspondiente a los resultados del ejercicio 2020, fue él mismo quien propuso al consejo que el cambio de modelo se realizara ahora, como consecuencia de la sucesión del CEO.

Además, el establecimiento de este nuevo modelo supone alinearse con las recomendaciones de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), que insta a las entidades a limitar las funciones ejecutivas de la presidencia.

Como es habitual en este tipo de citas, los accionistas también tendrán que dar su visto bueno a la política de remuneraciones de los consejeros, al límite máximo aplicable a la retribución variable, así como a los informes de gestión, las cuentas anuales y el documento del Estado de Información No financiera, entre otros.