pensiones autonomos

A medida que van cumpliendo años, los autónomos empiezan a preocuparse más por cómo mejorar la pensión que van a recibir cuando se jubilen. Porque son conscientes de que la cantidad que les va a quedar no será demasiado alta si no suben sus cotizaciones, y esto podría convertirse en un problema de cara al futuro.

Aunque próximamente se podría instaurar un sistema de cotización basado en los ingresos reales. Por el momento son los propios autónomos quienes eligen voluntariamente su base de cotización en base a los ingresos que creen que van a obtener con su actividad.

Dado que tener un negocio propio no es nada fácil, la mayoría acaban escogiendo cotizar por la base mínima. Esto, que puede ser una buena idea durante los primeros años de actividad a fin de ahorrar costes, puede convertirse en un problema a la hora de jubilarse.

Porque los autónomos que se han pasado toda su vida activa cotizando lo mínimo se encuentran con que, llegado el momento de retirarse del mercado laboral, su pensión de jubilación apenas supera los 700 euros. Cantidad que, a día de hoy, resulta a todas luces insuficiente para poder satisfacer las necesidades básicas de cualquier hogar.

Lo bueno del sistema actual es que, como decíamos antes, el autónomo puede variar su base de cotización cuando lo estime conveniente. Pero cuidado, porque a fin de mejorar la pensión de jubilación hay unos límites. Pasada una determinada edad ya no compensaría hacer el ajuste, hay que hacerlo con tiempo.

como mejorar la pension

Ajustar la base de cotización para mejorar la pensión

Una de las novedades de este año del sistema de pensiones es que ahora para hacer el cálculo de lo que se va a cobrar se tienen en cuenta las cotizaciones de los últimos 24 años, y a partir de 2022 se eleva a los últimos 25 años.

Esto implica que, en 2021, los autónomos que cumplan 42 años deberían plantearse cómo quieren que sea su jubilación. Si aspiran a cobrar una cantidad digna tendrán que pasarse a la base máxima de cotización y continuar así los 24 años siguientes, hasta llegar al momento de dejar su actividad.

Como el año que viene vuelve a subir la cantidad de años que se tienen en cuenta para calcular la pensión, habrá que tomar la decisión antes, a partir de los 41 años.

La Seguridad Social no quiere que los autónomos “compren” su pensión

El profesional siempre puede hacer ajustes en su forma de cotizar, pero la Seguridad Social quiere evitar en la medida de lo posible ciertas actitudes.

Hasta hace un tiempo había profesionales que se pasaban casi toda su vida laboral cotizando por la cuota mínima y cuando se acercaba el momento de la jubilación cambiaban a la cotización máxima, lo que suponía una notable mejora de su pensión.

Para que esto no ocurra, ahora hay un límite. Los mayores de 47 años no pueden cotizar por bases superiores a los 2.052,00 euros mensuales si antes de esa edad no han cotizado por una base igual o superior a esa.

Es decir, que a partir de los 47 años va a resultar muy complicado mejorar la pensión si no se han tomado medidas antes. De ahí que sea aconsejable que, a partir de los 40, el profesional dado de alta en el RETA empiece a pensar seriamente en su futuro y tome decisiones sobre cómo va a afrontar su jubilación.

cotizar para mejorar la pension

El ahorro privado como alternativa a la subida de cotizaciones

Muchos autónomos tienen un especial miedo a subir su cuota de cotización, porque nunca saben cómo va a evolucionar su negocio, y podrían llegar crisis como la actual y hacer imposible el pago de una cantidad elevada en concepto de cotización.

Además, si algo saben los autónomos es que no es nada recomendable tener deudas con la Seguridad Social, ya que estas pueden impedir incluso el acceso al cobro de la pensión de jubilación hasta que no se liquiden.

Por eso, muchos se sienten más seguros cotizando por la base mínima y ahorrando para su futuro a través de productos como los PIAs o los planes de pensiones. Aunque las deducciones fiscales a los planes de ahorro han bajado, para muchos autónomos esta sigue siendo la mejor opción, porque ahorran para el día de mañana y además pueden desgravarse algo de cara al IRPF.

pension autonomo

Las pensiones de los autónomos en el nuevo sistema de cotización

Es previsible que en 2022 ya esté en marcha el sistema de cotización por ingresos reales para los autónomos, aunque todavía no se sabe cuántos podrán acogerse realmente a él.

Lo que sí parece claro es que los ajustes que se van a realizar podrían mejorar la pensión de muchos profesionales dados de alta en el RETA. Sin embargo, esto también implica que van a tener que pagar más cada mes en concepto de cotización.

Se estima que unos 700.000 autónomos verán aumentar su cuota cuándo se implante la cotización basada en ingresos reales. Pero dado que los ingresos de un autónomo no son estables, la cotización dentro de un mismo año podría ser desigual. Por ejemplo, el profesional podría empezar el año pagando la cuota máxima porque las cosas le van bien y acabarlo pagando la cuota mínima por atravesar problemas en su negocio. Esto afectaría de forma notable al cálculo de su pensión en un futuro.

Existe mucha incertidumbre con respecto a las pensiones en el futuro, y todavía más con respecto a las pensiones de jubilación de los autónomos. Por lo tanto, nunca es demasiado pronto para ir pensando en diferentes alternativas y aumentar la base de cotización si es posible o, en su defecto, intentar ahorrar cada año un poco en algún producto privado.

Por mucho que cambie el sistema, la desigualdad entre asalariados y autónomos en materia de pensiones seguirá estando presente. Así que no está de más buscar asesoramiento especializado para ver cuál es la mejor forma de sacarle más partido a los recursos económicos propios para poder vivir una jubilación tranquila.