El sector inmobiliario ha recuperado su ritmo tras el covid-19 y el segmento del alquiler se encuentra al alza, pero eso sí, con rebaja de precios. Este año se convierte en un buen momento para invertir en vivienda, aunque la opción del alquiler continúa ganando adeptos provocado por la incertidumbre económica, la inestabilidad laboral, la incapacidad de ahorro o simplemente porque prefieren retrasar la decisión de compra hasta que mejore la situación en general.

Además, tanto la Comunidad de Madrid como el Ayuntamiento han impulsado diferentes proyectos para ayudar a los inquilinos con el pago de la mensualidad, e incluso existe la posibilidad de financiar la fianza, que a veces es uno de los frenos de jóvenes, separados o mayores que no cuentan con un colchón de ahorros.

Quienes apuestan por el alquiler no deben conformarse con el segmento de inmuebles de segunda mano, ya que el fenómeno del ‘build to rent’ está pisando fuerte en nuestro país y los inquilinos pueden optar a vivienda de obra nueva y negociar directamente con el promotor, sin necesidad de alquilar a un particular.

LOS INVERSORES APUESTAN POR EL ALQUILER

Frente al varapalo del covid-19, el residencial en alquiler se ha mostrado resistente y se ha convertido en el centro de las miradas de los inversores. De hecho, según la consultora Atlas Real Estate Analytics, se prevé que en España se levanten unas 90.180 viviendas destinadas al alquiler hasta 2028, y más del 50% de ellas ubicadas en Madrid.

Sin embargo, estas cifras no pueden satisfacer toda la demanda potencial que existe en nuestro país, por lo que muchos players llaman a la colaboración público-privada para aumentar este parque de viviendas, y reducir así el número de inmuebles vacíos o destinados al alquiler turístico.

Para 2022, las previsiones muestran que se construirán un total de doce proyectos que sumarán 16.229 unidades de ‘build to rent’ al mercado español. 

Por su parte, la Comunidad de Madrid se sitúa como un gran impulsor de esta modalidad, y levantará unas 9.600 unidades para 2022 de la mano de múltiples promotoras.

VALDEBEBAS Y EL CAÑAVERAL

Se trata de dos de los barrios de moda en Madrid, ambos se encuentran en pleno desarrollo, aunque Valdebebas está más adelantado ya que cuenta con una mayor infraestructura. El diseño de sus residenciales y sus precios competitivos atraen a los jóvenes y a quienes apuestan por la vivienda de reposición. Además, en ambos barrios se pueden encontrar numerosos proyectos ‘build to rent’.

En cuanto al precio del suelo en alquiler, Valdebebas, que pertenece al distrito de Hortaleza, soporta un precio más elevado que se mantiene en los 12,3 €/m2, mientras que el El Cañaveral, que pertenece al distrito de Vicálvaro, sitúa su valor del suelo en los 10,4 €/m2.

En Valdebebas, uno de los proyectos de alquiler más representativos de la zona es Valdebebas 125, que actualmente se está comercializando de la mano de la firma privada de inversión inmobiliaria Hines.

La entrega de llaves será en 2022 y consta de alrededor de 395 apartamentos de diferentes tipologías, y que acogerá a unas 900 personas.  Se encuentra muy cerca de la estación de tren y frente al nuevo Parque Central de Valdebebas. Además, la comunidad incluirá 7.600 metros cuadrados de espacios ajardinados con instalaciones privadas de ocio.

Por su parte, Aldi ocupará parte de la superficie comercial del proyecto, con 1.750 m2 para la venta, un almacén de casi 200 m2 y un aparcamiento con capacidad para 80 plazas.

Hace unos días también se conocía que el fondo Greystar ha irrumpido en este mercado. Concretamente, la firma se ha hecho con tres suelos ubicados en Valdebebas, Rivas Vaciamadrid y San Sebastián de los Reyes, en los que va a construir inmuebles residenciales que suman unas 3.000 unidades.

Por otro lado, Vicálvaro se sitúa como el distrito con mayor número de grúas y proyectos residenciales en curso con un total de 47 promociones y 78 grúas, seguido de Fuencarral-El Pardo y Tetuán.

En El Cañaveral conviven multitud de obras, tanto de compraventa, como de alquiler. Por ejemplo, destacan las 362 viviendas de ‘build to rent que está levantando la promotora Áurea Homes para Azora en esta zona.

También destaca un proyecto ‘llave en mano’ de una promoción de 110 viviendas protegidas (VPPL) de 1,2 y 3 dormitorios, que contará en sus zonas comunes con piscina y zona deportiva. El fondo Q-Living ha invertido unos 17 millones de euros, y se estima que salgan al mercado en el segundo semestre de 2023.

ALCALÁ APUESTA POR LOS ESPARTALES NORTE

El Corredor del Henares no cede ante los nuevos desarrollos urbanísticos y soporta unos precios muy tensionados, ya que esta zona ha experimentado un boom inmologístico en los últimos años.

La zona de Torrejón de Ardoz eleva el precio del suelo en alquiler a los 9,4 €/m2, mientras que Rivas Vaciamadrid y Alcalá de Henares se mantienen en los 8,8 €/m2, siendo la zona de los Espartales Norte una de las más cotizadas actualmente.

La promotora Tectum ha iniciado las obras de su proyecto de alquiler asequible, con rentas entre los 650 y 790 euros, en los Espartales Norte. El residencial, promovido a través de Locare, consta de 13.800 m2 construidos y contará con 136 Viviendas de Protección Pública en Arrendamiento (VPPA), de uno y dos dormitorios, garaje, trastero. Estas obras supondrán una inversión de 14 millones de euros y se caracteriza por una firme apuesta por la sostenibilidad.

VIVENIO EN MÉNDEZ ÁLVARO

Ya en Madrid capital, también cabe destacar el residencial que la socimi Vivenio ha comenzado a construir en el suelo que le compró hace unos meses a Repsol en Méndez Álvaro, una zona muy cotizada dentro del nudo de la M-30, con el precio medio del alquiler fijado en los 14,4 €/m2.

Se trata de la promoción Méndez Álvaro 47, un exclusivo residencial dirigido al comprador medio-alto que contará con vigilancia 24 horas, zonas comunes, piscina, gimnasio y pistas de pádel.

Con este nuevo residencial, Vivenio ha querido romper con su imagen de alquiler asequible, y este residencial se dirige a un público con una capacidad económica más elevada, capaz de hacer frente a un alquiler superior a los 1.000 euros mensuales primando la ubicación prime y la buena conexión.