Renfe

La falta de personal y las deficiencias en seguridad que genera el no poder prestar el servicio con normalidad ha empujado a los sindicatos de Renfe y Adif a fijar numerosas jornadas de paros parciales. El problema: la falta de entendimiento entre las partes para alcanzar unos servicios mínimos razonables.

Por un lado, el operador ferroviario y el Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (SEMAF) no han logrado un consenso para pactar los servicios mínimos que se prestarán en las cinco jornadas de huelga convocadas para los días 16 de febrero, 2, 3, 9 y 10 de marzo.

SEMAF ha fijado estos paros para denunciar los recortes de plantilla y la falta de mantenimiento de los trenes. Asimismo, advierte de un posible colapso en los principales núcleos ferroviarios. Pero ha sido imposible establecer unos servicios mínimos aceptables para ambas partes, ya que Renfe ha propuesto un porcentaje del 100% en hora punta y del 75% en hora valle, un planteamiento “abusivo” para el sindicato, y critica que el único objetivo es privar de su derecho de huelga a los empleados.

Por otro lado, se van a suceder una serie de movilizaciones convocadas por el Comité General de Empresa (CGE) de Adif, fijados en tres viernes y tres sábados. En el caso de los viernes 26 de febrero, 5 de marzo y 12 de marzo, tendrán lugar paros parciales de 2 horas entre las 7h y las 9 h de la mañana, y de 15h a 17h. Mientras que en el caso de los sábados 27 de febrero, 6 de marzo y 13 de marzo, los paros parciales serán entre las 00h y las 2h de la madrugada. Por último, han fijado una huelga de 23 horas de duración para el viernes 26 de marzo, entre las 00h y las 23h.

Y es que el CGE de Adif actúa ante las graves carencias de personal en todos los colectivos en Adif, que impide que la empresa pueda realizar adecuadamente sus labores. Según ha podido saber MERCA2, se ha producido un incumplimiento de los ingresos de personal comprometidos en el ‘II Convenio Colectivo Adif’, y los representantes sindicales critican que desde la empresa permanecen “impasibles viendo las consecuencias que sufren sus trabajadores: pérdidas de cargas, cierre y reestructuración de dependencias, paralización de procesos de movilidad y jubilación parcial”.

El CGE insiste en la persistencia de la empresa de apostar por externalizar muchos de los servicios como es el mantenimiento correctivo y preventivo en Infraestructura, con contratos millonarios, como es el caso del contrato de la electrificación.

Apostaremos por todas las medidas de presión necesarias para revertir esta situación que pone en peligro el modelo de empresa pública por el que apostamos”, advierten los representantes de los trabajadores.

A RENFE SE LE ACUMULAN LOS PROBLEMAS

El operador ferroviario Renfe está desesperado porque la tasa de viajeros no aumenta a la velocidad esperada y se le acumulan los problemas. Ferrovial le hizo “el favor” de absorber a más de 500 empleados por unos meses, tras el fallido intento de traspasar los contratos del personal del servicio de tierra, atención al cliente y venta de billetes de Cercanías de Madrid a su filial Logirail, ya que no consiguió la autorización del Gobierno.

Por otro lado, el servicio de cafeterías en sus AVE y Larga Distancia continúa cerrado, con más de 2.000 tripulantes a bordo en ERTE, que reclaman volver a sus puestos de trabajo.  Como ya explicaron a este medio fuentes de la representación de trabajadores del contrato de servicios de a bordo que actualmente presta Ferrovial, actualmente trabaja un 15% de la plantilla, y no lo hacen a tiempo completo, sino que trabajan pocos días al mes debido a la escasa demanda que existe en estos meses.

Además, Renfe pretendía apostar por un nuevo modelo de licitación de los servicios de a bordo en los trenes AVE y Larga Distancia a partir del 31 de enero de 2021, fecha en la que finalizaba la prórroga del contrato con Ferrovial. Se trataba de un contrato de cinco años con un gasto máximo estimado de 122 millones de euros en dicho período, lo que se traduce en unos 24,5 millones anuales, y sin opción de prórroga. Unas cifras que ya criticaron los sindicatos y las calificaban de “inviables”.

Pues bien, in extremis, Renfe ha adjudicado a Ferrovial Servicios el contrato para la prestación del servicio de atención a bordo y restauración en trenes de Renfe para los próximos cinco meses. Por lo que la licitación del contrato para operar estos servicios ha quedado aplazado ahora a junio de 2021. Una decisión que los representantes sindicales califican de “parche”.

Y es que junio es el mes en el que el operador ferroviario ha prometido a los representantes sindicales una mejora sustancial. De hecho, con la llegada de la vacuna, desde el Comité de Dirección de Renfe se ha aprobado un incremento progresivo de las circulaciones a partir del 1 de abril, con el objetivo de alcanzar el 100% en el mes de junio.

En este sentido, 2020 cerraba con la prórroga del convenio colectivo de Grupo Renfe hasta el 31 de diciembre de 2021, asegurando así un incremento salarial del 0,9%, una tasa de reposición del 110%, lo que permite la continuidad del Plan de Empleo y, por tanto, las Desvinculaciones y Jubilaciones Parciales para el año 2021. Pese a que no habían logrado todas las mejoras planteadas, los representantes sindicales se mostraban satisfechos y confían en que en junio se produzca esa vuelta a la circulación habitual.

VECTALIA RAIL INSISTE EN DESPIDOS DEFINITIVOS

La compañía especializada en el servicio de limpiezas de trenes Vectalia Rail se encarga de la limpieza de material AVE en las estaciones de Alicante, Valencia, Málaga y Sevilla. Además, presta servicio de limpieza para otro tipo de trenes en todas las estaciones de la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía donde opera TALGO.

La compañía ya no aguanta más y ha propuesto el despido definitivo de los empleados en los centros de trabajo de Barcelona, Madrid, Irún y A Coruña. El periodo de consultas del ERE finalizó el pasado 4 de febrero, y los sindicatos defienden la falta de causas que justifiquen el despido, y abogan por la situación excepcional y coyuntural que soportan las contratas ferroviarias en este momento. De hecho, plantearon a la empresa que ampliara el ERTE, ya que Renfe se ha comprometido a recuperar las cargas de trabajo suprimidas por la pandemia a partir de abril.

Sin embargo, los representantes de los trabajadores aseguran que la compañía no ha mostrado interés en escuchar esta alternativa dejando que expirase el periodo de consultas del ERE sin acuerdo, y en los próximos días comenzará a comunicar a los representantes de Personal y a las propias personas afectadas los despidos planteados. Ante esta decisión, los sindicatos están barajando la posibilidad de organizar movilizaciones en los próximos días.