miércoles, 1 diciembre 2021 9:37

Los operadores de telefonía no levantan la venta de ‘cine adulto’: internet manda

Los grandes operadores de telefonía han pasado de vender 327.000 títulos de cine adulto al trimestre, a tan solo 148.000. La cifra más baja desde que estas compañías tienen servicios de cine en sus catálogos. La surtida variedad de páginas piratas que ofrecen este contenido en abierto, y las propias plataformas de pago de cine porno, dejan esto como un negocio residual para los operadores.

Precisamente, y según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), 2016 fue el año en que más cine se adulto se vendió por parte de los operadores de telefonía. Ese ejercicio, con más de 300.000 películas por trimestre, el conjunto del año sumó más de 1 millón de títulos. Pero desde entonces ha tenido un retroceso continuo.

Así, la cifra más baja de la serie histórica ha sido en el tercer trimestres de 2020, según los datos aportados por la CNMC. Con poco más de 150.000 películas contratadas bajo demanda, se trata de un negocio en pleno declive. Además, no se asemeja a las cifras de cine convencionales que, según los datos del regulador, mantiene una relativa buena salud.

Comparando la cifra de trimestres anteriores, en 2016 se vendieron bajo demanda 1,2 millones de películas, teniendo su máximo apogeo en 2018, con 1,4 millones de títulos. La último cifra, en el Q3 de 2020, la venta se eleva a 1,1 millones. Es decir, que el cine convencional mantiene cierta regularidad en sus ventas.

¿QUÉ HACEN MOVISTAR, ORANGE O VODAFONE?

Si el cine de adulto bajo demanda está de capa caída para los operadores de telefonía es porque las alternativas que presenta el mercado cada vez son más variadas y mejores. De este modo, casi nadie necesita mezclar el contenido más convencional que ofrecen los operadores, como series o deporte, con el propio cine porno.

Hay opciones muy diversas con grandes catálogos de cine para adulto que, por otra parte, deja sin poder competir -precisamente- a los operadores. Una de las más conocidas a nivel internacional es Brazzers, aunque en España también hay referencias como las famosa plataforma Fakings. No obstante, estas webs compiten a su vez con la multitus de ‘sites’ que, de forma ilícita, replica el contenido sin ningún coste… salvo el de coger algún virus en el dispositivo.

Pese a todo, cada compañía mantiene cine adulto en su catálogo. Por ejemplo, Movistar ofrece su espacio ‘Adultos Bajo Demanda‘ donde explica, además, como tener bien puesto el control parental para que los menores de la casa no puedan acceder a estos contenidos. Se trata de un canal de suscripción que, asimismo, tiene títulos bajo demanda. Un motivo, también a tener en cuenta, por el cual puede entenderse la caída en la venta de películas porno. Y es que al tener cierto contenido de suscripción, los usuarios pueden conformarse con eso.

En el caso de Orange, mantiene en su videoclub títulos bajo demanda, aunque sin mucha publicidad. En el caso del operador naranja no hay ningún tipo de llamada a suscripción de contenido.

Por su parte, Vodafone, dispone del ‘Pack Adultos‘ que ofrece contenido adulto de todos los géneros disponible bajo demanda con la app Placer TV, y los canales Vivid TV Europe y Vivid TV Red. Tiene un precio de 10 euros al mes y se puede agregar en la plataforma de televisión junto a otras opciones.

Bajo este escenario, no parece que los operadores de telefonía aumenten la apuesta por este tipo de contenido. Si en otros nichos es muy complicado hacerse hueco, en este concreto, donde internet manda, la misión es casi imposible. Los próximos datos, a buen seguro, arrojarán nuevas caídas en la demanda de este cine porno.


- Publicidad -