miércoles, 5 octubre 2022 4:56

The Weeknd deja para algunos un Halftime Show tibio y con ausencias

Acabado el medio tiempo de la Super Bowl LV de 2021, Internet ha comenzado rápidamente a comparar el show con los anteriores para ver si conseguía mejorar el legado de, en esta ocasión, las estelares Jennifer López y Shakira que sacudieron la televisión estadounidense en 2020. El encargado de conducir el show este año, el canadiense The Weeknd, ha tenido que hacer frente a grandes expectativas que, según algunos, no ha podido cumplir.

La red se debate en estos momentos sobre si el canadiense ha ejecutado un buen show o si ha sido aburrido, al opinar muchos que Miley Cyrus se robó la noche con su actuación previa a la Super Bowl, en la que cantaría grandes temas como una épica ‘The Climb’ con trascendental mensaje en el contexto actual. Por otro lado, la fake news que recorrió la prensa hace una semana y que aseguraba que Rosalía actuaría junto al canadiense, ha producido un efecto de decepción al comprobar que ni ella, ni ningún otro artista ha acompañado al cantante este domingo.

The Weeknd, que ya anunció en una entrevista previa a la actuación que su show sería en solitario, ha decidido así desmarcarse de lo que ha sido una tónica común en la Super Bowl: contar con artistas invitados que aportan diversidad y momentos de transición durante el miniconcierto.

Con una estética marcada por el traje rojo y con una legión de bailarines enmascarados en venda quirúrgica, The Weeknd ha primado en cierto modo la prudencia, sobriedad y elegancia, sin intentar participar de las usuales coreografías grandiosas o cambios de vestuario que han marcado anteriores shows. Por lo que sí apostó el artista, marginado criminalmente según parte de la crítica por los Grammy de 2021, fue por un enorme coro y por una entrada en el escenario desde los cielos en forma de ángel. A la inversa de como aparecería Michael Jackson en 1993, pero sí de manera similar a la Lady Gaga que se tiró desde la azotea del estadio en 2017.

EtrQTEfXYAEQSbj Merca2.es
The Weeknd junto a sus bailarines.

Así ha transcurrido esta importante noche para el deporte y cultura norteamericanos, con una Miley Cyrus que afianza su rol como portavoz del espíritu más rockero y rebelde de EEUU, en una actuación como telonera que además contó con los clásicos Joan Jett y Billy Idol. En cuanto al canadiense, The Weeknd hizo toda una demostración de poder sirviéndose de sus talentosos vocales para cantar sus mayores hits, de ‘Star Boy’ a ‘Blinding Lights’ pasando por ‘I Can’t Feel My Face’, jugando con aproximaciones a cámara y unos movimientos que ya son típicos en el universo visual del cantante, pese a que a algunos les faltaran elementos sorpresa, vuelcos de peluca o cambios de escenario.

Queda claro que para muchos, el punto más débil ha sido la decisión de no pedir colaboradores, ya que no solo Rosalía podía ser candidata (la catalana estaba viendo a The Weeknd por la tele bien tranquila como una más, según se pudo ver en su Instagram), sino que muchos se preguntan dónde estaba la emblemática Ariana Grande que contó con él para aquel ‘Love Me Harder’ que catapultó en gran medida la carrera del canadiense hace seis años.


- Publicidad -