viernes, 9 diciembre 2022 22:29

El silencio de las empresas: claves de una economía catalana en declive

Desde el inicio de la deriva independentista en 2017, Cataluña ha dejado de ser la líder económica de España. La política catalana, con ERC y JxCat al frente, ha espantado a las empresas por la inseguridad jurídica y política generada en estos últimos años, situación que se ha visto agravada con la pandemia y la gestión de Madrid, que acoge el 85% de la inversión extranjera de España.

Si bien los riesgos del procés apenas se notaron a sus inicios, con la primera gran manifestación separatista en 2010, la realidad desde hace cuatro años es que la independencia y separación con el resto de España se ha convertido en el objetivo principal de los independentistas, sin importar los efectos económicos que han conllevado o puede conllevar. Ante esta situación, las empresas han mantenido un silencio atronador y sus acciones hablan por sí solas, como la salida de Cataluña de más de 7.000 empresas en los últimos años y la vuelta de tan sólo un centenar.

La capital, por su parte, ha aprovechado esta oportunidad mediante una política agresiva de impuestos bajos para atraer inversión, empresas e incrementar la productividad. Unas medidas que le han permitido desbancar del liderazgo económico a Cataluña, y ello con un millón menos de habitantes.

CATALUÑA ERA LÍDER POR «EL MERCADO CAUTIVO»

«Tenía un mercado cautivo«, en palabras de Ferrán Brunet, profesor de Economía Europea, a preguntas de MERCA2. Los empresarios catalanes se han rezagado en la globalización y las políticas económicas tampoco han acompañado para mantener los centros de producción. «El mundo obliga a ser competitivo tras perder la situación de monopolio», ha remarcado.

«Los empresarios catalanes no han levantado nunca la voz«, señala un socio del Círculo Ecuestre de Barcelona a este medio. Las represalias conducen a una ley del silencio -en catalán, «omertà»-, dónde solo los que mejores contactos manejan obtienen el rédito suficiente para hacer funcionar su negocio, independientemente de las circunstancias.

De momento, la calificación de la deuda catalana se encuentra en ‘bono basura’, con un montante cercano a los 78.000 millones de euros, aunque llegó a superar los 80.000 millones en el segundo trimestre del pasado año. La región gobernada por ERC y JxCat cuenta con un presupuesto de 46.057 millones de euros, el 18,2% del PIB catalán, que se ha desplomado un 11,4%, una caída que ha dejado en papel mojado las previsiones.

UN INFIERNO FISCAL Y CASTIGA LAS RENTAS BAJAS

La Comunidad Autónoma grava más los salarios bajos, y ha elevado el tramo autonómico al máximo establecido por el Ministerio de Hacienda. De esta forma, ingresar una renta inferior a los 16.000 euros anuales en Cataluña supone el pago de 1.004 euros a las arcas públicas en la Declaración del IRPF. Madrid, en cambio, por ese mismo salario bruto se abonan 864,41 euros.

En comparación, cualquier tramo del IRPF en Cataluña supera al de Madrid. Los de 20.000 euros pagan 2.510,70 al fisco en Cataluña, frente a los 2.269,46 en Madrid. En el de 30.000, los catalanes pagan 5.102,90 frente a los poco más de 4.700 de la capital. Son frecuentes los ataques a Madrid por este motivo, las acusaciones de ‘dumping’ fiscal e incluso paraíso fiscal provienen de toda España, pero no es menos cierto que en silencio los movimientos de cuentas y fondos hacia Madrid se realizan casi a diario para evitar sustos a 30 de junio.

A esto hay que sumar los 17 impuestos propios o cedidos de la Generalitat. Madrid, por su parte, tan solo contempla cinco impuestos propios o cedidos y tiene el impuesto de Sucesiones y patrimonio bonificados al 100%.

UN OASIS DE CORRUPCIÓN…

Con el Gobierno de ERC y JxCat, ha pasado de convertirse en el «oasis» a un desierto. Sin apenas industria, con el cierre próximo de Nissan -el próximo 31 de diciembre- y el materializado por una larga ristra de empresas, con Sintermetal y Continental como ejemplos recientes, Cataluña ha pasado a ser una Comunidad Autónoma dependiente del turismo y el ocio, sectores vapuleados no solo por la pandemia sino por las duras restricciones de ERC.

Los empresarios madrileños ya no envidian a Cataluña, conocida «tierra de oportunidades». Ahora, son los empresarios catalanes quienes se mudan a otros territorios, especialmente a Madrid por su trato fiscal, entre otras razones.

«El oasis de ahora es una charca con cocodrilos muy avezados«, responde Ferrán Brunet, profesor de Economía Europea, a preguntas de MERCA2. La corrupción, el despilfarro y la falta de la preparación de un modelo industrial que compita con otros mercados eran parte del hedor que sale de esa charca. Los números también lo demuestran. Cataluña es la Comunidad con mayor número de políticos imputados por corrupción, más de 300, casi los mismos que Madrid y Andalucía juntas. Casos sonados como Banca Catalana, el 3%, Adigsa, Casinos, Boreas, Clotilde, Inipro o Innova han afectado a los partidos que alguna vez gobernaron en democracia -CiU, PSC y ERC-.

…Y DESPILFARRO

Respecto al despilfarro, solo hay que hacer un repaso a los grandes proyectos realizados. El coste de la L9 del Metro de Barcelona fue el triple de la inversión del AVE entre Madrid y la Ciudad Condal. La quiebra de Spanair, el aeropuerto de Alguaira o el túnel del AVE a los Pirineos son otros ejemplos.

De los 46.057 millones de Presupuesto autonómico, un importante montante se ha utilizado para mantener entes como el Diplocat, contratación de altos cargos que cobran el doble que el presidente del Gobierno, y una ingente cantidad de subvenciones. Hasta 250 altos cargos del Govern cobran más que el presidente del Gobierno.

UNA ABRUPTA CAÍDA DEL PIB

La economía catalana ha sufrido con la pandemia un retroceso de más del 11,4% en 2020, por encima de las primeras estimaciones. Para este 2021, las primeras estimaciones para todo el año apuntan a una nueva bajada de hasta el 6,5%, según las estimaciones de la Cámara de Comercio de Barcelona.

«La recuperación será a un ritmo más lento de lo previsto», afirma la institución presidida ahora por Mónica Roca, sustituta de Joan Canadell (JxCat). De cumplirse estas previsiones, la recuperación en «V» será un espejismo.

En otro orden de cosas, el procés ha tenido también importantes costes que ha asumido la población catalana. Con esta deriva, el PIB de Cataluña ha caído un 4,6%, es decir, unos 1.384 euros anuales por persona.

«La recuperación será a un ritmo más lento de lo previsto», afirma la institución presidida ahora por Mónica Roca, sustituta de Joan Canadell (JxCat). De cumplirse estas previsiones, la recuperación en «V» será un espejismo.

PUESTO 161 DE 272 EN PRODUCTIVIDAD

Todo ello se traduce en un clima de negocios malo para Cataluña. Cataluña ha caído al puesto 161 del ránking de las 272 regiones más productivas de Europa, según los datos de 2019. En 2010, ocupaba la posición 103.

Madrid, por su parte, ha pasado de la posición 58 a la 98. La caída se debe principalmente al estancamiento económico frente al incremento en otras regiones que se han puesto las pilas para no quedar rezagadas. Hasta la 1970, Cataluña ostentaba el monopolio de la producción.


- Publicidad -