Naturgy

Naturgy cierra 2020 con pérdidas. La gran gasista española lleva unas semanas de plena actualidad. Primero por su disconformidad con el fondo de compensación a las renovables; luego con la opa que ha recibido de un fondo australiano; y por último, una presentación de resultados que deja entrever cómo su carrera ‘verde’ tiene que acelerarse.

En concreto, la eléctrica presidida por Francisco Reynés registró unas pérdidas de 347 millones de euros en el año 2020, frente a las ganancias de 1.401 millones de euros el ejercicio anterior, tras apuntarse un deterioro de 1.363 millones de euros por una nueva revisión en la valoración de activos, principalmente de generación convencional en España, informó la compañía.

Las explicaciones que han dado desde Naturgy tienen que con el objetivo de proporcionar una valoración de sus activos “más transparente y ajustada al escenario energético actual”, ha realizado durante el último trimestre del año pasado esta revisión de la valoración de estos activos que se ha traducido en ese impacto.

En 2018, con la llegada de Francisco Reynés a la presidencia del grupo y el lanzamiento de su actual plan estratégico, Naturgy ya procedió a una revisión de sus activos que le llevó a registrar un deterioro de casi 4.900 millones de euros por la depreciación que llevó a cabo de sus activos, especialmente los de generación en España.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) del grupo presidido por Francisco Reynés a cierre del ejercicio pasado se situó en los 3.449 millones de euros, un 18,9% menos que los 4.252 millones de euros de hace un año.

EL AÑO DE NATURGY

Excluyendo los elementos no recurrentes, el beneficio neto ordinario de la energética ascendió a 872 millones de euros en 2020, un 36,7% menos, mientras que su Ebitda ordinario alcanzó los 3.714 millones de euros, un 14,6% menos.

A perímetro constante, el Ebitda ordinario se situaría en los 3.964 millones de euros, con lo que el grupo señaló que cumple con las previsiones para 2020, que ya había revisado a la baja el pasado verano por el impacto de la crisis del coronavirus, de alrededor de 4.000 millones.

Por lo que respecta a la inversión total del grupo en 2020, ésta ascendió a 1.279 millones de euros, con un recorte del 24,1% respecto al año anterior, debido, principalmente, a las menores inversiones de crecimiento en las redes de gas en España como resultado de los meses de confinamiento y a la ralentización temporal de los desarrollos renovables en el país.

Por su parte, la deuda neta de Naturgy ascendía a 13.612 millones de euros a cierre de 2020, aunque sin reflejar todavía los 2.570 millones de euros -antes de impuestos- esperados de la culminación de la venta de CGE Chile, aunque si que recoge la desconsolidación de la deuda neta de la empresa chilena por importe de 1.316 millones de euros.

Así, el ratio deuda neta/Ebitda de la compañía energética se situaba en 3,9 veces, comparado con las 3,6 veces a cierre del 31 de diciembre de 2019.