La división de espacios flexibles de Colonial, Utopicus, afronta el nuevo año con optimismo, y está registrando un aumento de interés por parte de grandes corporaciones que quieren apostar por un modelo de trabajo híbrido. Además, con su modelo de pago por días, está consiguiendo atraer a un mayor número de pymes y autónomos.

Utopicus cuenta con más de 38.000 metros cuadrados entre sus 13 espacios, ocho de ellos en Madrid y cinco en Barcelona. En la actualidad, sus espacios más maduros son los que mayor ocupación registran, alrededor del 70%. Mientras que los flex inaugurados en el contexto de la crisis económica tras estallar la pandemia del coronavirus, se mantienen al 50% de su ocupación total.

“Hemos notado un incremento notable en las solicitudes de grandes corporaciones que buscan soluciones tanto en la flexibilidad de sus contratos como en el modelo de trabajo, soluciones que les permitan adaptarse a esta nueva forma de trabajar, ya sea híbrida, deslocalizada, presencial o flexible”, explican desde Utopicus a MERCA2.

Estos espacios también siguen recibiendo peticiones de personas que trabajan en medianas y pequeñas empresas y autónomos que “se han cansado del Home Office tras casi un año de pandemia y buscan un lugar con las máximas condiciones de calidad para trabajar”.

TICKET TELETRABAJO

Utopicus ha seguido la estela de Merlin Properties con LOOM y ha apostado por un sistema de pagos flexible, más conocido como ‘ticket teletrabajo’, y ofrece tarifas en formato de 1 mes, 1 semana o 1 día y bonos desde 10 días para trabajar en sus espacios.

Además, apuesta por la flexibilidad en el contrato, sin permanencia ni compromisos largos, según las necesidades cambiantes de oficina y sin necesidad de inversión inicial, ya que cuenta con todos los servicios incluidos. El cliente también podrá elegir la ubicación más cercana para reducir el tiempo de desplazamiento.

Por otro lado, la compañía ha apostado por fórmulas nuevas para adaptarse a las nuevas solicitudes de empresas, como los espacios City Offices, con entrada directa desde la calle para evitar el uso de ascensores, zonas privativas que preservan la identidad y señas de la empresa y lugares de encuentro para los empleados que realicen turnos en formatos híbridos de trabajo a distancia y trabajo presencial.

En el caso de los pases Flex o Hot desk, los equipos de trabajo cuentan con acceso a todas las ubicaciones de Utopicus, tanto en Madrid como en Barcelona, por un precio muy suculento en el mercado de oficinas.

UTOPICUS ABRE NUEVOS CENTROS

La filial de coworking de Colonial ha esquivado la pandemia del covid-19 y ha seguido adelante con su plan de expansión. Así, el pasado verano abrió las puertas de tres nuevos centros: Utopicus Castellana, Utopicus Francisco Silvela y Utopicus Torre Marenostrum.

Según Rafa de Ramón, CEO de Utopicus, estos nuevos espacios “abren sus puertas en los enclaves más importantes de Madrid y Barcelona para ofrecer una solución a las nuevas necesidades que están surgiendo en las organizaciones y así apoyar su evolución hacia nuevas formas de trabajar”.

La compañía ha pisado a fondo el acelerador y ya en enero ha inaugurado un centro situado en el número 56 de la calle José Abascal de Madrid, con un total de 2.350 metros cuadrados y ya cuenta con un amplio grupo de inquilinos.

Por otro lado, el coworking de Colonial está ultimando los detalles para estrenar Utopicus Chamartín, ubicado en Paseo de la Habana números 9-11. Estas instalaciones contarán con 5.745 m2 de superficie divididos en tres plantas y una terraza. Ya se encuentra en fase de precomercialización y podrá alojar a unos 700 trabajadores.

El centro consta de cuatro módulos privados que pueden ser ocupados por una sola empresa. En estos departamentos, las compañías tendrán accesos privados y contarán con diferentes tipos de despachos, salas de reuniones, cafetería y puntos de encuentro para los empleados. Además, también contará con un módulo multinquilino.

NO TEMEN FUGA DE INQUILINOS

El sector de los espacios flexibles se ha visto severamente afectado por la pandemia. Frente al alquiler convencional, el usuario tiene la libertad de cancelar el servicio mes y mes y eso ha hecho que durante los meses de confinamiento la caída en ocupación haya sido significativa.

Pero los propietarios de estos espacios flex defienden que, al igual que el cliente abandona estos espacios antes, ante momentos de incertidumbre, los coworking son una solución más rápida y conveniente cuando la situación empieza a mejorar.

De hecho, para las empresas tradicionales está siendo un quebradero de cabeza planificar la vuelta a la oficina y les surge interrogantes para poder garantizar la distancia de seguridad entre empleados.

Pero el calendario de vacunaciones y la esperanza puesta en alcanzar la recuperación económica a lo largo de este año, están permitiendo que las empresas y autónomos se replanteen la vuelta a la ‘normalidad’, dejando atrás el teletrabajo que, en muchos negocios, no se ha encajado bien.