Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell

Ha sido la gran pregunta durante el último año en las ruedas de prensa de la banca: ¿cobrarán por los depósitos a los clientes minoristas? No es una pregunta sin más, muchas entidades ya cobran a las empresas y clientes institucionales por ello y estaba claro que en cualquier momento podían hacerlo con los particulares.

La tónica habitual hasta ahora era contestar que no, que descartaban cobrar a las familias por tener dinero en el banco, pero este lunes el Banco Sabadell ha sido el primer banco español en abrir la veda al señalar que “con particulares, esa puerta no puede darse nunca por cerrada”. Así lo explicaba el consejero delegado, Jaime Guardiola.

No es que la entidad tenga especial interés en empezar a cobrar a sus clientes por el dinero que tienen en sus cuentas, es que la banca trata de compensar la bajada de los tipos de interés –hasta terreno negativo- de los últimos siete años. Y en vistas de que no volverán a subir hasta 2027, como prevé CaixaBank, tendrían que tomar esta decisión.

OELADA DE COMISIONES

Sea como sea, los clientes están viviendo en los últimos dos años una situación bastante diferente a la que estaban acostumbrados. Hasta 2019 tener una cuenta o una tarjeta en una entidad era gratis, pero desde ese año hay que estar vinculados para que siga siendo así, de lo contrario toca pagar.

Estar vinculado o fidelizado con un banco conlleva unos requisitos que cambian de unos a otro, pero a nivel general implica que el cliente tenga los productos financieros contratados con un solo banco. Por ejemplo, que domicilie la nómina y los recibos, que contrate una hipoteca o un préstamo, o que haga gastos con tarjeta. Quienes no cumplan las condiciones acaban pagando al año hasta 290 euros como ocurre en BBVA y CaixaBank.

Después de la oleada de comisiones de la banca española por mantenimiento de cuenta -todas anunciadas entre finales de 2019 y principios de 2020- llegan las de los depósitos. Hace solo unos días el presidente de BBVA, Carlos Torres, explicó que ellos ya lo están haciendo. Pero puntualizó que “solo a particulares no vinculados” con el objetivo de reducir los saldos ilíquidos en el balance.

“SALDOS ALTÍSIMOS”

Según Torres, aquellos clientes de BBVA con un “saldo altísimo en cuenta”, esto es, de 200.000 euros, que no tenga nada más contratado con el banco se le cobrará una comisión anual este año, pero según destacaba no suponen ni el 0,2% del total de clientes del banco.

“Si tienes un fondo de inversión o pensiones no estás en ese grupo, lo hacemos para incentivar a los clientes a vincularse más”, justificaba. Pero a los minoristas “no le vamos a cobrar por depósitos”.

En la misma línea, la holandesa ING que hasta ahora había basado su modelo de banca en España en no aplicar comisiones y retribuir los depósitos, ha comunicado a sus clientes que a partir del 1 de abril empezará a cobrar una comisión de custodia de 10 euros al mes a los clientes que mantengan un saldo medio mensual de más de 30.000 euros y no tengan otro ingreso o gasto recurrente.

SABADELL A POR LOS SALDOS BAJOS

Si el Banco Sabadell da el paso y se convierte en la primera entidad que cobrar a los clientes con saldos bajos puede que las demás cambien de opinión y empiecen a hacer los mismo, pues como ha pasado con todo lo demás, cuando uno da el pistoletazo de salida el resto hace lo mismo.

Aunque algunas entidades parecer tenerlo todavía bastante claro. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri señalo hace unos días que “descarta” cobrar por los depósitos. Y aunque en empresas e instituciones están siendo activos, “nunca jamás se nos ha pasado cobrar a particulares”, aseguraba. También el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar rechazó esta opción, aunque ya se esté llevando a cabo en Europa.

En la misma línea, la consejera delegada de Bankinter, Dolores Dancausa señalaba que el tema de cobrar por los depósitos a consecuencia de los intereses negativos, es “un despropósito”. Y explicaba que es “como si presto un servicio y tengo que pagar por ello. Es absurdo. La legislación española sostiene que la naturaleza jurídica se basa en que el prestamista presta capital al cliente y este tiene que devolver capital e intereses, lo otro es el mundo al revés”. Y añadía, a las personas físicas “no le cobramos ni tenemos intención de hacerlo”.

Habrá que esperar a este martes para que Unicaja y Liberbank se pronuncien sobre el tema y a este miércoles para que lo haga el Banco Santander. Pero los expertos apuntan a que mientras el Banco Central Europeo siga cobrando un 0,5% a la banca por tener su dinero allí depositado, la opción de traspasar este gasto a los clientes es más que probable.