domingo, 11 abril 2021 9:45

Maurici Lucena, una rara avis del PSC en las puertas giratorias

Maurici Lucena (1975) es el fichaje estrella de la candidatura del PSC para la nueva legislatura si los socialistas consiguen la Generalitat y de nuevo protagonista de las conocidas ‘puertas giratorias’, políticos contratados por empresas públicas o privadas una vez dejado el cargo. Lucena es una rara avis de la política económica. Ha saltado de la empresa privada a la pública, pasando por la política, y viceversa.

El actual presidente de la semipública Aena vuelve a la arena del Parlament como mano derecha de Salvador Illa, el candidato socialista, para sustituir a Pere Aragonés (ERC) al frente de la vicepresidencia económica, la más potente del ejecutivo catalán con un presupuesto superior a los 200 millones de euros únicamente para su mantenimiento.

Lucena ha dejado en números rojos a Aena, con unas pérdidas de más de 100 millones y la caída de 200 millones de pasajeros, para pilotar una Cataluña en la UVI por la pandemia del Covid-19, con una caída del PIB superior a las previsiones iniciales, más de un 16% de paro y miles de negocios y trabajadores en ERTE esperando ayudas directas que no terminan de llegar.

Críticas por mantener su puesto

Su anuncio de dejar Aena ha sido criticado por todos los partidos catalanes. El Partido Popular ha pedido su dimisión inmediata por compatibilizar el cargo y hacer campaña política. Consideramos que no es aceptable en la actual coyuntura de alerta sanitaria que Aena siga siendo dirigida por un presidente a tiempo parcial, y que éste compatibilice sus funciones al frente de la compañía con las propias de su candidatura a vicepresidente de la Generalitat”, afirma el portavoz de transportes del PP en el Congreso, Andrés Lorite.

“No parece razonable que el máximo responsable de la compañía Aena pase a compatibilizar sus funciones con la actividad electoral de su ya oficializada candidatura”, ha criticado Lorite.

Los independentistas, por su parte, aseguran que “el PSC convertirá la Generalitat en una oficina más de la Moncloa”.

Otras puertas giratorias en el PSC

El de Lucena no es el único caso de puertas giratorias en el PSC. José Montilla,  expresidente de la Generalitat, recaló en el consejo de administración en Enagás. El entonces líder de los socialistas catalanes y actual ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, aseguraba que “no” era “una puerta giratoria” ya que tardó en entrar en la energética diez años.

José Montilla (PSC), expresidente de la Generalitat

Una vez sentado en el consejo, Iceta defendía que Montilla no debía renunciar a la oficina de expresidente, casi 400.000 euros anuales. Ante esto, los grupos de la oposición tratan de reformar la ley para evitar que los políticos puedan asistir a los consejos de administración de empresas del Ibex 35.

Discípulo de Solchaga y alumno de Mas-Colell

Durante su licenciatura en Económicas estudió bajo las enseñanzas de Andreu Mas-Colell (CiU), exconsejero de Economía de la Generalitat de Catalunya con el último gobierno de Jordi Pujol y el primero de Artur Mas.

Años más tarde fue fichado por el decano despacho fundado por el expresidente del PSOE, Carlos Solchaga, y fue presidente del consejo de la pública Agencia Espacial Europea antes de pasar como director del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), entre 2004 y 2010.

En 2012 saltó a la política y fue nombrado portavoz del PSC, con Miquel Iceta al frente de la formación, en 2013. El asiento le duró hasta 2015, con un partido socialista en declive y roto por el empuje de los independentistas y Ciudadanos.

Entre otros puestos, ha sido director general de la empresa pública Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (ISDE), dependiente del Ministerio de Defensa y profesor asociado del Departamento de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid, cargo que dejó para llegar a lo más alto de la cúpula de Aena.

Favorable al referéndum y a la España federal

En su primera etapa política, el hasta ahora presidente de Aena se mostraba favorable al referéndum de independencia, siempre y cuando fuera pactado y negociado con el Gobierno de España, exponiendo como ejemplos las consultas de Quebec y Escocia. Además, consideraba que la España federal era uno de los objetivos principales de los socialistas catalanes.

Lucena, como portavoz del PSC, fue contrario al reférendum de CiU. “Si yo fuera un dirigente no exaltado de CDC, tendría ganas de estrangular a Mas”, afirmó en 2013, pero aseguró que presionaría para que el PSOE aceptara la consulta, al tiempo que pedía al entonces presidente de la Generalitat abandonar el independentismo.

En el seno del PSC de hace siete años había una corriente liderada por Marina Geli a favor de una consulta sobre el denominado ‘derecho a decidir’.

Broncas en el Parlament y el uso de su condición sexual por el BBVA

Por otro lado, ha tenido que lidiar con agrios debates en el pleno del Parlament, recibiendo insultos como “patético” por el entonces diputado de la CUP, Quim Arrufat, en una respuesta al socialista.

Su nombre ha aparecido en informes del comisario José Manuel Villarejo para el BBVA. “Su principal punto débil -en referencia al exministro Miguel Sebastián- (aparte de su cuestionada capacidad profesional que de momento queda compensada por el apoyo de ZAPAT) se encuentra en lo que eufemísticamente ha sido calificado como su “círculo de amistades” y que hace referencia a sus actitudes sexuales, que le han llevado a propiciar el ascenso de su actual pareja MAURI (Maurici Lucena) dentro de su entorno laboral”.

También aparecía como expareja de Sebastián en el mismo informe de Villarejo. “Se han obtenido informaciones sobre el mismo tema, referidas a otras relaciones sentimentales con otros miembros de su entorno laboral (con anterioridad a MAURI) DAVE -refiriéndose a David Vegara- y MIKY fueron pareja sentimental…”.

 


- Publicidad -