Banco Sabadell
Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell. Foto: Pau Barrena/Bloomberg

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, ha destacado este lunes durante la presentación de resultados anuales que la venta de TSB le “parece menos inminente de lo que antes pensaba”. Una situación muy distinta a la que se planteaba a finales del año 2020, donde se daba por hecho la venta de la filial británica a lo largo de este año.

En este sentido, el director financiero del banco, Tomás Varela, ha destacado “la fortaleza de la franquicia”, que tiene capacidad de generar rentabilidad a futuro. También que la evolución de la cuenta de resultados del conjunto de 2020 en Reino Unido “no es muy representativa” porque se incluyen cuestiones extraordinarias por costes de reestructuración. Pero ha advertido que “esto no se va a repetir”, de hecho, los resultados hubieran sido mucho mejores de no haberse incluido estos extraordinarios.

Ni Oliu ni Varela han querido desgranar en cuanto valoran TSB los bancos de inversión, solo han explicado que se ha pedido una valoración y cuentan con 7-8 opciones, sin embargo “su valor no está reflejado en la cotización”. Respecto a la caída en Bolsa, ha justificado que los accionistas llevan tiempo “con la incertidumbre del covid-19 y valoraciones dislocadas por la falta de perspectiva y seguridad en cuanto a qué es lo que pueden llegar a recibir si invierte en banca”.

Preguntados de nuevo por el precio de la franquicia, el director financiero solo ha adelantado que “es muy bajo” y que a partir de 250 millones de libras tendría un impacto neutral en capital, pero no tiene que ver con el valor ni con la decisión, “ese nivel siempre ha estado ahí”, ha apuntado. Solo a partir de este nivel de precio, que es menos de un 20% de su valor en libros, empezaría a generar capital positivo para el grupo.

TSB: ¿FUERA O DENTRO DEL BANCO?

Aunque el presidente del Sabadell haya descartado una venta inminentes, si que ha aclarado que puede tener más valor en el futuro “fuera del banco que dentro”. De momento han puesto en marcha un nuevo plan estratégico a tres años que persigue un ratio de rentabilidad para el accionista (ROE) del 6% para el fin del periodo.

Y si entre tanto surgiera la posibilidad de alguna operación corporativa “se contemplará”, de hecho, siempre analizan alternativas para ver cuál es la mejor opción de generar valor para los accionistas. Pero ahora no es el momento, TSB “tiene que seguir en la cartera de negocio”.

Resumiendo, la estrategia que seguirá el Banco Sabadell es la que analizar si en algún momento hay un valor superior al que ellos pueden crear si continúan en UK. Y de ser así, se tendrá en cuenta.

El consejero delegado, Jaime Guardiola, ha insistido en que TSB es un banco que tiene “una excelente marca, una plataforma que nos ha costado sudor y sangre pero que es de primer nivel y está en vía de ponerse en rendimiento”, pues precisamente después el evento tecnológico la marca ha vuelto a tener fuerza en el mercado.

¿SALDRÁN DE MÉXICO?

También el año pasado el mercado hablaba de la posible salida del Banco Sabadell de México. El Grupo está presente en este país desde 1991, donde arrancó con una oficina de representación en la capital, pero no fue hasta 2016 cuando apostó decididamente por este mercado.

En ese momento, Oliu expresó su esperanza de que en unos años México representara al menos el 5 % del total de la actividad de Sabadell, pero las cifras actuales aun estas lejos.

Este lunes, el presidente del banco ha señalado que “no hay ningún plan de enajenación”, al revés, prevén seguir con el modelo actual porque “es exitoso”. En la misma línea, aunque Jaime Guardiola dejará sus funciones como CEO, si que mantendrá su puesto como presidente de Sabadell México.

SOBRE BBVA: “PERTENECE AL PASADO”

El presidente de Banco Sabadell también ha hablado de la ruptura de negociación de fusión con BBVA el pasado mes de noviembre, indicando que la operación “pertenece ya al pasado” y la prioridad ahora es alcanzar la rentabilidad adecuada para los accionistas. Oliu ha querido zanjar el tema de BBVA al indicar que no salieron los números que pensaban adecuada para los accionistas. Además, descarta buscar a un compañero por iniciativa propia.

“No podría decir cuál sería la reacción del consejo ante una hipotética operación en el futuro, pero en estos momentos no se contempla y tampoco se buscará por parte del banco”, ha indicado.

De este modo, el banquero ha insistido en que la entidad ahora mismo está centrada en hacer sus deberes y en desarrollar su nuevo plan estratégico, que presentará el próximo mes de mayo, sobre la base de mejorar la rentabilidad en determinados negocios y, si a alguno no se le ve futuro, se considerará su venta o toma de alguna otra posición específica.