carlos torres BBVA

El presidente de BBVA, Carlos Torres, se ha mostrado rotundo sobre su relación con el Banco Sabadell, entidad con la que se sentó a negociar el pasado mes de noviembre una operación de fusión que fue cancelada apenas unos días después.

“Fue un capitulo que se abrió porque podía haber intereses, tenemos un equipo de M&A disciplinados, pero la operación no salió y decidimos terminar las conversaciones” ha aclarado. Preguntado por si lo volvería a intentar si el Sabadell vendiera TSB o si aceptara el precio que le ofreció BBVA ha añadido “hay que mirar hacia adelante, no para atrás”.

Torres ha descartado por completo una segunda oportunidad con el banco de Josep Oliu pero también con el de Ana Botín. Respecto a si tendría sentido una fusión con Santander ha dicho que no iba “a especular”.

ABIERTO A OTRAS OPERACIONES

Por su parte, el consejero delegado de BBVA, Onur Genç, ha asegurado que la entidad no tiene prisa por gastar el exceso de capital generado tras la venta de la filial estadounidense, sino que está buscando un proyecto que genere valor y en el que tenga verdadero interés por entrar.

Así lo ha señalado durante la presentación ante analistas e inversores de los resultados del ejercicio 2020, y lo ha vuelto a repetir en la de periodistas tras ser preguntado por la posibilidad de utilizar este exceso de capital en una fusión con otro banco.

En este sentido, ha comentado que quieren tener un proyecto donde poder invertir para crear valor, “un proyecto que verdaderamente nos interese antes de entrar en él”. La entidad “no descarta nada”, pero el proyecto deben encajar con el de BBVA y tener en cuenta la escala para ganar en competitividad.

Eso si, de no encontrar un proyecto en los mercados en los que opera, la entidad descarta “salir corriendo a buscarlo fuera”. De hecho, el CEO ha señalado que de no identificar un proyecto en el que merezca la pena invertir el exceso de capital, BBVA podría ampliar las recompras de acciones en el futuro o elevar la remuneración al accionista.

REESTRUCTURACIÓN

Paralelamente, el banco ejecutará un plan de reestructuración de costes en España en la primera mitad de 2021 que todavía se encuentra en fase de estudio, por eso se están considerando “todas las opciones”, según el CEO.

“Vamos a emprender alguna acción en la primera mitad de 2021. Tenemos el serio compromiso de revisar nuestra base de costes y de explorar la posibilidad de reestructurarla a principios de año”. Preguntado entonces por si habrá grandes reducciones de plantilla en España, el consejero delegado ha reconocido que hay planes de una reducción, “pero muy cauta”.

“En cuanto a si esa potencial reducción de plantilla será gradual, es un plan de reestructuración rápida en la que estamos considerando todas las opciones, pero sea cual sea la decisión la anunciaremos pronto y la ejecutaremos en la primera mitad de 2021“.